26°SAN LUIS - Lunes 03 de Octubre de 2022

26°SAN LUIS - Lunes 03 de Octubre de 2022

EN VIVO

“Cuando murió mi hijo sentí que no había contención”

La Fundación “Madres del Dolor”, ayuda a  mamás que padecieron la muerte de un hijo. "Comprendemos a las que sufren", aseguran.  

Por redacción
| 02 de julio de 2017
Con fuerza. Daniela y Graciela perdieron a sus hijos y encuentran alivio en ayudar a otras mamás. Foto: Alejandro Lorda.

La fundación “Madres del Dolor” está formada por más de 80 mujeres que perdieron a sus hijos, 25 de ellas trabajan de manera activa, se ocupan de acudir a quienes ellas consideran que necesitan su ayuda. “Nos enteramos de los casos porque hemos creado una red de contención entre nosotras. Si hay un asesinato, una violación, un accidente estamos ahí, no hay palabras; pero es necesario que alguien les explique cómo proceder cuando hay que decidir por un cajón o un abogado, o simplemente pedir las pertenencias de sus hijos muertos”, dijo Graciela Gonzalez, que perdió a su pequeño de 10 años hace ocho años, cuando lo  aplastó un poste que tiró abajo un camión.

 

“Es difícil diagnosticar una situación, uno no es especialista, pero en la experiencia, vamos forjando lazos, contenemos en primera instancia porque comprendemos lo que sufren. Después de dos años aprendés a convivir con el dolor, vas juntando los pedacitos. Nunca olvidas la muerte de un hijo. Esto nos acompañará hasta el día que cerremos definitivamente los ojos”, contó Graciela, junto a ella estaba Daniela Cabrera, mamá de Ángel Fabian Flores, un chico de 21 años que murió apuñalado.

 

Daniela afirmó que hay que atravesar el día a día para apenas comenzar a asomarse a la vida. “Al principio no sabés qué hacer, no lo podés creer. Te duele el cuerpo, el alma, las piernas, todo. No conocía a mamás que hubieran perdido un hijo, como me tocó a mí. Graciela se acercó le conté mi caso, ella ya lo sabía. Un abrazo, la empatía y el empuje de todas te saca adelante, aunque es muy difícil, a algunas les cuesta mucho más que a otras. Pero cuando tenés otros hijos y una familia que sostener, tenés que poner mucha fuerza de voluntad”, expresó y agregó que la experiencia es dura y traumática, pero con fe, solidaridad y amor, liberan dolor.

 

Graciela contó que en el 94 por ciento de los casos después de perder a un hijo se destruye la familia. “Esta comprobado estadísticamente. Los matrimonios que pierden hijos se separan, aunque tengan otros hijos. A los seis meses de la muerte de Agustín me separé, no entendía la manera en la que el papá sentía su dolor. Yo quería comerme el mundo. Él es mucho más tranquilo. Si yo no hubiera salido a pelear mi hijo, no hubiera tenido justicia: le dieron 2 años y 8 meses de cárcel, más la inhabilitación por cinco años”, contó.

 

Daniela agregó que en el momento de la pérdida “no sabés que tenés que contar con un abogado, una piensa que se hará cargo la Justicia. Pero no, nos ha pasado que la persona que mata, reincide. Entonces nos convertimos en mamás investigadoras especialistas, somos el motor de la Justicia, las que exigimos justicia. Porque además hay abogados que se aprovechan del dolor”.

 

Graciela dijo que muchas veces la gente le cuestiona por qué continúa rodeada de estas situaciones, ella afirmó que a esas personas les dice: “Cuando ayudamos a otra mamá, cuando la abrazamos y simplemente estamos a su lado, siento una alegría inmensa. Es un logro, una caricia en el alma. Daniela se puso este objetivo, yo se lo prometí a mi hijo. No nos podíamos quedar de brazos cruzados. Sentimos que de esta manera ellos están con nosotros, porque nuestros hijos se hacen notar en las pequeñas cosas”, concluyó con una sonrisa.

 

Comentá vos tambien...