eldiariodelarepublica.com
San Jerónimo: denuncian que menores manosearon a otros

Escuchá acá la 90.9
X

San Jerónimo: denuncian que menores manosearon a otros

Los supuestos abusadores tienen entre 9 y 12 años, y los damnificados, entre 6 y 7 años.

Ayer, la supervisora de escuelas del Ministerio de Educación, Beatriz Barroso, en una comunicación telefónica con El Diario de la República, contó que el padre de un alumno de la Escuela Nº 441 “Capitán de Fragata Don Pedro Eduardo Giachino”, de San Jerónimo, denunció que su hijo y otros dos chicos fueron abusados por otros cuatro alumnos más grandes.

La funcionaria indicó que el hombre dijo que los abusos se dieron en el baño de la escuela. Que los alumnos acusados son todos varones y tienen entre 9 y 12 años. “Denunció que se bajaban los pantalones frente a los de 6 y 7 años y que también les miraban las partes intimas a los más pequeños. Supuestamente hubo manoseos, no hubo violación”, detalló.

“El jueves me presenté en la escuela. Previamente me comuniqué con el docente que está a cargo de la dirección hasta que sea designado como director. Él ahora está como maestro y a cargo de la dirección, cumple doble función”, contó la supervisora.

Barroso dijo que cuando fue a la escuela tomó conocimiento de las denuncias de los padres e hizo actas de lo que cada uno expresaba. Ahora, esa información llegó al Ministerio de Educación, donde el equipo de trabajo va a analizar el caso y va a tomar decisiones, además de determinar qué otras medidas adoptan.

“Durante el encuentro, un papá habló de la denuncia de su hijo y él mencionó dos casos más de abusos. Pero los papás de esos menores no se presentaron a hablar conmigo. Por lo que supe, uno había viajado a presentar la denuncia al juzgado de Familias y Menores”, dijo la supervisora.

 

Ya interviene la Justicia

Agregó que tiene conocimiento de que las denuncias se han judicializado. Dijo que la Justicia ha emitido restricciones para los niños. “Es una situación difícil porque la escuela es la única en San Jerónimo. Por eso las restricciones son difíciles de cumplir, ya que al ser una localidad tan pequeña hay casos en que los niños viven uno frente al otro”, agregó.

“Algunos padres decidieron, por las órdenes de restricción, no mandarlos a clases. Entonces vamos a hacer una propuesta desde el ministerio que después la vamos a conversar con los tutores de los niños involucrados, para llegar a un acuerdo”, señaló.

Destacó que en el ministerio no quieren vulnerar el derecho de los niños a recibir educación. Por ese motivo aplicarán estrategias en conjunto con la institución para resolver la asistencia a clase de los niños hasta que la Justicia resuelva sobre los casos.

“Yo siempre voy a hablar de supuestos, para mí todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario. En caso de que los niños sean responsables de los actos que se les acusa la Justicia determinará cómo se va a resolver”, afirmó.

La funcionaria resaltó que los docentes y todo el personal que trabaja en la institución no tenían conocimiento de los casos ni de ningún otro de este tipo. “Si bien los papás aducen otras cosas, nunca ha trascendido nada”, dijo.

“Habrá que trabajar para ayudar a las familias, ya que los niños proceden de hogares muy vulnerables, de escaso nivel cultural y económico”, aseguró. Dijo que habría que indagar de dónde provienen esos niños supuestamente abusadores.

Adelantó que personal del ministerio se reunirá con los docentes de la escuela para interiorizarse sobre los alumnos y trabajar en conjunto para ayudarlos. “A veces provienen de familias donde viven hacinados, donde el alcohol es predominante durante los fines de semana, donde tal vez viven situaciones de violencia y, ¿por qué no de abusos?”, se preguntó.

Fue cautelosa y no quiso emitir opiniones frente a los casos que han trascendido ahora. “Hay que conocer todo el contexto para poder juzgar sin equivocarse y causar daño. Debemos ser cuidadosos y esperar que  determine la Justicia, tenemos que procurar no haber causado daños tanto en unos niños como en los otros”, concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

San Jerónimo: denuncian que menores manosearon a otros

Los supuestos abusadores tienen entre 9 y 12 años, y los damnificados, entre 6 y 7 años.

