28.6°SAN LUIS - Lunes 26 de Octubre de 2020

28.6°SAN LUIS - Lunes 26 de Octubre de 2020

EN VIVO

Conservar el pasado con plena dedicación

El equipo de fotógrafos trabaja incansablemente para que las imágenes del San Luis de antaño no se olviden rápidamente.

Por redacción
| 10 de junio de 2020
Parte del equipo. Chelco Rezzano, uno de los miembros fundamentales de la fototeca "José La Vía". Foto: Gentileza.

Actos escolares, reuniones políticas, primeros comercios y edificios en construcción fueron algunos de los hechos que retrató el histórico fotógrafo José La Vía y que hoy forman parte del patrimonio cultural que resguardan Hugo Gez, Chelco Rezzano, Javier Garcés, Hugo Saavedra y Orlando Sacomandi en la fototeca "José La Vía", que pertenece a la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas y Naturales de la UNSL.

 

Diez años pasaron desde que este grupo de colegas fotógrafos decidió darles un lugar a todas aquellas imágenes que representan de una u otra forma el sentir puntano en todo su esplendor.

 

Pero todo comenzó 32 años antes. En 1988, Gez estaba empecinado en salvar las fotografías de La Vía que (una parte) estaban en la casa de sus herederas arrumbadas en el patio, a la intemperie, degenerándose inevitablemente.

 

Inmediatamente, Hugo comenzó las gestiones con la Fundación Antorchas para comprarles a las hijas del fotógrafo las placas olvidadas, convencido de su real valor histórico, documental y artístico. Gez consiguió comprar la mitad de la colección porque la otra mitad ya pertenecía a la provincia como patrimonio que entregó La Vía años antes de su muerte.

 

La historia se completa con el nacimiento de la fototeca a partir de un convenio que firmó la UNSL con la Fundación Pircas, que es la actual poseedora de una colección del fotógrafo José La Vía, de la que restauraron unas 17 mil placas soportadas en vidrio. "La fundación tuvo toda la voluntad, pero no el dinero para iniciar las tareas de digitalización y conservación, por lo tanto, por medio de un convenio con la facultad, pasa la colección a custodio de dicha institución con el compromiso de trabajar en la conservación del patrimonio. Fue un trabajo arduo y difícil, pero fructífero, que se vivió a lo largo de estos diez años de tareas ininterrumpidas", agregó Rezzano.

 

Chelco aseguró que el proceso de digitalización de las imágenes es esencial para que las fotografías se conserven y no se arruinen con el paso del tiempo. "Primero se deben digitalizar porque las placas son tan frágiles que durante la manipulación puede que se rompan o quiebren. Hay normas estrictas de manipulación y, por lo tanto, la manera de preservarlas es manejando archivos digitales y guardando celosamente las placas originales", explicó el fotógrafo.

 

El segundo trabajo importante que tiene el equipo es la sociabilización de las fotografías. Sin mostrarlas, la fototeca no tendría ningún valor porque en las imágenes se encuentran puntanos desconocidos que podrían reconocerse y aportar datos para completar la historia. "Debemos tener en cuenta que la gente que aparece en las fotos ya fallecieron, pero hay niños que en la actualidad son mayores y pueden tener referencias, identificar familiares y completar una información que se torna útil y valiosa", concluyó Chelco.

 

Comentá vos tambien...