24°SAN LUIS - Domingo 05 de Diciembre de 2021

24°SAN LUIS - Domingo 05 de Diciembre de 2021

EN VIVO

La salud y la recuperación

Por redacción
| 16 de octubre de 2021

La crisis creada por la COVID-19 es una ventana de oportunidades para reformar los sistemas de salud y de previsión social en América Latina y del Caribe, lo que permitirá una recuperación económica sostenible.

 

Así lo sugiere un documento conjunto de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

 

La prolongación de la pandemia de COVID-19 en la región más inequitativa del mundo dejó en evidencia la centralidad que tiene la salud para el bienestar, la economía y el desarrollo.

 

“Sin salud no habrá recuperación económica sostenible” es la síntesis de esta idea, que propone además “la prioridad de controlar la crisis sanitaria desde un enfoque integral y con la aceleración de los procesos de vacunación”.

 

En la región, por causa de las marcadas desigualdades sociales y las debilidades de los sistemas de salud, el control de la pandemia fue difícil, por lo que es necesaria una transformación con un papel central del Estado, como motor de las políticas e inversiones que son necesarias y urgentes, según los expertos.

 

El eje del documento es que debe reconocerse la interdependencia entre los aspectos sanitarios, sociales, económicos y ambientales en la crisis potenciada por la pandemia.

 

Los organismos coincidieron en destacar que América Latina y el Caribe, socialmente la región más desigual, fue la más golpeada por la COVID-19, con 45,7 millones de casos (18,5 por ciento del total mundial) y más de 1,5 millón de muertos (30 por ciento del mundo), pese a tener solo el 8,4 por ciento de la población del planeta.

 

También en la economía fue la región más afectada, con la peor contracción en 120 años, un retroceso de -6,8 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB) y un crecimiento casi nulo en los últimos quince años.

 

Como consecuencia el empleo cayó nueve por ciento, disminuyeron los ingresos, los trabajadores informales fueron los más castigados, la pobreza pasó de 187 a 209 millones de personas y la pobreza extrema de 70 a 78 millones.

 

La pobreza “tiene rostro de niño y de niña”, dijo la Cepal, porque 91 millones de las personas pobres son niños, niñas y adolescentes.

 

Las proyecciones indican que en el 2021 la región tendrá un crecimiento promedio de 5,9 por ciento, y de 2,9 por ciento para 2022, lo que será suficiente para que toda la región recupere el nivel de PIB anterior a la crisis.

 

En ese contexto, apenas 39 por ciento de la población de la región está completamente vacunada contra la COVID-19; solo Chile y Uruguay superan el 70 por ciento.

 

Persisten causas estructurales, de fragmentación y segmentación de los sistemas de salud, y un elevado gasto de bolsillo (lo que desembolsan los ciudadanos para acceder a salud) que en la región es de 33 por ciento del gasto total en salud, por contraste con los países industrializados, donde no pasa de 21 por ciento.

 

Las recomendaciones de Cepal-OMS comienzan por la centralidad del Estado para dirigir recursos hacia la atención de la salud primaria y la prevención en las comunidades; para la inversión social, y para el apoyo a los sectores productivos, en particular a las micros, pequeñas y medianas empresas.

 

Para obtener los recursos será necesario aumentar los ingresos fiscales con impuestos adecuados sobre la renta, propiedad y patrimonio, regalías a las industrias extractivas, de economía digital y las que manejan bienes o servicios potencialmente dañinos para el ambiente y la salud.

 

Sin salud no habrá una verdadera recuperación tras la pandemia.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...