eldiariodelarepublica.com
Nuevo impulso a los controles comerciales

Escuchá acá la 90.9
X

Nuevo impulso a los controles comerciales

Nicolás Razzetti

Los sectores público y privado acordaron la puesta en marcha de los controladores fiscales para el monitoreo de la faena, lo que eliminaría la comercialización en negro. En octubre harán una prueba piloto. Mientras tanto, la industria pide cambios en Ingresos Brutos.

Los representantes de la cadena cárnica se reunieron la semana que pasó con funcionarios del Ministerio de Agroindustria, quienes les comunicaron la puesta en marcha en poco tiempo más del sistema de control comercial mediante cajas negras y cámaras de seguridad en todos los frigoríficos.

Del encuentro participaron Daniel Asseff, jefe de Gabinete de la cartera agropecuaria, y Marcelo Rossi, subsecretario de Control Comercial Agropecuario (Succa).

Allí se les comunicó a los empresarios que está definido el grupo de empresas que podría comenzar con la instalación de la tecnología necesaria, que recabará la información a diario y con un almacenamiento que llegará a los 60 días. Esos datos estarán a disposición en forma inmediata de la Succa, que podrá intervenir en caso de ser necesario ante irregularidades para controlar el normal funcionamiento del sistema y evitar la evasión.

Rossi dijo que se acordó con un puñado de empresas hacer en el próximo mes pruebas piloto en los frigoríficos Ecocarnes, Rioplatense y Mattievich, pero la idea es también sumar algunas plantas del interior. Rossi señaló que si bien no resulta conveniente hablar de costos porque cada empresa hará su presupuesto, a los frigoríficos se estima que la colocación de todo el sistema (cajas negras y cámaras) le costará alrededor de 10.000 dólares por planta.

Entre las empresas oferentes de la tecnología hay una importante firma japonesa, otra alemana y también firmas locales interesadas en el negocio.

Con respecto a esta iniciativa, Daniel Urcía, de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales (Fifra), dijo que “la intención es que el sistema esté implementado en todos los establecimientos faenadores en el arranque del año próximo. El sistema dará transparencia al comercio y certezas al productor respecto del resultado de la faena de su hacienda. Lo que nos preocupa es que tenga alcance a los cerca 450 frigoríficos que hay en el país, que sea para todos igual”.

En tal sentido, Urcía consideró que es necesaria la implementación “desde la periferia” y destacó que el Ministerio de Agroindustria les comunicó que se diseñará un mecanismo de ayuda para los que no logren soportar el costo de la instrumentación. “Si no alcanza a todas las plantas, se corre el riesgo de que haya una migración de los operadores informales a las plantas que cuenten con esa tecnología, lo que además implicaría convalidar la competencia desleal con el resto”, agregó el dirigente.

Miguel Schiaritti, de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra), entidad que representa a las empresas ubicadas mayormente en el conurbano bonaerense, coincidió con esa postura: “Hay que instalar la tecnología en todos los frigoríficos, si no podría suceder que haya traslado de faena a los que no cumplan con esa exigencia”.

El referente industrial dijo que “habrá controladores en los palcos de faena y además 3 ó 4 cámaras que van a monitorear toda la operatoria y fotografiar las reses  y las etiquetas que se les coloquen para que haya alteración de los rótulos. De esa manera el productor va a poder ver qué pasa con su hacienda”.

 

Piden cambios en Ingresos Brutos

La industria frigorífica reclama que se reduzca y unifique la alícuota del impuesto a los Ingresos Brutos. En pocos días más la agencia recaudadora de la provincia de Buenos Aires (Arba) pondrá en vigencia en su territorio un nuevo sistema de pagos anticipados de la retención de Ingresos Brutos, que fue propuesta hace 40 días por los privados y acompañada por el pedido de reducción de las alícuotas.

Schiaritti dijo que en Buenos Aires, dependiendo de la calificación fiscal de cada carnicero, la alícuota va del 3% al 8%. “En Arba están operando en contra del sistema implementado por Nación y Afip. Hay por lo menos que posponer la aplicación de la resolución Nº 25 porque es de imposible cumplimiento y convoca a la evasión. Con ese esquema se castiga al que trabaja más y mejor y beneficia al que opera en la informalidad”.

En la misma dirección se expresó Urcía, quien señaló que la postura unificada de la industria es lograr una alícuota del 0,5% en al menos toda la región central del país, lo que incluye al comercio en la Ciudad de Buenos Aires. “La experiencia indica que cuando se bajó la presión se recaudó más, y teniendo en cuenta que tenemos el compromiso de toda la cadena para incluso acercarle al Estado la información de los contribuyentes con los que se opera, se podría aplicar esa reducción”, especuló.

 

Reparten la Cuota Hilton del período 2017/18

El Gobierno publicó la resolución que adjudica el cupo de 29.500 toneladas de cortes de alto valor. Es el negocio más jugoso de la industria de la carne, que en los últimos años no cumplió hasta el límite permitido por restricciones políticas y por falta de novillos pesados. Un reducido grupo de frigoríficos se queda  habitualmente con la mayor parte del cupo, por lo que el negocio dista de estar abierto a todo el mundo.

