21.8°SAN LUIS - Sabado 31 de Octubre de 2020

21.8°SAN LUIS - Sabado 31 de Octubre de 2020

EN VIVO

Herramienta clave para mejorar la productividad

Brinda servicios gratuitos para los pequeños y medianos productores, para profesionales del sector privado y articula las políticas sanitarias con el módulo genético de Sol Puntano.

Por María José Rodríguez
| 27 de septiembre de 2020
David Páez, Gabriela Delgado, Susana Rodríguez, Agustín Martínez y Sandra González recibieron a la revista El Campo. Fotos: Carlos Braile.

 

 

El Laboratorio del Campo ya cumplió nueve años al servicio de los productores pecuarios de San Luis y se ha fortalecido debido a un intenso trabajo en equipo. Ambos aspectos consolidan esta valiosa herramienta implementada por el Gobierno para sostener las políticas sanitarias de la provincia y mejorar la productividad ganadera.

 

“En sus comienzos el laboratorio tenía un fin meramente social y de acompañamiento de las políticas del gobierno, pero a medida que pasaba el tiempo nos fuimos perfeccionando y adoptando buenas prácticas y técnicas. Además nos asociamos a la red de laboratorios de Senasa, lo que le brinda un marco de legalidad a nuestros análisis”, afirma la médica veterinaria Sandra González, directora técnica desde hace tres años.

 

 

 

El enfoque está puesto en los pequeños y medianos productores, que pueden disponer gratuitamente de este espacio para cumplir con las políticas sanitarias de prevención y mejora de los rodeos. “Entre otras tareas desarrollamos diagnósticos de brucelosis para pequeños rumiantes como ovinos, caprinos y bovinos. Se hacen análisis de triquinosis, de aujeszky, de anemia infecciosa equina y abarcamos todo lo que es análisis obligatorios para el movimiento y venta de animales. Además damos asistencia personalizada a las demandas del sector privado”, especifica González, y agrega que, junto con la  Comisión Provincial de Sanidad Animal (Coprosa), trabajan en el Plan de Control y Erradicación de la Brucelosis bovina, cubriendo de manera gratuita los análisis a los productores con menos de 50 vacas.

 

“Es muy importante conocer el estatus sanitario de los animales. Por eso el laboratorio, a través del Ministerio de producción, propone esta opción solidaria, que además les proporciona un valor agregado y una mayor calidad a sus producciones. Hay mucha elaboración de quesos y de embutidos en la provincia, por eso hacemos hincapié en el saneamiento”, asegura González, y agrega que en esta época del año cobra relevancia el estudio de triquinosis en los cerdos. “Antes se hacían con menor frecuencia, pero gracias a la difusión que se le ha dado a este tema empezó a haber más participación. Lo que buscamos con estas campañas es concientizar y explicar que deben realizar los estudios antes de elaborar sus productos. Hemos obtenido una buena respuesta, tanto en la ciudad de San Luis como en el interior de la provincia”.

 

 

 

Mientras la médica veterinaria habla sobre las tareas del laboratorio, detrás suyo la técnica especializada Susana Rodríguez realiza un análisis de triquinosis por digestión artificial. Se puede ver cómo el contenido de una de las máquinas gira, y sobre una mesada blanca reposan tubos de ensayo, microscopios, pinzas y una balanza. Todo impecable. 

 

“En este procedimiento se simula la digestión propia del organismo con la temperatura y el pH, entre otras variables. Proporciona una mayor sensibilidad para detectar larvas o parásitos. Es decir que si existe una sola larva, la vamos a encontrar”, explica la médica veterinaria.

 

Además de González y Rodríguez, el equipo de trabajo está conformado por Carolina Godoy. que también es técnica especializada, y por el encargado del área administrativa, David Páez, que es quien se ocupa de atender al público.

 

Pero uno de los eslabones más importantes de este equipo es la médica veterinaria Gabriela Delgado, que forma parte del laboratorio desde sus inicios. Actualmente es coordinadora del Laboratorio del Campo y actúa como nexo con el Ministerio de Producción.

 

 

Para comunicarse por Autopista hay que marcar el 445-2000, interno 4124. Por celular 266 468-4279 de lunes a viernes de 8 a 14. 

