28°SAN LUIS - Viernes 28 de Enero de 2022

28°SAN LUIS - Viernes 28 de Enero de 2022

EN VIVO

Testigos revelaron detalles de la golpiza mortal a Matías Auderut

Un empleado de seguridad dijo que a la víctima le incrustaron una llanta de bicicleta en la cabeza.

Por redacción
| 15 de octubre de 2021

Sin dudas la golpiza que terminó con la vida de Matias Auderut fue brutal. Ayer, un empleado de seguridad del bar Say No More declaró ante la Cámara Penal 2 y dio un detalle escalofriante. Darío Russo Di Genaro, quien trabajaba como vigilancia en el bar, aseguró que uno de los agresores tenía una llanta de bicicleta con la que agredió a la víctima. “Le dio dos golpes, en el segundo de ellos la llanta quedó incrustada en la frente del chico y (el atacante) tuvo que hacer fuerza para sacársela”, describió, mientras Hugo Auderut, el papá de Matías, que estaba en la sala, se tomó la cabeza al escuchar el escabroso detalle.

 

Russo Di Genaro fue uno de los siete testigos que declararon ayer, en la segunda audiencia del debate por el asesinato de Auderut. El joven fue brutalmente golpeado por al menos tres personas. Fabián Pino y Federico Zamudio,  señalados como agresores, son juzgados. Gilcimar Vispo Souza, el tercer sospechoso, permanece prófugo luego de que el juez Penal 1 le dictara falta de mérito. A los meses de dicha medida, la jueza Virginia Palacios consideró que había elementos suficientes que lo relacionan con el hecho, por lo que solicitó su captura. Una vez que logren detenerlo iniciarán el proceso penal contra él.

 

En su declaración, el seguridad de Say No More también mencionó que esa noche a Auderut lo había sacado del bar en varias oportunidades “porque estaba ebrio, cargoso, y le sacaba los vasos de bebida a la gente que estaba en el lugar”, dijo. Y agregó que en una oportunidad la Policía lo corrió de la zona, pero que luego regresó y se quedó en la vereda, donde estaban los sospechosos, quienes le pidieron que no lo corriera porque estaba con ellos. En su relato contó que la víctima salió a la calle y que le dio una trompada a un brasilero (en referencia a Vispo Souza) y que este se desmayó. Fue ahí cuando uno de los que andaba con ese hombre agredió a Auderut con una llanta de bicicleta que utilizaba para hacer malabares. Russo Digenaro acotó que en la pelea escuchó el ruido de una picana y que cuando Auderut cruzó la calle, una persona, de la que no recordaba características, “lo picaneó”.

 

Ayer también declaró Julián Depetri, quien halló inconsciente a Auderut en Illia y Mitre, aquella noche. Dijo que eran cerca de las cuatro de la madrugada, que lo vio tirado boca arriba con los brazos y piernas extendidas. Que siguió su camino, pero que algo hizo que se volviera a verlo nuevamente. Dijo que no sintió que el hombre tuviera olor etílico y que vio que había manchas de sangre, por lo que se acercó a un sanatorio de la zona y pidió auxilio. Allí no le brindaron ayuda, pero les pidió que llamaran a una ambulancia y se fue. Recordó que a los minutos pasó otra vez por el lugar y vio que ya estaba la Policía, por lo que se acercó para avisarles que era él quien había avisado.

 

 

La agresión, en las redes

 

Otro de los testimonios importantes de la audiencia de ayer fue el de Luis Santamaría, quien con su celular filmó un fragmento de aquella golpiza mortal. El joven contó que estaba en el bar junto a un amigo cuando presenció el hecho. Decidió filmarlo sin pensar en el trágico desenlace y lo subió a sus redes sociales. Dijo que vio que Auderut estaba abrazado a uno de los mochileros, que ambos cayeron al piso y ahí comenzó la golpiza. Explicó que antes del hecho había visto que la seguridad del bar sacó a Auderut y que este varias veces intentó reingresar, pero no se lo permitieron. A su entender, el hombre estaba alcoholizado, pero resaltó que lo vio “muy feliz, alegre pero no agresivo” y en ningún momento lo vio crear conflictos.

 

Otro de los testimonios fue el del oficial subinspector Williams Cabáñez, miembro del grupo especial COAR. El polilcía señaló que él trabajó en Illia y Mitre, donde hallaron tirado a Auderut. Indicó que el hombre estaba inconsciente, que solo balbuceaba y que no lograron determinar en qué parte tenía una herida, dado que todo su cuero cabelludo estaba ensangrentado. En su testimonio explicó que llamaron a una ambulancia y que lo trasladaron al Hospital San Luis. Allí, finalmente, el 4 de enero de 2018, la víctima murió a causa de un traumatismo craneoencefálico.

 

También declaró Mario Escudero, quien esa noche trabajaba como seguridad en un local bailable lindero a Say No More. Dijo que a Auderut los guardias lo sacaron al menos tres veces del bar y que la última vez se fue, pero que a los 45 minutos regresó y desde la esquina del frente insultó al mochilero brasilero y que ahí comenzó la pelea. El testigo coincidió con que el segundo golpe que recibió Auderut con una llanta fue el más grave, puesto que a partir de allí comenzó a sangrar. Aseguró que Auderut “no era peligroso” y que aquella noche estaba ebrio.

 

El debate continuará el lunes con el testimonio de los últimos testigos y posiblemente las partes hagan sus alegatos.

 

Comentá vos tambien...