7.5°SAN LUIS - Miércoles 12 de Agosto de 2020

7.5°SAN LUIS - Miércoles 12 de Agosto de 2020

EN VIVO

Los estudiantes de sexto año extrañan la vuelta a clases

Cuentan que están ansiosos y expectantes por volver a las aulas. Se lamentan por actividades como integrantes de promociones que no podrán realizar.  Algunos dudan de su futuro como universitarios.

Por Matías García Elorrio
| 02 de agosto de 2020
Sin fiesta. Los festejos de las promos pasaron este año como un dulce recuerdo. Alumnos y alumnas del último año de la secundaria apenas pudieron subir sus fotos a internet. Fotos: El Diario.

Ansiosos y expectantes. Así se sienten, por volver a las aulas, la mayoría de los alumnos del último año del secundario que contactó El Diario de la República. Muchos extrañan a sus compañeros, otros se sienten decepcionados porque todas las actividades que tenían previstas con sus promos no las podrán hacer y algunos entraron en duda respecto de su futuro, porque no saben si podrán irse a estudiar a otra provincia.

 

La gran mayoría dijo que quiere volver a las aulas, aunque sea para despedirse de los compañeros y los profesores porque este año solo asistieron durante una semana a sus escuelas. En cambio, las opiniones están divididas respecto de cómo se adaptaron al sistema de clases virtuales. Tobías Pipitone (17 años) es alumno del Colegio Don Bosco y respondió que “es un poco más cómodo estudiar por internet”. “Pero a cambio hay que hacer mucha más tarea de la que hacíamos cuando íbamos a la escuela. Lo que he tenido que aprender es a manejar el tiempo, pero estoy al día con las tareas que me piden”, dijo.

 

Además agregó: “A mí me gustaría volver a clases, aunque no sería igual que antes porque tendremos que ir con barbijo y mantener la distancia”. “Lo que más extraño —destacó— son mis amigos, aunque en estos últimos días nos hemos podido ver más seguido”. Y sobre su futuro explicó que ha tenido más tiempo para pensar y elegir entre varias carreras. “Yo tenía una idea antes de la pandemia, que era estudiar medicina del deporte, pero ahora tuve que cambiarla y no sé si seguir medicina. Sobre todo porque he perdido medio año para prepararme para rendir el examen de ingreso”.

 

 

"Lo que más me duele es que no pudimos vivir lo mismo que otras promos. Solo nos juntamos los íntimos", Verónica Cortez.

 

 

Verónica Cortez (17 años), alumna de la escuela “Carlos Juan Rodríguez”, contó que al principio le costó engancharse con las clases virtuales. “Pero ahora ya le tomé la mano porque los profesores entran en los grupos y nos dicen que están para ayudarnos. Nos explican cómo hacer las tareas y después nosotros nos comunicamos con ellos para contarles si teníamos dudas o algún problema”, agregó.

 

Pero, admitió, “lo que más me duele es que no pudimos vivir lo mismo que otras promos. Ahora nos hemos juntado entre cuatro o cinco que son los más amigos y fuimos a escalar el Cerro de la Cruz y a jugar al paintball. También hicimos algunas juntadas que nos han permitido. Pero no es lo que teníamos planeado”.

 

“Lo único que hicimos con la promo fue la presentación por internet. También realizamos la promesa de la Bandera donde cada uno se grabó en su casa, después le pasamos el video a la preceptora, ella lo editó para que saliéramos todos y lo publicamos en la página de la escuela”, recordó.

 

Contó que no tuvo problemas con elegir su estudio universitario: “En mi caso yo tenía pensado estudiar para maestra jardinera acá en San Luis y no he cambiado de idea. En cambio otros compañeros que pensaban estudiar afuera ahora no saben si lo van a hacer porque no se puede viajar”.

 

Mateo Magdaleno (18 años) cursa el sexto año en el Instituto San Agustín y aprovechó este tiempo para anotarse en el cursillo preparatorio del examen de ingreso para Medicina. “Decidí empezar a prepararme para dar el examen de ingreso a la Universidad Nacional de Córdoba cuando empezamos la Fase 1 de la cuarentena, porque sentía que estaba perdiendo el tiempo. Les pedí a mis padres que como regalo de cumpleaños me pagaran las cuotas del instituto para estar encaminado y llegar más formado a la hora de rendir el ingreso”, contó.  

