eldiariodelarepublica.com
"Las Lobitas" están

Escuchanos EN VIVO!
X

"Las Lobitas" están

Daniel Valdés

Gepu puso primera y apuesta firme a las categorías formativas. Un grupo de 45 nenas ya trabajan bajo las órdenes de un cuerpo técnico encabezado por María Luján Morales. La primera cita será este sábado en un encuentro provincial que organiza el "Lobo" puntano.

El hockey provincial no para de crecer. Gepu no quiere quedarse atrás y apuesta firme a las categorías formativas. Un total de 45 nenas entrenan en el club. El cuerpo técnico de "Las Lobitas" lo integran: María Luján Morales (coordinadora de formativas), Carla Prado, Daiana Medero y Fernando Moschella (entrenadores). Mauro Colla es el coordinador general.

El "aurinegro" no quiere perder tiempo y pone todas las fichas a la sangre nueva. El provincial este fin de semana hará jugar su segunda fecha, es por eso que Gepu, para mañana (sábado), organiza un encuentro para las divisionales que van de la octava a la undécima. Se jugará de 10 a 14.

La idea es hacer fuerte las formativas, que es el semillero que va a nutrir a las categorías competitivas. Jugadoras de 4 a 12 años le dan color y calor a los entrenamientos que son martes, miércoles y viernes de 18 a 19:20.

La competencia de mañana en Gepu tendrá además del equipo local a Juventud, Estudiantes, Siciliano, Chancay, La Torre, Rodeo, Algarrobo de La Punta, Cruz Azul y San José.

La cancha del "Lobo" sirve de escenario para que las nenas muestren su talento. Hay mucha expectativa y emoción por este nuevo proceso. No solamente las jugadoras están entusiasmadas, sino también los papás, que acompañan a sus hijas en un deporte que cada día gana más adeptos en San Luis.

Los buenos resultados de las selecciones juveniles de San Luis son una inyección de ánimo para que cada día sean más las chicas que se acercan al hockey. Gepu está trabajando muy bien. No tiene la mirada puesta en los resultados deportivos, sino que apunta a las "benjaminas", a esas chicas que están dando sus primeros pasos en esta actividad.

"Apostar al semillero es un gran acierto. Estas nenas son las que van a nutrir al club para las categorías competitivas", dijo María Luján Morales.

En la cancha las nenas entran en calor. Y afuera una veintena de autos se ubican lo más cerca posible para ver la práctica. El entusiasmo de los padres es muy bueno, porque eso contagia a sus hijas para que sean felices haciendo deporte.

Los encuentros sirven de camaradería. Las nenas juegan, se ríen, disfrutan, hacen amigas, aprenden y cuenta esta experiencia en la casa y el colegio. Toda esta sucesión de buenas noticias es la que atrae a que más jugadoras se animen al desafío.

Algunas están aprendiendo, otras están más adelantadas. Están aquellas que fueron a su primera práctica y entran más tímidamente a la cancha, hasta que ven a alguna amiguita, dejan la vergüenza de lado y se prenden en un partido informal, que tiene a los entrenadores como árbitros.

En la platea preferencial se ve a los papis, que mientras toman unos mates, se desconectan de la rutina diaria y aprovechan para acompañar a sus hijas. Un combo perfecto para pasar un día en familia. No importa el calor, no interesa el frío, lo primordial es estar todos juntos. La sonrisa a flor de piel, es el común denominador de la tarde.

Las nenas esperan la hora para ir a entrenar. Hacen magia para dividir el tiempo entre las obligaciones del colegio y las prácticas, pero se las ingenian. Cuando hay pasión, hay soluciones.

En esa hora y media disfrutan a full. Todas llegan quince minutos antes, no sólo para la entrada en calor si no también para aprovechar a full el tiempo de estar con las compañeras de equipo. A las 18 en punto, los profe separan los grupos y comienza el trabajo de entrada en calor y más tarde es el turno de los conceptos del juego, que las nenas, a pesar de su corta edad, lo asimilan muy fácil.

Se ve a Prado, Medero y Moschella ordenar el trabajo de todas las divisiones, bajo la atenta mirada de la coordinadora Luján Morales.

Es una hora y media a puro disfrute. Cuando el reloj marca las 19:20, los profe le ponen punto final a la práctica. Las nenas, quieren seguir jugando. Hay días que se puede y se estira un poco más, pero en otros, cuando los deberes apuran, se corta a hora, para que el deporte le deje lugar a las obligaciones escolares.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

"Las Lobitas" están

Gepu puso primera y apuesta firme a las categorías formativas. Un grupo de 45 nenas ya trabajan bajo las órdenes de un cuerpo técnico encabezado por María Luján Morales. La primera cita será este sábado en un encuentro provincial que organiza el "Lobo" puntano.