 

 

Otro servicio que presta esta usina de control sanitario es el de análisis para enfermedades venéreas reproductivas. “Entre ellas tenemos campilobacteriosis y tricomoniasis, dos patologías contempladas en el Plan Toros. Fue un proyecto provincial a través del que se pudo sanear a la mayoría de los padres de plantel de la provincia. Lo hicimos por departamentos y ya finalizó”, recuerda González, y añade que para diagnósticos de triquinosis los productores pueden llevar ellos mismos las muestras hasta el recinto para que sean analizadas, pero para enfermedades como la brucelosis las tiene que llevar un veterinario acreditado por Senasa.

 

Muchos de los planes que surgen desde el Ministerio son gratuitos. “Los análisis nos van a ayudar a mejorar la sanidad y productividad de los rodeos, son enfermedades para estar alertas porque son consideradas zoonóticas, es decir que se transmiten desde los animales a los seres humanos. Entonces el Gobierno juega un papel clave", dice González.

 

 

 

La importancia de la estadística

 

Además, la directora técnica destaca que a través de la investigación aplicada generan información muy útil para el sector. “Por ejemplo, si no se implementaran los planes para determinar la prevalencia de la neosporosis en los tambos, es un dato que no tendríamos y no podríamos saber qué política aplicar. A este tipo de conocimientos, si no los generamos nosotros, no lo hace nadie. También elaboramos diseños estadísticos, se hacen los estudios de laboratorio y todo aquello que no podemos concluir se envía al INTA. Siempre trabajamos con el mayor rigor científico en la determinación de prevalencia del estatus sanitario de nuestras majadas”, especifica.

 

Un  momento histórico para el laboratorio fue cuando un grupo de técnicos veterinarios del Ministerio de Producción logró aislar el virus que produce la artritis encefalitis caprina. “Fue inédito porque se hizo por primera vez en Argentina con los estudios realizados simultáneamente entre el INTA y el Laboratorio del Campo. Se sabía que la enfermedad estaba definida como exótica, también que había animales positivos, pero nunca habían logrado aislar el virus”, cuenta González; y sigue: “A través de una serie de indicios empezamos a buscar, pero en aquel momento no contábamos con herramientas para hacer la investigación, entonces mandamos los análisis al INTA. Después incorporamos la técnica de diagnóstico y avanzamos, fue un trabajo en equipo en el que participó el Ministerio, el Programa Producción Agropecuaria y nosotros”.

 

 

 

Un complemento indispensable

 

El Laboratorio del Campo acompaña desde sus inicios los planes sanitarios elaborados por el Ministerio de Producción, orientados a mejorar la sanidad y la producción de todos los rodeos y de campos de pequeños y medianos productores. “En su momento el Gobierno de San Luis implementó el Plan Toros, el Sanitario Caprino, el Porcino, el de Prevalencia de Neosporosis, entre muchos otros. A través del Programa de Producción y Arraigo Rural trabajamos continuamente para generar nuevos y mejores proyectos y así poder llegar a cubrir el mapa completo que incluya a todos los pequeños y medianos productores de la provincia”, especificó Agustín Martínez, quien está a cargo de ese programa.

 

Además de brindar los servicios, ofrecer asesoramiento a profesionales del sector privado y acompañar las políticas sanitarias, el laboratorio articula iniciativas con el módulo genético porcino y caprino de Sol Puntano. “En el caso de animales que dan positivo para determinados análisis se hace un recambio, principalmente para todo lo que es brucelosis en el ganado caprino. El plan contempla el servicio gratuito para los productores, y en caso de que resultara un animal positivo será reemplazado por otro de mejor genética criado en el módulo genético”.

 

 

 

Para ponerse en contacto

 

David Páez es el técnico administrativo que lleva adelante la atención al público. Es quien recibe las muestras, las ingresa y las acondiciona para que puedan procesarlas. “Soy el primer contacto que tienen los clientes con el laboratorio, además elaboro los informes finales, se los entrego y los facturo. Recibo las muestras y tengo que controlar que estén en condiciones, luego las ingreso a un libro de actas”, explica, y agrega que para comunicarse con el laboratorio hay que contactarse al correo laboratoriodelcampo@gmail.com; al  teléfono de Autopista 445-2000, interno 4124, o al celular 266 4 68-4279, de lunes a viernes de 8 a 14.

 

“Brindamos asesoramiento permanente por teléfono y personalmente sobre la toma de muestras, envíos y demás. Para que la gente del interior no tenga que trasladarse, nos manejamos por colectivo y mediante el envío de encomiendas, sobre todo en esta época en la que está la pandemia”, concluyó.

 

Comentá vos tambien...