SAN LUIS - Lunes 27 de Junio de 2022

SAN LUIS - Lunes 27 de Junio de 2022

EN VIVO

Estafas virtuales: un delito que creció 240% en San Luis

A través de diferentes artimañas que incluyen la ingeniería social, los delincuentes logran envolver a sus víctimas con el fin de robarles, generalmente, la clave de sus cuentas bancarias.

Por Romina Oddone
| 01 de agosto de 2021

Phishing, smishing, vishing y spoofing, todas son técnicas de manipulación que utilizan los delincuentes para estafar de manera virtual a las personas. Apelando a la ingeniería social, los malvivientes envuelven a sus víctimas a través de supuestos premios, beneficios sociales y falsos depósitos de dinero excedente de manera errónea que piden les sea devuelto. Con el abrupto confinamiento al que la pandemia sometió a la humanidad, el mundo terminó en una digitalización obligatoria. Y esto afectó, sobre todo, a los adultos mayores que acostumbraban a hacer todas sus transacciones bancarias y pagos en persona, y que carecen de las habilidades tecnológicas y digitales.

 

 En San Luis, según la Oficina de Recepción de Denuncias (ORD), solo en la Primera Circunscripción Judicial, en lo que va del año las denuncias por estafas virtuales crecieron un 240% respecto al año pasado. Si bien 2020 fue atípico, ya que las denuncias en general disminuyeron a un tercio de lo que se recibía en años anteriores, 2021 trajo un incremento sostenido y se espera continúe creciendo hasta fin de año, advirtieron.

 

La abogada especialista en delitos informáticos, Viviana Petracini, explicó que "la velocidad con la que llegó esta transformación digital, potenciada por la pandemia, nos obligó a hacer todos los trámites de manera online y ni las personas, ni tampoco los organismos públicos y privados, estábamos preparados para este cambio. A las víctimas nos encontró sin la cultura digital suficiente como para estar preparadas y atentas a este tipo de delitos".

 

 

 

Estas modalidades de estafas virtuales tienen un denominador común y es la ingeniería social que hay detrás de toda esta puesta en escena. Es decir, desde una investigación en la que se recopilen datos de las personas para luego aparentar ser un organismo público o privado, hasta la forma en que plantean el engaño y cómo reacciona el cerebro de las víctimas ante esto.

 

"La ingeniería social es fundamental en toda la trama. Hay una frase que dice que cuando se enciende la emoción, se apaga la razón, y eso pasa cuando, por ejemplo, abrimos un mail que dice: 'Su tarjeta de crédito fue suspendida'. Nos desesperamos, no pensamos más, dejamos de razonar, y cuando no nos tomamos un poco de tiempo para no hacer nada, pensar un segundo y ponernos a leer el remitente del mail o hacia dónde nos redirecciona el link, podemos terminar cayendo en esa trampa. A este tipo de engaño se le llama phishing", expresó Petracini.

 

Hay estafas más o menos sofisticadas. "Con mentiras bien armadas te pueden llevar hasta el cajero de tu banco y sin darte cuenta te guían para que termines dándoles la clave de canales, y con eso ellos pueden cambiarte la contraseña de tu home banking, vaciarte las cuentas bancarias y hasta solicitar un crédito preacordado", sostuvo.

 

 

Con mentiras bien armadas te pueden llevar hasta el cajero de tu banco y  guiarte para que les des tu clave de canales (Viviana Petracini)

Los pretextos para alcanzar ese objetivo pueden ser desde recibir una ayuda social, como un IFE, la acreditación de un plan Procrear, un premio, aunque no se haya participado de ningún sorteo, o hasta el depósito de dinero de manera errónea. "Por lo general son buenas noticias y la gente no puede razonar porque se pone muy contenta con esa ilusión, entonces termina haciendo lo que le pide el estafador", advirtió.

 

Otra forma de vulnerar la privacidad de las personas para robarles es a través del SIM swapping. Esta modalidad se llama también suplantación de identidad. Esto le permite a los delincuentes robar el número de celular de una persona y así estafar a sus contactos. "Lamentablemente, duplicar un chip es bastante fácil. Con algunos datos el estafador se puede hacer pasar por la víctima y solicitar que le repongan el chip del teléfono. Cuando lo instalan en otro celular, te deja de funcionar la línea y, si tenés wifi, va a seguir andando el WhatsApp y vos no te vas a dar cuenta de que estás sin línea. Eso los delincuentes también lo saben. Con tu número pueden entrar a todas las cuentas que tengas asociadas a él, cambiando las contraseñas, y suelen escribirles a los contactos pidiéndoles dinero por una urgencia o hasta queriéndoles vender dólares inexistentes", detalló la especialista.

 

Agregó que lo fundamental es educar a la sociedad en seguridad informática para evitar que la gente caiga en este tipo de trampas.

 

 

 

Números que alertan

 

La responsable de la ORD de la Primera Circunscripción, Belén Lucero Suárez, comentó que en lo que va del año se recibieron 150 denuncias por estafas virtuales, es decir un 240% más que el año pasado. "En 2020 en total tuvimos 62 denuncias, lo que indica que viene con un aumento sostenido. Con estos números, capaz que llegamos a duplicarlo a fin de año", afirmó.

 

"En cualquier caso de estafa es importante hacer la denuncia. Esta se puede realizar de manera presencial en las ORD de las tres circunscripciones o a través de la web https://midenuncia.justiciasanluis.gov.ar. En la opción 'delito' se deben ingresar los datos principales y un correo electrónico para comunicar el estado del trámite. Como no sabemos muchas veces quién es el denunciado, en ese espacio no se pone nada. En la parte de los 'hechos' contar lo que sucedió y cómo fue, bien detallado. Además, se pueden adjuntar capturas de pantalla, mails y comprobantes", explicó.

 

La denuncia da la posibilidad de investigar y se pueden lograr medidas cautelares. "Más allá de que se llegue a esclarecer o no ese delito, podés pedir un 'stop debit' para que el banco deje de debitar el préstamo que no solicitaste", indicó Lucero Suárez.

 

"No hay que tener miedo, sino estar atento. Debemos saber que nadie te va a regalar nada; que el banco no te va a pedir una contraseña, ni un organismo te va a solicitar que vayas a un cajero automático. Cuando vemos que nos piden datos personales, hay que cortar la comunicación", advirtió.

 

Comentá vos tambien...