Jugadoras y cuerpo técnico de las divisiones menores del "aurinegro" este sábado participarán de un encuentro provincial. Fotos: Leandro Cruciani.

El hockey provincial no para de crecer. Gepu no quiere quedarse atrás y apuesta firme a las categorías formativas. Un total de 45 nenas entrenan en el club. El cuerpo técnico de "Las Lobitas" lo integran: María Luján Morales (coordinadora de formativas), Carla Prado, Daiana Medero y Fernando Moschella (entrenadores). Mauro Colla es el coordinador general.

El "aurinegro" no quiere perder tiempo y pone todas las fichas a la sangre nueva. El provincial este fin de semana hará jugar su segunda fecha, es por eso que Gepu, para mañana (sábado), organiza un encuentro para las divisionales que van de la octava a la undécima. Se jugará de 10 a 14.

La idea es hacer fuerte las formativas, que es el semillero que va a nutrir a las categorías competitivas. Jugadoras de 4 a 12 años le dan color y calor a los entrenamientos que son martes, miércoles y viernes de 18 a 19:20.

La competencia de mañana en Gepu tendrá además del equipo local a Juventud, Estudiantes, Siciliano, Chancay, La Torre, Rodeo, Algarrobo de La Punta, Cruz Azul y San José.

La cancha del "Lobo" sirve de escenario para que las nenas muestren su talento. Hay mucha expectativa y emoción por este nuevo proceso. No solamente las jugadoras están entusiasmadas, sino también los papás, que acompañan a sus hijas en un deporte que cada día gana más adeptos en San Luis.

Los buenos resultados de las selecciones juveniles de San Luis son una inyección de ánimo para que cada día sean más las chicas que se acercan al hockey. Gepu está trabajando muy bien. No tiene la mirada puesta en los resultados deportivos, sino que apunta a las "benjaminas", a esas chicas que están dando sus primeros pasos en esta actividad.

"Apostar al semillero es un gran acierto. Estas nenas son las que van a nutrir al club para las categorías competitivas", dijo María Luján Morales.

En la cancha las nenas entran en calor. Y afuera una veintena de autos se ubican lo más cerca posible para ver la práctica. El entusiasmo de los padres es muy bueno, porque eso contagia a sus hijas para que sean felices haciendo deporte.

Los encuentros sirven de camaradería. Las nenas juegan, se ríen, disfrutan, hacen amigas, aprenden y cuenta esta experiencia en la casa y el colegio. Toda esta sucesión de buenas noticias es la que atrae a que más jugadoras se animen al desafío.

Algunas están aprendiendo, otras están más adelantadas. Están aquellas que fueron a su primera práctica y entran más tímidamente a la cancha, hasta que ven a alguna amiguita, dejan la vergüenza de lado y se prenden en un partido informal, que tiene a los entrenadores como árbitros.

En la platea preferencial se ve a los papis, que mientras toman unos mates, se desconectan de la rutina diaria y aprovechan para acompañar a sus hijas. Un combo perfecto para pasar un día en familia. No importa el calor, no interesa el frío, lo primordial es estar todos juntos. La sonrisa a flor de piel, es el común denominador de la tarde.

Las nenas esperan la hora para ir a entrenar. Hacen magia para dividir el tiempo entre las obligaciones del colegio y las prácticas, pero se las ingenian. Cuando hay pasión, hay soluciones.

En esa hora y media disfrutan a full. Todas llegan quince minutos antes, no sólo para la entrada en calor si no también para aprovechar a full el tiempo de estar con las compañeras de equipo. A las 18 en punto, los profe separan los grupos y comienza el trabajo de entrada en calor y más tarde es el turno de los conceptos del juego, que las nenas, a pesar de su corta edad, lo asimilan muy fácil.

Se ve a Prado, Medero y Moschella ordenar el trabajo de todas las divisiones, bajo la atenta mirada de la coordinadora Luján Morales.

Es una hora y media a puro disfrute. Cuando el reloj marca las 19:20, los profe le ponen punto final a la práctica. Las nenas, quieren seguir jugando. Hay días que se puede y se estira un poco más, pero en otros, cuando los deberes apuran, se corta a hora, para que el deporte le deje lugar a las obligaciones escolares.

Logín