17°SAN LUIS - Sabado 04 de Diciembre de 2021

17°SAN LUIS - Sabado 04 de Diciembre de 2021

EN VIVO

Lo condenaron por ultrajar a una empleada que tenía a cargo

Lo sentenciaron a 3 años de prisión en suspenso, deberá hacer terapia psicológica y un curso sobre violencia.

Por redacción
| 25 de junio de 2021
Cámara Penal 2 de Villa Mercedes. Los jueces Silvia del Castillo de Insúa, Daniela Estrada y Atilio Astudillo. Foto: Archivo.

A casi siete años de haber sido denunciado por una empleada que tenía a su cargo cuando era uno de los capataces de Servicios Públicos de Justo Daract, Mario Cansina fue condenado por haber tratado de abusar de la joven, a la que también acosaba laboralmente. Al hombre, que aún se desempeña como uno de los jefes de personal de esa área del Municipio daractense, le impusieron tres años de prisión en suspenso, lo que quiere decir que no irá a la cárcel. A su vez, la Cámara Penal 2 de Villa Mercedes también dispuso que debe someterse a un tratamiento psicológico y hacer un curso de capacitación sobre violencia de género.

 

Los jueces María Silvia del Castillo de Insúa, Daniela Estrada y Atilio Aníbal Astudillo lo declararon culpable de "Abuso sexual gravemente ultrajante en grado de tentativa". A diferencia de otros debates orales, el de Cansina terminó convirtiéndose en un juicio de carácter abreviado, o sea aquel en el que el acusado reconoce el delito por el que es juzgado y su participación y acepta la calificación legal que le otorga el fiscal, en este caso Ernesto Lutens.

 

En su fallo, los jueces explicaron que, de acuerdo a los elementos probatorios, encontraron que la damnificada, J. L. "venía soportando los constantes asedios sexuales que le propinaba el imputado, quien como superior en la faz laboral, la condenaba a soportar el acoso y que, por temor a perder su trabajo y lo que era más gravoso para ella, que su situación iba a tomar estado público, se obligaba a soportar a fin de evitar dichas consecuencias".

 

Pero los acosos, refirió el tribunal, no cesaron, y eso llevaron a la mujer a denunciarlo en octubre de 2014. Posiblemente decidió hacerlo luego del último hecho, en el que Cansina fue demasiado lejos.

 

J.L. había empezado a trabajar en la Municipalidad de Justo Daract en octubre de 2013. Al principio se dedicaba al barrido de las calles, la vereda de la peatonal y también las plazas. Entraba a trabajar a las 8 de la mañana y salía a las 13.

 

En los primeros meses de trabajo, de acuerdo a lo que habían relatado sus padres, ella no había tenido ningún problema con sus jefes, que eran varios y se alternaban por semana. Uno de esos capataces era Cansina.

 

Los problemas entre J.L. y el acusado empezaron unos cinco meses antes del día que se animó a denunciarlo. "Le decía cosas cuando se la cruzaba. La amenazaba con que la iba a dejar sin trabajo", refirieron los testigos. La trataba mal verbal y psicológicamente, pero el viernes 3 de octubre, además, la ultrajó.

 

Ese día, a las 8, cuando la muchacha llegó al Municipio, en el portón, se cruzó con Cansina, que venía de salida. Le reprochó a ella haber hablado mal de él y le dijo que después iban a charlar sobre eso. "Pero yo nunca hablé mal de usted", le respondió ella.

 

Dos horas después, la incómoda escena se repitió en el lugar de trabajo de la chica y ante los ojos de algunos compañeros. "Vos andás hablando mal de mí. Yo me enteré", le reclamó Cansina. J.L. le repitió que no, quiso saber quién le había dicho eso. "Vamos a hablar. Andate para allá, que te espero, así charlamos", le contestó el hombre. El lugar en donde la esperaba era la única oficina que tiene la sede del partido político al que pertenece Cansina. El edificio estaba a una cuadra y media de la intendencia, sobre calle Almirante Brown.

 

Cuando llegó a la oficina, su jefe la esperaba en el escritorio. Según contó la víctima, el acusado se le acercó y la manoseó en sus partes íntimas, mientras buscaba cerrar con llave la puerta del despacho. La tomó con fuerza del cuello para arrimarse a su cara y besarla. Como pudo, la mujer logró escapar de su jefe y salir de la oficina.

 

Comentá vos tambien...