eldiariodelarepublica.com
Desde 2015, el salario docente sólo mejoró en San Luis y Salta

Escuchá acá la 90.9
X

Desde 2015, el salario docente sólo mejoró en San Luis y Salta

Son las únicas provincias en las que aumentó el poder de compra en ese período. En el promedio nacional, el poder adquisitivo cayó más de 1.600 pesos

El sueldo de los docentes argentinos tienen menos poder de compra que hace dos años. Parece una preogrullada; en caso de serlo, tal certeza está apoyada en cifras oficiales. Según un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), el salario real actual, descontada la inflación, está en promedio 1.600 pesos por debajo que el de 2015.

De todas formas el mal no es común a todas las provincias argentinas, aunque sí es casi general. Sólo dos distritos, San Luis y Salta, lograron mejorar el salario de sus docentes desde fines de 2015. 

En Salta, el salario deflactado (valor real, sin la incidencia inflacionaria) de un maestro con diez años de antigüedad es 270 pesos más alto que hace dos años. En San Luis, la mejora en el poder adquisitivo fue cuatro veces mayor:  1.462 pesos. En el resto de los distritos, los sueldos disminuyeron: hoy tienen menor poder adquisitivo que a principios del gobierno de Mauricio Macri.

En la provincia de Buenos Aires, el salario real promedio de un docente de nivel primario con diez años de antigüedad es hoy 471 pesos más bajo que en 2015. En la Ciudad de Buenos Aires, la pérdida fue aun mayor: 1.550 pesos.

En las provincias de la Patagonia, el poder adquisitivo disminuyó mucho más. El salario real en Santa Cruz bajó 7.100 pesos y en Tierra del Fuego la pérdida de poder adquisitivo fue de 7.337 pesos.

El Cippec relevó los salarios de los docentes provincia por provincia desde 2003 hasta setiembre de 2017, el último dato disponible oficialmente. Y aclaró que la activación de alguna cláusula gatillo después de esa fecha "pudo haber ayudado a matizar la pérdida de poder adquisitivo de los últimos dos años". Para deflactar los haberes docentes, la organización tomó índices de precios al consumidor alternativos, hasta la normalización de las publicaciones oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Un mensaje peligroso
Entre 2003 y 2017, el salario docente ganó 72% de poder adquisitivo en promedio en todo el país. Donde más se recuperó fue en Salta (135%), Río Negro (112%), la provincia de Buenos Aires (109%), Chaco (106%), (Santa Fe (102%) y Entre Ríos (101%), según los datos recolectados por Cippec.

En la otra punta, el haber promedio cayó 3% en términos reales en Santiago del Estero. En Catamarca creció 38% y en La Rioja, 49%. La comparación comienza con la recuperación económica posterior a la crisis de 2001 y 2002, que derrumbó el poder adquisitivo luego de la abrupta salida de la convertibilidad.

Pero después de 2011, la recuperación del salario docente se frenó. Entre ese año y 2015 sólo superó a la inflación por un 5%. Ya entre 2015 y 2016 perdió cinco puntos y en el último año, otros cuatro puntos en términos reales.
 

Axel Rivas, investigador principal del programa de Educación del Cippec y coautor del trabajo "¿Qué cambió en el financiamiento educativo en Argentina?", asegura que el salario docente es mejor que el de la década del noventa. "Si uno toma un año promedio de los noventa, 1997, y lo compara con 2007, hay una mejora del 45% en términos reales. El salario docente se recuperó después de muchísimo tiempo de depreciación. Pero a partir de ahí se frena. La economía ya no creció en la misma dimensión", afirmó.

"En los últimos dos años tenemos una caída del salario real, que nos muestra la clara prioridad por la cuestión fiscal del Gobierno. Teniendo en cuenta que el salario docente es provincial, en general hay una pauta de disminución del gasto público, de buscar equilibrar las cuentas", opinó Rivas.

El especialista advirtió sobre las consecuencias de bajar el salario real docente en tiempos de expansión económica. 

