SAN LUIS - Jueves 17 de Junio de 2021

SAN LUIS - Jueves 17 de Junio de 2021

EN VIVO

La vendimia ya renueva las ilusiones en Sol Puntano

Recolectan uvas chardonnay y viognier destinadas a la elaboración de vinos; y red globe, que es de gran porte, roja, sabrosa y con buena vida útil, ideal para el consumo en fresco.

Por María José Rodríguez
| 14 de febrero de 2021
Tentadoras. Las uvas chardonnay están listas para elaborar vino, son deliciosas. Foto: Carlos Braile.

La cosecha es el momento más esperado por quienes trabajan la uva destinada a la elaboración de vinos. Es el instante preciso para evaluar el intenso trabajo de cuidados, los resultados y la calidad obtenida de la fruta. “En Sol Puntano comenzamos a recolectar la variedad chardonnay, que es una de las primeras que se saca del viñedo en las zonas vinícolas de todo el país, también recolectamos algo de viognier y red globe para el consumo en fresco. De esta manera afianzamos un recorrido de muchos años. Es evidente que en San Luis se dan las condiciones agroclimáticas para este tipo de cultivos”, explica Alfredo Cartellone, jefe del Subprograma Colonia Agrícola.

 

 

 

 

La vendimia no terminará hasta por lo menos dentro de 25 días. Mientras el funcionario explica cómo son los procesos de elaboración, detrás suyo al menos cinco personas recorren las hileras y llenan los cajones con racimos rebosantes. “Ellos ya conocen los sectores en los que maduran antes. La cosecha se hace día por medio, se lleva adelante por pasada, buscando siempre los granos de mayor coloración y esperando a aquellos racimos que todavía están un poco más claros”, afirma Cartellone, mientras prueba y ofrece uvas.

 

“La cantidad que se obtiene de este viñedo ronda entre las 25 y las 30 toneladas. Es una hectárea que tiene instalado el sistema de riego presurizado por goteo, mallas antigranizo, parrillas de alambre y postes”, asegura el ingeniero agrónomo, y agrega que las variedades malbec y cabernet sauvignon estarán listas para cosechar entre fines de febrero y principios de marzo. “Estamos analizando los distintos grados de madurez de cada variedad".

 

 

Por las hileras. El ministro de Producción, Juan Lavandeira, junto a Alfredo Cartellone, conversan y prueban los granos.

 

 

En total son tres hectáreas y media las que destinan a la producción de uvas viníferas, y una más para consumo en fresco. Otra parte es para la elaboración de pasas, que forman parte de los mix de frutos secos que se venden al público. La uva de mesa en San Luis se comercializa a través de una red de verdulerías, el mercado municipal y por pedido.

 

“Tenemos una cosecha de mil kilos por día, que es nuestra posibilidad de acuerdo al personal, la capacidad de nuestra cámara de frío, y calculamos que para este año estaremos en una producción de entre ocho mil y diez mil botellas, entre tintos y blancos. De consumo en fresco entre todas las variedades, serán unos 25 mil kilos”, especifica Cartellone.

 

Una vez que termina el proceso de recolección, los cajones serán trasladados a la bodega Corral de Palos. “Es una empresa que nos presta el servicio de elaboración. Tenemos muy buena relación con los ingenieros y enólogos del emprendimiento privado”, indica y sigue: “Apenas llegan las blancas se produce el desgrane con una máquina especial, que quita el escobajo, que es la parte que sostiene el racimo. Luego los granos van a una prensa neumática que retira el líquido, a través de una bomba, y lo deposita en un tanque. En esta etapa se le agregan los correctores iniciales de todo proceso de elaboración de vino, más las levaduras y comienza la fermentación”.

 

Las uvas tintas tienen un proceso un poquito diferente: “No se prensan los granos al principio, sino que se llevan directamente a un tanque de fermentación y luego de que termina este proceso van a la prensa”, afirma Cartellone.

 

 

Parrales. Las uvas tintas destinadas a consumo en fresco son de las variedades red globe, superior y victoria en Sol Puntano.

 

 

“Lamentablemente Sol Puntano solo cuenta con algunas microvinificaciones, aún no contamos con la maquinaria necesaria. Sí los hemos hecho en algún momento, pero de manera experimental, obtuvimos información técnica y pudimos conocer cuáles son las variedades que mejor se adaptan a la zona”, asevera, y sigue: “Estábamos en una etapa en la que el volumen de la producción nos empujaba a contar con una bodega que nos permitiera elaborarlo. Lo último que se hace es el filtrado y el embotellado, cuya máquina es muy eficiente. Lo que sí hacemos en la fábrica de Sol Puntano es el etiquetado de los envases, que cuenta con la marca propia y contiene la información de los permisos, estándares de calidad y legislaciones vigentes”.

 

El producto termina en una caja, listo para comercializarse. Se distribuye en negocios regionales, forma parte del plan Góndola San Luis, se realizan ventas directas y, si el clima lo permite, lo  ofrecerán en las ferias semanales de la colonia agrícola, que la semana que pasó se suspendieron por las lluvias.

 

“La vitivinicultura en San Luis es muy incipiente, pero es una realidad. Hay más de diez proyectos en la provincia. Son pequeños porque es un cultivo de alto costo inicial debido a la estructura. Entre postes, alambre, un sistema de riego por goteo, el costo de plantas y el armado, ronda los 18 mil dólares por hectárea. Entonces el interesado en este tipo de proyectos comienza a pequeña escala, con una o dos hectáreas y de acuerdo a la evolución aumenta progresivamente la superficie”, asegura Cartellone, y opina que “la provincia tiene proyectos vitivinícolas importantes que han trascendido la frontera y se ubican en distintos mercados del país, considero que tienen mucho futuro".

