17.5°SAN LUIS - Jueves 01 de Octubre de 2020

17.5°SAN LUIS - Jueves 01 de Octubre de 2020

EN VIVO

TAG, un mal moderno: ¿qué hay antes y después de la depresión?

Por redacción
| 18 de diciembre de 2016

El trabajo (o su falta), el exceso de responsabilidades con la familia, los amigos, la escuela o la universidad, pueden causar malestar, cansancio, estrés o hasta fobia. Diversos especialistas en salud mental que se desempeñan en el ámbito público y privado de la provincia aseguran que ese combo de factores puede afectar el diario vivir de las personas y muchas veces pueden pasar de ser simples episodios de estrés a convertirse en severos trastornos de ansiedad. Si bien no hay índices nacionales o locales sobre la cantidad de personas que los sufren, los psicólogos señalaron que el mal afecta principalmente a jóvenes y adultos de entre 20 y 40 años.

 


Los  desórdenes pueden diferenciarse en trastornos de pánico, por estrés postraumático, fobia social y ansiedad generalizada (TAG). Estos últimos, según los profesionales, son los más “comunes” entre los puntanos.

 

La psicóloga Alejandra Crespi, que trabaja y atiende en Villa Mercedes, explicó que los TAG pueden traducirse como una “preocupación excesiva que alcanza distintos aspectos personales desde la salud hasta las relaciones sociales". Y los diferenció de un estado emocional de ansiedad típico, "que tiene una característica importante que es la persistencia".

 


La profesional aseguró que no son hechos aislados los que padecen los pacientes con este tipo de síntomas. "En los últimos años podemos ver que hay mucha gente que los sufre, son los trastornos con mayor incidencia. Las cifras mundiales hablan de un rango que va desde los veinte hasta los cuarenta años”, repitió Crespi.

 


Por lo general, el “blanco fácil” de este tipo de patologías son quienes comienzan a desarrollarse en el campo laboral o aquellos que tienen personal a cargo. Para ellos, los TAG no hacen diferencia. Aún así, Crespi destacó que las más afectadas son las mujeres adultas que están al frente de un grupo familiar.

 


 “Al insertarse al mundo laboral, la mujer pasa a tener mucho más preocupaciones que antes. No sólo debe trabajar, debe cuidar a sus hijos y eso hace que esté más estresada, agobiada y muchas veces desbordada de tareas. Esto demuestra también un síntoma de la época en que el hombre es más ‘mono funcional’ y la mujer es más activa”, reflexionó.

 


Con el grupo más vulnerable reconocido, los trabajadores de la salud mental realizaron una serie de acciones tendientes a revertir algunas situaciones estresantes.

 


El secretario general del Colegio de Psicólogos de la provincia, Alberto Jaimez, añadió que este tipo de trastornos son propios de la actualidad y del modo de vida agitado que implica seguirle el paso a los cambios económicos, sociales y al avance de las nuevas tecnologías. Todas esas condiciones conforman un modo de vida en donde la exposición a los trastornos queda muy en evidencia.

 


“La situación económica del país está causando estas afecciones ya que para algunas personas se hace difícil conseguir un trabajo, o mantenerlo", sostuvo Jaimez, y mencionó a esa razón como el comienzo de los estados de angustia que en algunos casos puede terminar en depresión con ansiedad.

 


"También ocurre, sobre todo con los jóvenes por la sobreexigencia que implica la vida cotidiana", manifestó el profesional. Tener un estrato determinado que a veces no se puede alcanzar con un trabajo común o las exigencias que ofrecen las mismas empresas gubernamentales o no, para el rendimiento de los sujetos son otros de los factores que alteran el orden de tranquilidad mental necesaria para tener una buena vida.

 


"Todo eso va rompiendo un poco el equilibrio emocional de la persona”, señaló el licenciado.

 


Jaimez apuntó que en los consultorios puntanos, las visitas por ansiedad o estrés suelen acrecentarse cuando termina el año. “Hemos observado que sobre todo en esta época hay un incremento de casos y es bastante marcado. Creemos que tiene mucho que ver con la planificación de vacaciones o la imposibilidad de poder hacerlo. En general, el grupo etario es el que se encuentra en estado laboral. O porque tiene el trabajo, porque no, o no está bien remunerado. Es el grupo más atacado. En las personas de la tercera edad, las características son más de una índole relacionada con la presión”, sostuvo.

 



Causa y acción

 


Una de las características principales de los TAG es el sentir preocupación y ansias la mayor parte del tiempo y durante un lapso que puede perdurar durante seis meses o más. La falta de sueño o exceso, la fatiga, el mal humor y dificultad para concentrarse son otros de los síntomas.

 


El presidente del Colegio de Psicólogos recomendó descansar bien para hacerle frente a este mal moderno. "Lo mejor es dormir entre siete y nueve horas, ni más ni menos. Recrearse y tratar de centrar el pensamiento en el momento presente y no trasladarse tanto ni al pasado y ni al futuro. Ser más realista, todas estas cosas van a ayudar”.

 


La actividad física con continuidad y mantener un contacto activo con los seres queridos o generar nuevos lazos afectivos son también un método seguro.

 


Si esto no es suficiente, una herramienta alternativa es la psicoterapia. Crespi resaltó que la aplicación de “diferentes técnicas, como la cognitiva conductual, son las más eficientes para resolver este tipo de conflictos”. Además dijo que la eficiencia del tratamiento, depende “en un noventa por ciento de la predisposición del paciente y que haya una buena relación con el psicólogo".

 

Comentá vos tambien...