"Es peligroso, sobre todo cuando la economía crece. En años de crisis, es más común que se pierda poder adquisitivo. Pero en años de crecimiento, aunque sea leve, uno esperaría que el salario se mantenga y hasta mejore. Sobre todo con los docentes, que son un activo muy importante para la sociedad. El mensaje es muy peligroso: no vale la pena ser docente. Es muy peyorativo”, reflexionó.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Desde 2015, el salario docente sólo mejoró en San Luis y Salta

Son las únicas provincias en las que aumentó el poder de compra en ese período. En el promedio nacional, el poder adquisitivo cayó más de 1.600 pesos

El sueldo de los docentes argentinos tienen menos poder de compra que hace dos años. Parece una preogrullada; en caso de serlo, tal certeza está apoyada en cifras oficiales. Según un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), el salario real actual, descontada la inflación, está en promedio 1.600 pesos por debajo que el de 2015.

De todas formas el mal no es común a todas las provincias argentinas, aunque sí es casi general. Sólo dos distritos, San Luis y Salta, lograron mejorar el salario de sus docentes desde fines de 2015. 

En Salta, el salario deflactado (valor real, sin la incidencia inflacionaria) de un maestro con diez años de antigüedad es 270 pesos más alto que hace dos años. En San Luis, la mejora en el poder adquisitivo fue cuatro veces mayor:  1.462 pesos. En el resto de los distritos, los sueldos disminuyeron: hoy tienen menor poder adquisitivo que a principios del gobierno de Mauricio Macri.

En la provincia de Buenos Aires, el salario real promedio de un docente de nivel primario con diez años de antigüedad es hoy 471 pesos más bajo que en 2015. En la Ciudad de Buenos Aires, la pérdida fue aun mayor: 1.550 pesos.

En las provincias de la Patagonia, el poder adquisitivo disminuyó mucho más. El salario real en Santa Cruz bajó 7.100 pesos y en Tierra del Fuego la pérdida de poder adquisitivo fue de 7.337 pesos.

El Cippec relevó los salarios de los docentes provincia por provincia desde 2003 hasta setiembre de 2017, el último dato disponible oficialmente. Y aclaró que la activación de alguna cláusula gatillo después de esa fecha "pudo haber ayudado a matizar la pérdida de poder adquisitivo de los últimos dos años". Para deflactar los haberes docentes, la organización tomó índices de precios al consumidor alternativos, hasta la normalización de las publicaciones oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Un mensaje peligroso
Entre 2003 y 2017, el salario docente ganó 72% de poder adquisitivo en promedio en todo el país. Donde más se recuperó fue en Salta (135%), Río Negro (112%), la provincia de Buenos Aires (109%), Chaco (106%), (Santa Fe (102%) y Entre Ríos (101%), según los datos recolectados por Cippec.

En la otra punta, el haber promedio cayó 3% en términos reales en Santiago del Estero. En Catamarca creció 38% y en La Rioja, 49%. La comparación comienza con la recuperación económica posterior a la crisis de 2001 y 2002, que derrumbó el poder adquisitivo luego de la abrupta salida de la convertibilidad.

Pero después de 2011, la recuperación del salario docente se frenó. Entre ese año y 2015 sólo superó a la inflación por un 5%. Ya entre 2015 y 2016 perdió cinco puntos y en el último año, otros cuatro puntos en términos reales.
 

Axel Rivas, investigador principal del programa de Educación del Cippec y coautor del trabajo "¿Qué cambió en el financiamiento educativo en Argentina?", asegura que el salario docente es mejor que el de la década del noventa. "Si uno toma un año promedio de los noventa, 1997, y lo compara con 2007, hay una mejora del 45% en términos reales. El salario docente se recuperó después de muchísimo tiempo de depreciación. Pero a partir de ahí se frena. La economía ya no creció en la misma dimensión", afirmó.

"En los últimos dos años tenemos una caída del salario real, que nos muestra la clara prioridad por la cuestión fiscal del Gobierno. Teniendo en cuenta que el salario docente es provincial, en general hay una pauta de disminución del gasto público, de buscar equilibrar las cuentas", opinó Rivas.

El especialista advirtió sobre las consecuencias de bajar el salario real docente en tiempos de expansión económica. 

"Es peligroso, sobre todo cuando la economía crece. En años de crisis, es más común que se pierda poder adquisitivo. Pero en años de crecimiento, aunque sea leve, uno esperaría que el salario se mantenga y hasta mejore. Sobre todo con los docentes, que son un activo muy importante para la sociedad. El mensaje es muy peligroso: no vale la pena ser docente. Es muy peyorativo”, reflexionó.
 

Logín