 

 

 

También dijo que le gustaría volver a clases. “A principios de año teníamos expectativas porque habíamos comprado la ropa de la promo. Pero a esta altura ya no esperamos nada. Lo que más se extraña son los compañeros y algunos profesores”, señaló. Y se lamentó porque tenían previstas “varias fiestas y juntadas” que ya no podrán hacer. 

 

Contó que en su curso son dieciocho alumnos y, salvo dos o tres, la mayoría participa de todas las clases. “Te diría que les cuesta más a los profesores que a nosotros el uso de la tecnología”, agregó.

 

Él aprovecha el tiempo para entrenarse: “Apenas empezó la cuarentena me puse a entrenar una hora, todos los días, con mi papá en la terraza, con una aplicación del celular. Y ahora que se puede trato de salir a correr al menos una vez por semana”.

 

Lisandro Espinosa (17 años) es alumno del Colegio Santa Catalina. También dijo que le gustaría volver a clases: “Por mis compañeros y porque hay materias en las que me costó mucho adaptarme a las clases virtuales, como Matemática, Física y Química. En mi escuela, en el último año, estas materias suelen ser más livianas, pero con este cambio a las clases virtuales me di cuenta que no es lo mejor, porque yo me distraigo mucho. Eso en el aula no me pasa”.

 

Coincide con los otros estudiantes consultados. “Muchas de las cosas que teníamos previstas como los bingos, la fiesta de promoción, la ida a El Trapiche para el Día del Estudiante y el viaje a Bariloche se vinieron abajo. Algunos de mis compañeros todavía tienen alguna expectativa, pero en lo personal no tengo mucha esperanza de que eso suceda”.

 

 

"Hay materias donde me costó mucho adaptarme a las clases virtuales como Matemática, Física y Química", Lisandro Espinosa.

 

 

Su futuro como estudiante universitario entró en duda porque comentó que quería estudiar diseño industrial, pero no sabía dónde porque en San Luis no está la carrera. “Entonces pensé ir a Córdoba aprovechando que mi hermana está estudiando allá. Pero con esto que no se puede viajar se me complicó. Además las inscripciones no se abrieron todavía”, dice.

 

También trató de aprovechar el tiempo libre para hacer otras actividades: “Estos meses me permitieron leer un montón, que es algo que me gusta mucho y que durante el año escolar se me complica. También me ayudó a conocerme en lo personal y fue tiempo que usé para pensar en varias cosas. Socialmente fue un bajón porque no me pude juntar con mucha gente”.

 

Gonzalo Echenique (17 años) cursa el sexto año en el Instituto Santa María y confirmó: “Yo quiero volver a clases, entre otras cosas, porque quiero salir de casa. Aunque ahora lo podemos hacer, uno termina quedándose por seguridad y bienestar propio. Sobre todo las últimas semanas que aparecieron nuevos casos de coronavirus”.

 

 

 

Según contó, su experiencia con las clases virtuales no fue muy buena. “Pero entiendo por qué lo estamos haciendo y que es necesario. Creo que se pierde mucho de lo que se podría dar en las clases presenciales: en el aula uno puede expresarse mejor y hacer otro tipo de preguntas. También está el tema de la conectividad que a veces impide que uno se pueda comunicar”.   

 

En su caso, está decidido a estudiar Abogacía en San Luis. En el curso “no arreglamos ningún viaje de egresados porque algunos querían ir a Bariloche y a otros les gustaba viajar a otra parte. Pero al final no nos pusimos de acuerdo”, lamentó.

 

Sobre su experiencia de ser promo contó: “Fue un año totalmente atípico que no nos permitió hacer todo lo que teníamos previsto. Queríamos tener un poco más de fiesta con amigos y compañeros porque este era un año más tranquilo para el estudio. Digamos que era un año de mayor libertad, pero la pandemia lo cambió. Incluso ahora no podemos juntarnos toda la promo porque solo podemos hacerlo entre diez”.

 

Comentá vos tambien...