El Ministerio de Agroindustria publicó en el boletín oficial la resolución Nº271-E, mediante la cual distribuyó el cupo de cortes de alta calidad entre frigoríficos y grupos de productores exportadores.

La Hilton fue históricamente el negocio más jugoso para la cadena de la carne en Argentina, pero en los últimos 9 años no se cumplió en parte por las restricciones que impuso el gobierno nacional durante la gestión kirchnerista y en parte porque como consecuencia de esas políticas, el stock de novillos cayó más de 50%. En 2005 había 6 millones y el año pasado se contaban menos de 3 millones de la categoría que es indispensable para cumplir con la Hilton.

En rigor el Gobierno no repartió el total de las 29.500 toneladas, sino un volumen de 26.679,15 ya que el Estado se reservó el derecho de redistribuir la diferencia entre los operadores que al 1º de octubre hubieran exportado el 70% de lo adjudicado. Vale recordar que el ciclo Hilton va del 1º de julio de un año al 30 de junio del siguiente.

Además, quienes el 1º de febrero de 2018 no hubieran exportado el 60% del cupo perderán la diferencia con lo asignado.

Entre los considerandos, se especificó que las adjudicaciones que se realicen a favor de empresas que figuren como deudoras del fisco serán consideradas como provisorias hasta tanto regularicen su situación. Si no lo hacen en tiempo y forma, “todo derecho sobre los cupos que le pudieran corresponder o saldo no exportado será redistribuido entre las restantes empresas adjudicatarias”.

Además el comunicado destaca que el Gobierno accedió al pedido de algunas empresas para que se les considere el total exportado en el último mes del ciclo pasado, es decir en junio de este año,  para que se les otorgue un cupo adicional.

Del análisis del reparto se desprende lo siguiente:

* 23.371,25 toneladas fueron adjudicadas a la categoría industrias. Hay 10 de ellas que recibieron más de 800 toneladas cada una y que se quedaron con la mitad de las 26 mil toneladas repartidas.

* Quickfood fue el que más recibió con 3.100 toneladas; Importadora y Exportadora de la Patagonia (La Anónima) contará con un cupo de 2.313,73; JBS Argentina otras 2.001,95; Friar (Vicentín) 2.030,59; Gorina 1.745,82 y Arre Beef 1.710,47 toneladas.

* Los 31 frigoríficos adjudicatarios (entre plantas nuevas y viejas) se quedaron con el 91% de las 26.679,15 toneladas repartidas, el resto correspondió a proyectos conjuntos entre productores y exportadores.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Nuevo impulso a los controles comerciales

Los sectores público y privado acordaron la puesta en marcha de los controladores fiscales para el monitoreo de la faena, lo que eliminaría la comercialización en negro. En octubre harán una prueba piloto. Mientras tanto, la industria pide cambios en Ingresos Brutos.

Los representantes de la cadena cárnica se reunieron la semana que pasó con funcionarios del Ministerio de Agroindustria, quienes les comunicaron la puesta en marcha en poco tiempo más del sistema de control comercial mediante cajas negras y cámaras de seguridad en todos los frigoríficos.

Del encuentro participaron Daniel Asseff, jefe de Gabinete de la cartera agropecuaria, y Marcelo Rossi, subsecretario de Control Comercial Agropecuario (Succa).

Allí se les comunicó a los empresarios que está definido el grupo de empresas que podría comenzar con la instalación de la tecnología necesaria, que recabará la información a diario y con un almacenamiento que llegará a los 60 días. Esos datos estarán a disposición en forma inmediata de la Succa, que podrá intervenir en caso de ser necesario ante irregularidades para controlar el normal funcionamiento del sistema y evitar la evasión.

Rossi dijo que se acordó con un puñado de empresas hacer en el próximo mes pruebas piloto en los frigoríficos Ecocarnes, Rioplatense y Mattievich, pero la idea es también sumar algunas plantas del interior. Rossi señaló que si bien no resulta conveniente hablar de costos porque cada empresa hará su presupuesto, a los frigoríficos se estima que la colocación de todo el sistema (cajas negras y cámaras) le costará alrededor de 10.000 dólares por planta.

Entre las empresas oferentes de la tecnología hay una importante firma japonesa, otra alemana y también firmas locales interesadas en el negocio.

Con respecto a esta iniciativa, Daniel Urcía, de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales (Fifra), dijo que “la intención es que el sistema esté implementado en todos los establecimientos faenadores en el arranque del año próximo. El sistema dará transparencia al comercio y certezas al productor respecto del resultado de la faena de su hacienda. Lo que nos preocupa es que tenga alcance a los cerca 450 frigoríficos que hay en el país, que sea para todos igual”.

En tal sentido, Urcía consideró que es necesaria la implementación “desde la periferia” y destacó que el Ministerio de Agroindustria les comunicó que se diseñará un mecanismo de ayuda para los que no logren soportar el costo de la instrumentación. “Si no alcanza a todas las plantas, se corre el riesgo de que haya una migración de los operadores informales a las plantas que cuenten con esa tecnología, lo que además implicaría convalidar la competencia desleal con el resto”, agregó el dirigente.