 

 

El costo para instalar un viñedo ronda los 18 mil dólares por hectárea, entre postes, alambrado y sistema de riego por goteo.

 

Las uvas no son las mismas

 

Las variedades que se utilizan para elaborar vinos no son las mismas que para el consumo en fresco. “Las de mesa son totalmente diferentes, no tienen ninguna virtud enológica. En Sol Puntano tenemos la red globe, que es de gran porte, de color rojo, la crocancia de la pulpa es óptima, sabrosa y tiene muy buena vida útil. Luego de comprarla es importante lavarla bien, limpiarla y colocarla en el sector de la heladera destinado a las frutas y verduras. Una vez depositada allí aguanta varias semanas a baja temperatura”, recomienda Cartellone y agrega que las variedades red globe, superior y victoria son las uvas de mesa más cultivadas en Argentina por su posibilidad de guarda.

 

 

Los factores externos

 

Con respecto a las condiciones agroclimáticas, el ingeniero agrónomo afirmó que en San Luis están dadas para la obtención de vino de muy buena calidad:  “El potencial es enorme, es un camino lento, llevará un tiempo para que la provincia se afiance dentro de las regiones vitivinícolas del país, pero el trabajo en este sector es muy factible”, opina.

 

Atento a cada detalle en el cuidado de los viñedos, el equipo de Sol Puntano encabezado por Cartellone enfrentó heladas, granizo y exceso de lluvias.

 

“Tuvimos en primavera una noche de temperaturas que consideramos dañinas para el momento fenológico, porque teníamos algunos brotes, y había floración en algunos frutales”, explica y sigue: “Recuerdo que fue un domingo, colocamos algunos calefactores de leña y aspersores de agua antiheladas. En ese momento el sector más sensible era el de la uva de mesa y el de los duraznos. Creamos una periferia con tachos, dentro de ellos prendimos fuego, era temprano. Teníamos que mantener las zonas con calor para evitar los daños porque se nos iba a arruinar la producción de todo un año, y pudimos defenderla”, explica aliviado.

 

La uva para vino está bajo la protección de malla antigranizo, “es por hoy la medida más efectiva para este tipo de fenómenos climáticos”, afirma Cartellone, y añade que el exceso de lluvias también puede perjudicar a los viñedos, “porque ya tenemos instalado el sistema de riego, y si la planta recibe el agua por otro medio nos perjudica. Otra enemiga es la maleza, que representa una competencia para la planta. Cuando hay mucha lluvia, la piel de la uva puede rajarse y se generan infecciones de hongos o se pudre. Por eso tratamos de apurar la cosecha y posteriormente la comercialización ya que guardamos la producción en las cámaras”.

 

 

Tomates. Cosechan redondos y perita, para vender en fresco y elaborar salsa.

 

 

Más productos frescos

 

El trabajo dentro del predio es intenso. Actualmente están en la etapa de plena cosecha del tomate perita y redondo. “Recolectamos alrededor de mil kilos por día, pinto y maduro, destinado a la venta directa por eso es de aspecto amarillo, termina de madurar cuando está en exposición”, indica.

 

“Los pimientos también están a punto de salir, sacamos algo de berenjenas, zapallo zucchini y de tronco; un poco  de anco, cebollas y hortalizas de hoja”, especifica, y agrega que dentro de la cámara tienen guardadas peras, manzanas y duraznos que tenían disponibles para la venta en fresco, que tuvo que posponerse por las lluvias.

 

“Parte de esa cosecha se usa para  elaborar dulces en la fábrica, en la que estamos incorporando nuevo personal para dar mayor volumen a la producción de conservas. Estamos próximos a iniciar la preparación de salsa de tomate y el envasado en mitades y deshidratado”, afirma, y añade que la pandemia no paralizó el trabajo ya que se considera dentro de las actividades esenciales.

 

“Tuvimos que adaptar el sector comercial al no tener la posibilidad de organizar las ferias, para eso implementamos un sistema de delivery con el que nos fue muy bien, y la venta directa a comercios, que sigue vigente”, asevera.

 

Además son muchos los municipios que buscan el asesoramiento técnico de Sol Puntano. “Todos continúan el vínculo con la colonia agrícola. Algunos ya arrancaron y están muy bien; otros están en la etapa de preparación del suelo y del sistema de riego; hubo quienes adquirieron plantines, ya que contamos con la producción propia en nuestros invernáculos y esto nos permite proveerlos durante las diferentes temporadas, dependiendo de la demanda de cada localidad; y finalmente otros planean sumarse en invierno. La idea es que se sigan incorporando a lo largo de la campaña 20/21”, explicó el funcionario.

 

“Las ferias de pequeños y medianos productores eran una forma de obtener ingresos genuinos para reinvertir, ya que todos los insumos tienen costos elevados.

 

Sol Puntano no deja de ser una colonia experimental que se sostiene con la inyección de los recursos que nos brinda el Ministerio de Producción. Además generamos información local para los productores privados que también se acercan a consultar de acuerdo a las zonas en las que tienen sus espacios, cuáles son los cultivos más adaptables, cuyo trabajo representa una salida comercial”, concluye el ingeniero agrónomo.

 

Comentá vos tambien...