23.3°SAN LUIS - Domingo 18 de Abril de 2021

23.3°SAN LUIS - Domingo 18 de Abril de 2021

EN VIVO

Las paredes se limpian, las pibas no vuelven

El 8M pasó y, con él, una catarata de críticas al "día después". La foto de las cubiertas quemándose o de las pintadas en las paredes para algunos queda por encima de las imágenes de cientos de mujeres que coparon las calles con carteles que pedían justicia por las ya 55 víctimas de femicidios que había hasta ese día. "Las paredes se limpian, las pibas no vuelven", reza un dicho que se ha repetido hasta el hartazgo. Pero lo llamativo es que, marcha tras marcha, todo vuelve sobre lo mismo y se pierde el foco en lo verdaderamente importante: la violencia de género, que se cobra la vida de prácticamente una mujer por día en nuestro país. Resulta llamativo que indignen más unas manchas con pinturas de colores que los femicidios de cientos de mujeres, los derechos que todavía restan por conquistar y las desigualdades de género que se dan en todos los ámbitos y niveles.

 

Según el Observatorio de las Violencias de Género "Ahora que sí nos ven", desde el 1º de enero al 7 de marzo hubo 55 femicidios. Uno cada 29 horas. Y, además, hubo 39 intentos de femicidios en ese mismo lapso. Las estadísticas arrojan que el 71% de ellos fue cometido por las parejas y exparejas de las víctimas y un 65,5% fue en la vivienda de estas mujeres. En lo que va del año, 47 niños y niñas perdieron a sus madres.

 

De las 55 mujeres asesinadas, 9 habían hecho denuncias previas. Aquí es cuando se le pide a la Justicia que tome cartas en el asunto y escuche a las mujeres víctimas de violencia. Por eso salimos a las calles con bronca, pero por sobre todo, con mucho dolor, por las que ya no están y por las que sabemos que van a faltar. Porque sabemos que mientras algunos lloran por las paredes pintadas, en algún lugar del país están matando a alguna de nosotras.

 

Entre las provincias con mayor incidencia de femicidios por cada 100 mil habitantes se ubica, en primer lugar, Santiago del Estero, seguido por La Rioja, Neuquén, Córdoba y Tucumán. Esto, de todas maneras, refleja una parte del problema, el rasgo más crudo de la violencia de género. Antes hay muchas formas de violencias que incluyen la simbólica, psicológica, económica, institucional, y muchas otras que se dan en todos los espacios que habitamos. La realidad sería muy diferente si la indignación por todo esto fuera la misma que la que producen las paredes.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...