25.1° SAN LUIS - Domingo 18 de Abril de 2021

25.1° SAN LUIS - Domingo 18 de Abril de 2021

EN VIVO

"Tuvo el valor de contar su verdad aunque muchos no le creyeron"

El testimonio de Claudia González, la mujer que acompañó a una niña víctima de abuso, fue clave en el caso por el que fue procesado y enviado a la cárcel el pastor evangélico R.O.S.

Por redacción
| 24 de febrero de 2021
Unidas. Claudia González y las dos hermanas viven tranquilas. Foto: imagen ilustrativa.

Para Claudia González, la mujer de 51 años que tiene la guarda provisoria de dos hermanas de las cuales una de ellas fue abusada por R.O.S, el pastor evangélico de 62 años, quien fue procesado y enviado a la cárcel el lunes, la víctima “tuvo el valor de contar su verdad aunque muchos no le creyeron”. En comunicación con El Diario, González aseguró que están más tranquilas al saber que el sospechoso está tras las rejas. El medio no dará la identidad del abusador para preservar la de la víctima.

 

González contó que conoce a las hermanas desde pequeñas dado que ella formaba parte de la iglesia de R.O.S. “Ahora ellas tienen 18 y 16 años (esta última fue víctima de los ultrajes). Lo único que puedo decir es que la experiencia de tenerlas conmigo ha sido hermosa, llegaron en el momento justo. Estoy agradecida a Dios porque me dio la fuerza, el valor, la paciencia y todo lo que se necesita para estar con ellas”, expresó y señaló que es mamá de cinco hijos, todos mayores, de los cuales tres viven con ella junto a las hermanas y su esposo en el barrio 544 Viviendas.

 

Sobre la noticia de que R.O.S., el hombre al que llamaban y reconocían como su papá, fue trasladado al Servicio Penitenciario por “Abuso sexual con acceso carnal agravado por encontrarse el mismo encargado de la guarda y en orden a la situación de convivencia preexistente”, González dijo que la tomaron “muy tranquilas”. Aseguró que no se las contó sin antes consultarle a la psicóloga a las que ambas asisten dado que están bajo tratamiento. 

 

 

La víctima, una niña vulnerable

 

“R. es una criatura en un cuerpo de mujer. Ella tiene un grado de discapacidad cognitiva, todavía no sabemos bien de cuánto; le estamos realizando los estudios correspondientes para determinarlo y es por eso que ella ha estado vulnerable a todo tipo de situación”, lamentó angustiada Claudia.

 

Para las chicas, González es una tía. Aunque no haya vínculo sanguíneo que las una así la reconocen y se refieren a ella. “Cuando R. contó lo que le había pasado todos le dijeron que me contara, pero dijo que no, porque yo me iba a morir al enterarme y es porque tengo problemas de salud, soy oxigenodependiente y tal vez tenía miedo de que me pasara algo. Cuando vio que yo estaba bien, que estaba entera, accedió a hablar y a contarme todo. Fuera de la iglesia yo era cercana a la familia, pero nunca vi nada que me llamara la atención y es por eso que me siento tan impotente porque este hombre ha sido una persona muy manipuladora y yo no me di cuenta”, relató con un nudo en la garganta.

 

 

Vínculo con la madre biológica

 

En cuanto a la madre biológica de las chicas, González indicó que vive en San Martín, Mendoza, y que una vez que obtuvo la guarda provisoria de las hermanas le pidió a su padre que la ayudara a localizarla. “Él la encontró y la trajo a casa para que las viera. Ha venido varias veces y de hecho vino hace unos dos domingos atrás para el cumpleaños de R. y estaban re contentas”, contó.

 

La mujer comentó que las chicas llevan una muy buena vida. “La más grande terminó el secundario el año pasado y ahora está viendo qué carrera universitaria seguir. Hemos hecho viajes en familia, hemos ido a Chile y ahí conocieron el mar. Tenemos fotos de esos viajes que recién ahora que este hombre está preso vamos a poder subir a las redes sociales porque nosotras estábamos como escondidas. Ahora gracias a Dios él está encerrado y va a pagar todo lo que hizo, no se merece que lo llamen pastor”, dijo.

 

Aseguró que tras la experiencia que le ha tocado vivir le aconseja a la gente “que escuchen a los niños siempre, hay que darles la mano y no soltarlos nunca. Hay muchas niñas como ella que hablan y que nadie las escucha”.

 

“Le agradezco a Dios, a la gente de la fundación 'No más violencia', a la doctora Aparicio y a toda la gente que trabaja con ella y que jamás nos abandonaron y nos acompañaron de una manera muy correcta”, concluyó González.

 

 

El relato y la denuncia

 

El pastor evangélico fue denunciado el 23 de diciembre de 2019 en la Comisaría 7ª por Julián Casisa y su esposa, quienes brindaron un taller de identidad y autoestima en un campamento que había organizado el abusador en el Salón de Usos Múltiples (SUM) en El Trapiche. Allí, durante un ejercicio del taller, R. se quebró en llanto y le contó a una de las colaboradoras todo lo que había sufrido en manos de R.O.S.

 

 

 

Comentá vos tambien...