Lugar de encuentro. La "Pedro Giachino" es la única escuela que hay en la localidad. Foto: El Diario

Ayer, la supervisora de escuelas del Ministerio de Educación, Beatriz Barroso, en una comunicación telefónica con El Diario de la República, contó que el padre de un alumno de la Escuela Nº 441 “Capitán de Fragata Don Pedro Eduardo Giachino”, de San Jerónimo, denunció que su hijo y otros dos chicos fueron abusados por otros cuatro alumnos más grandes.

La funcionaria indicó que el hombre dijo que los abusos se dieron en el baño de la escuela. Que los alumnos acusados son todos varones y tienen entre 9 y 12 años. “Denunció que se bajaban los pantalones frente a los de 6 y 7 años y que también les miraban las partes intimas a los más pequeños. Supuestamente hubo manoseos, no hubo violación”, detalló.

“El jueves me presenté en la escuela. Previamente me comuniqué con el docente que está a cargo de la dirección hasta que sea designado como director. Él ahora está como maestro y a cargo de la dirección, cumple doble función”, contó la supervisora.

Barroso dijo que cuando fue a la escuela tomó conocimiento de las denuncias de los padres e hizo actas de lo que cada uno expresaba. Ahora, esa información llegó al Ministerio de Educación, donde el equipo de trabajo va a analizar el caso y va a tomar decisiones, además de determinar qué otras medidas adoptan.

“Durante el encuentro, un papá habló de la denuncia de su hijo y él mencionó dos casos más de abusos. Pero los papás de esos menores no se presentaron a hablar conmigo. Por lo que supe, uno había viajado a presentar la denuncia al juzgado de Familias y Menores”, dijo la supervisora.

 

Ya interviene la Justicia

Agregó que tiene conocimiento de que las denuncias se han judicializado. Dijo que la Justicia ha emitido restricciones para los niños. “Es una situación difícil porque la escuela es la única en San Jerónimo. Por eso las restricciones son difíciles de cumplir, ya que al ser una localidad tan pequeña hay casos en que los niños viven uno frente al otro”, agregó.

“Algunos padres decidieron, por las órdenes de restricción, no mandarlos a clases. Entonces vamos a hacer una propuesta desde el ministerio que después la vamos a conversar con los tutores de los niños involucrados, para llegar a un acuerdo”, señaló.

Destacó que en el ministerio no quieren vulnerar el derecho de los niños a recibir educación. Por ese motivo aplicarán estrategias en conjunto con la institución para resolver la asistencia a clase de los niños hasta que la Justicia resuelva sobre los casos.

“Yo siempre voy a hablar de supuestos, para mí todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario. En caso de que los niños sean responsables de los actos que se les acusa la Justicia determinará cómo se va a resolver”, afirmó.

La funcionaria resaltó que los docentes y todo el personal que trabaja en la institución no tenían conocimiento de los casos ni de ningún otro de este tipo. “Si bien los papás aducen otras cosas, nunca ha trascendido nada”, dijo.

“Habrá que trabajar para ayudar a las familias, ya que los niños proceden de hogares muy vulnerables, de escaso nivel cultural y económico”, aseguró. Dijo que habría que indagar de dónde provienen esos niños supuestamente abusadores.

Adelantó que personal del ministerio se reunirá con los docentes de la escuela para interiorizarse sobre los alumnos y trabajar en conjunto para ayudarlos. “A veces provienen de familias donde viven hacinados, donde el alcohol es predominante durante los fines de semana, donde tal vez viven situaciones de violencia y, ¿por qué no de abusos?”, se preguntó.

Fue cautelosa y no quiso emitir opiniones frente a los casos que han trascendido ahora. “Hay que conocer todo el contexto para poder juzgar sin equivocarse y causar daño. Debemos ser cuidadosos y esperar que  determine la Justicia, tenemos que procurar no haber causado daños tanto en unos niños como en los otros”, concluyó.

Logín