21.8°SAN LUIS - Sabado 31 de Octubre de 2020

21.8°SAN LUIS - Sabado 31 de Octubre de 2020

EN VIVO

Caso Aguilar: un fiscal y dos defensas apelaron la sentencia

El fiscal de Cámara 2, Fernando Rodríguez, comparte la premisa de que el marido de la víctima fue el instigador.

Por redacción
| 18 de agosto de 2020
Juzgados. En los extremos, los condenados, De OIiveira Pereira y Vílchez. Al centro, Lorenzetti, el absuelto. Foto: Archivo.

Tanto el fiscal de Cámara 2, Fernando Rodríguez, como las defensas de los dos condenados por el asesinato de Romina Aguilar interpusieron los respectivos recursos de casación contra la sentencia que la Cámara del Crimen 1 de San Luis dio a conocer la semana pasada. Resta que las partes presenten, dentro del plazo establecido, los fundamentos, en los que trabajan.

 

Rodríguez, quien interviene en carácter de subrogante tras la jura de Carolina Monte Riso —exfiscal de Cámara 1— como ministra del Superior Tribunal de Justicia, formuló, en verdad, dos recursos, la casación y otro extraordinario, por arbitrariedad.

 

Según trascendió, su criterio coincide con aquel que Monte Riso expuso en su alegato. En él, la exfiscal detalló cuáles son las pruebas que sostienen la premisa de que el esposo de la víctima, el exintendente de La Calera Diego Lorenzetti, fue el autor intelectual del homicidio y que le encargó el asesinato a Edivaldo de Oliveira Pereira y a Leandro Vílchez. En la etapa de instrucción de la causa, tanto el fiscal 3, Esteban Roche, como la jueza Penal 3, Virginia Palacios, también sustentaron esta hipótesis.

 

Pero el pasado 17 de julio, el tribunal que integran José Luis Flores, Silvia Aizpeolea y Jorge Sabaini Zapata absolvió a Lorenzetti por el beneficio de la duda y condenó a De Oliveira Pereira y a Vílchez a 22 años de cárcel por “Homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego”. Estos dos últimos habían llegado a juicio por "Homicidio calificado por mediar pago o promesa remuneratoria, agravado por el uso de arma de fuego", y el viudo, por la misma calificación, pero con un agravante más, el vínculo. En todos los casos, la condena solicitada fue la prisión perpetua; por la calificación, la pena no puede ser otra.

 

Una fuente cercana a la causa comentó que la apelación del fiscal de Cámara subrogante está centrada “fundamentalmente en las fallas de lógica en el análisis” y “la valoración direccionada” y fragmentada que la Cámara ha hecho de la prueba.

 

Por su parte, Olga Allende —la abogada que representa a Edivaldo de Oliveira Pereira junto a su colega, Iván Coria— ya había anticipado el día del veredicto que apelarían el fallo por el cual su defendido fue condenado. “Iremos a donde tengamos que ir —le dijo este lunes la letrada a El Diario, en referencia al recurso que, en su caso, presentaron el jueves pasado—. Hay muchos aspectos de la sentencia con los que no estamos de acuerdo, estamos trabajando para expresarlo en los fundamentos. Ha habido una mala apreciación de las leyes”. 

 

En la sentencia, la Cámara ha expresado que hay elementos que acreditan que De Oliveira Pereira y Vílchez fueron los coautores del crimen, más no se refiere cuál sería el móvil del hecho. 

 

El cuadro de pruebas e indicios referido por la fiscal Monte Riso —y de forma precedente por la jueza Palacios y el fiscal Roche—incluía, entre otros elementos, el análisis de comunicaciones telefónicas —que daban la pauta de la mala relación que había entre la víctima y su esposo—, el testimonio de vecinos y policías que describieron la conducta posterior al hecho del exintendente —hablaron de frialdad—, las averiguaciones para establecer el vínculo entre Lorenzetti y De Oliveira Pereira (el brasilero era el jockey de los caballos del marido de Aguilar) y la conexión entre este y Vílchez, y el pedido que Lorenzetti hizo, en los días previos al asesinato, de 100 mil pesos a prestamistas, a quienes les dio distintas explicaciones sobre para qué necesitaba el dinero. Esa suma, según las averiguaciones, estaba destinada al pago de los sicarios. También hizo referencia en el alegato a la confesión que De Oliveira Pereira hizo un mes después del homicidio: dijo que Vílchez le propuso un trabajo, que era un robo, y que cuando llegó se enteró que en realidad iban a matar a una mujer. Y aseguró, en esa primera declaración, que Vílchez le refirió que el esposo de la víctima, Lorenzetti, había encargado el crimen.

 

Pero el tribunal dijo que no tuvo la certeza suficiente para tener por acreditado que Lorenzetti haya sido el instigador.

 

Comentá vos tambien...