Miguel Schiaritti, de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra), entidad que representa a las empresas ubicadas mayormente en el conurbano bonaerense, coincidió con esa postura: “Hay que instalar la tecnología en todos los frigoríficos, si no podría suceder que haya traslado de faena a los que no cumplan con esa exigencia”.

El referente industrial dijo que “habrá controladores en los palcos de faena y además 3 ó 4 cámaras que van a monitorear toda la operatoria y fotografiar las reses  y las etiquetas que se les coloquen para que haya alteración de los rótulos. De esa manera el productor va a poder ver qué pasa con su hacienda”.

 

Piden cambios en Ingresos Brutos

La industria frigorífica reclama que se reduzca y unifique la alícuota del impuesto a los Ingresos Brutos. En pocos días más la agencia recaudadora de la provincia de Buenos Aires (Arba) pondrá en vigencia en su territorio un nuevo sistema de pagos anticipados de la retención de Ingresos Brutos, que fue propuesta hace 40 días por los privados y acompañada por el pedido de reducción de las alícuotas.

Schiaritti dijo que en Buenos Aires, dependiendo de la calificación fiscal de cada carnicero, la alícuota va del 3% al 8%. “En Arba están operando en contra del sistema implementado por Nación y Afip. Hay por lo menos que posponer la aplicación de la resolución Nº 25 porque es de imposible cumplimiento y convoca a la evasión. Con ese esquema se castiga al que trabaja más y mejor y beneficia al que opera en la informalidad”.

En la misma dirección se expresó Urcía, quien señaló que la postura unificada de la industria es lograr una alícuota del 0,5% en al menos toda la región central del país, lo que incluye al comercio en la Ciudad de Buenos Aires. “La experiencia indica que cuando se bajó la presión se recaudó más, y teniendo en cuenta que tenemos el compromiso de toda la cadena para incluso acercarle al Estado la información de los contribuyentes con los que se opera, se podría aplicar esa reducción”, especuló.

 

Reparten la Cuota Hilton del período 2017/18

El Gobierno publicó la resolución que adjudica el cupo de 29.500 toneladas de cortes de alto valor. Es el negocio más jugoso de la industria de la carne, que en los últimos años no cumplió hasta el límite permitido por restricciones políticas y por falta de novillos pesados. Un reducido grupo de frigoríficos se queda  habitualmente con la mayor parte del cupo, por lo que el negocio dista de estar abierto a todo el mundo.

El Ministerio de Agroindustria publicó en el boletín oficial la resolución Nº271-E, mediante la cual distribuyó el cupo de cortes de alta calidad entre frigoríficos y grupos de productores exportadores.

La Hilton fue históricamente el negocio más jugoso para la cadena de la carne en Argentina, pero en los últimos 9 años no se cumplió en parte por las restricciones que impuso el gobierno nacional durante la gestión kirchnerista y en parte porque como consecuencia de esas políticas, el stock de novillos cayó más de 50%. En 2005 había 6 millones y el año pasado se contaban menos de 3 millones de la categoría que es indispensable para cumplir con la Hilton.

En rigor el Gobierno no repartió el total de las 29.500 toneladas, sino un volumen de 26.679,15 ya que el Estado se reservó el derecho de redistribuir la diferencia entre los operadores que al 1º de octubre hubieran exportado el 70% de lo adjudicado. Vale recordar que el ciclo Hilton va del 1º de julio de un año al 30 de junio del siguiente.

Además, quienes el 1º de febrero de 2018 no hubieran exportado el 60% del cupo perderán la diferencia con lo asignado.

Entre los considerandos, se especificó que las adjudicaciones que se realicen a favor de empresas que figuren como deudoras del fisco serán consideradas como provisorias hasta tanto regularicen su situación. Si no lo hacen en tiempo y forma, “todo derecho sobre los cupos que le pudieran corresponder o saldo no exportado será redistribuido entre las restantes empresas adjudicatarias”.

Además el comunicado destaca que el Gobierno accedió al pedido de algunas empresas para que se les considere el total exportado en el último mes del ciclo pasado, es decir en junio de este año,  para que se les otorgue un cupo adicional.

Del análisis del reparto se desprende lo siguiente:

* 23.371,25 toneladas fueron adjudicadas a la categoría industrias. Hay 10 de ellas que recibieron más de 800 toneladas cada una y que se quedaron con la mitad de las 26 mil toneladas repartidas.

* Quickfood fue el que más recibió con 3.100 toneladas; Importadora y Exportadora de la Patagonia (La Anónima) contará con un cupo de 2.313,73; JBS Argentina otras 2.001,95; Friar (Vicentín) 2.030,59; Gorina 1.745,82 y Arre Beef 1.710,47 toneladas.

* Los 31 frigoríficos adjudicatarios (entre plantas nuevas y viejas) se quedaron con el 91% de las 26.679,15 toneladas repartidas, el resto correspondió a proyectos conjuntos entre productores y exportadores.

Logín