eldiariodelarepublica.com
Empezó como un juego y ahora quiere ser ingeniera en sistemas

Escuchá acá la 90.9
X

Empezó como un juego y ahora quiere ser ingeniera en sistemas

Bianca Calderoni Álvarez  tiene 16 años y sus metas definidas. Forma parte de programadores 3.0, quiere crear una aplicación para organizar la biblioteca de su escuela y para la parroquia que asiste.

Comenzó con juegos on line y descubrió que su pasión era el mundo de las computadoras y la programación. Bianca Calderoni Álvarez tiene 16 años y forma parte de Programadores 3.0,  una iniciativa impulsada por el Gobierno de la Provincia que permite conocer el lenguaje de las computadoras. Entre el colegio, su actividad parroquial y otras tareas, se hace  tiempo para aprender programación jugando y sueña en convertirse en ingeniera en sistemas.

En primer año del secundario despertó su curiosidad por la computación cuando diseñó sus primeras portadas de historias en la aplicación "Wattpad",  que permite mediante la creación de un usuario, subir y leer textos literarios creados por quienes se registran, luego dos años después inició con el sitio Minecraft, de juegos creativos y supervivencia. “Había chats en el sitio, yo los leía porque estaba lleno de programadores que hablaban en el lenguaje de las computadoras y eran hábiles en el sistema del juego. Ahí me empezó a interesar”, explicó Bianca.

Un día un amigo, que sabía lo que a ella le interesaba la computación, se enteró a través de la web de Programadores 3.0 y le avisó al instante. Si bien en un principio el programa fue pensado para mayores de 18, luego se implementó la propuesta Megaprogramadores que les permitió a los adolescentes, de 12 a 18 años, y a Bianca poder formar parte.

“Está toda la página planteada para que la veamos como algo divertido y del día a día, hay problemas que están orientados para demostrar que la programación sirve para absolutamente todo, incluso para cosas cotidianas” explicó y detalló: “Para mí es igual que un jueguito de la computadora, me entusiasma el pasar de nivel. Me lo propongo, juego, programo y listo. Es realmente divertido”.

Bianca combina sus hobbies con la programación, le encanta leer y asistir al grupo parroquial Juventud Femenina Schoenstatt, movimiento apostólico que venera y está enfocado en la imagen de la Virgen María.

“Dios fue el que me guió en el camino para que yo dijera 'esto es lo mío' y poder así ayudar a la gente, sobre todo por la digitalización que está tan presente en el mundo, es muy importante” expresó y agregó que desea crear una aplicación para su iglesia y otra que permita organizar los libros de la biblioteca de su colegio.

Quien más la ayuda y la motiva a seguir en esta carrera de convertirse en programadora es su mamá que se ha vuelto en su ejemplo a seguir junto a la Virgen María. “Mi mamá, por todo ese esfuerzo que hace día a día para sacar a la familia siempre a flote, el amor que tiene por mí y por mi hermano y toda su dedicación, y María porque es mi otra madre. Estoy muy orgullosa de buscar ser una pequeña María bondadosa”.

Dentro de las metas de Bianca está terminar el secundario e iniciar la carrera de Ingeniería en Sistemas.

“Pedí asesoramiento a los profesores y me empecé a preparar para poder entrar a una universidad, ya que estudiar ingeniería es bastante complicada pero gracias a esta gran oportunidad, que es Programadores 3.0, siento que puedo hacer lo que sea”.

Planea irse a Villa Mercedes o Córdoba, donde vive su hermano, para iniciar sus estudios universitarios, también desea empezar a trabajar para pode ahorrar, por si debe irse de la provincia, e incluso ya sabe lo que quiere hacer con sus estampillas cuando se egrese. “Con ese dinero me voy a comprar una computadora más potente de la que tengo para poder seguir aprendiendo”, finalizó la chica con una radiante sonrisa.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Empezó como un juego y ahora quiere ser ingeniera en sistemas

Bianca Calderoni Álvarez  tiene 16 años y sus metas definidas. Forma parte de programadores 3.0, quiere crear una aplicación para organizar la biblioteca de su escuela y para la parroquia que asiste.

Jugar. Inició con la aplicación “Wattpad”, diseñando portadas de novelas, siguió con “Minecraft”, juego de creatividad, y se apasionó. Foto: ANSL.

Comenzó con juegos on line y descubrió que su pasión era el mundo de las computadoras y la programación. Bianca Calderoni Álvarez tiene 16 años y forma parte de Programadores 3.0,  una iniciativa impulsada por el Gobierno de la Provincia que permite conocer el lenguaje de las computadoras. Entre el colegio, su actividad parroquial y otras tareas, se hace  tiempo para aprender programación jugando y sueña en convertirse en ingeniera en sistemas.

En primer año del secundario despertó su curiosidad por la computación cuando diseñó sus primeras portadas de historias en la aplicación "Wattpad",  que permite mediante la creación de un usuario, subir y leer textos literarios creados por quienes se registran, luego dos años después inició con el sitio Minecraft, de juegos creativos y supervivencia. “Había chats en el sitio, yo los leía porque estaba lleno de programadores que hablaban en el lenguaje de las computadoras y eran hábiles en el sistema del juego. Ahí me empezó a interesar”, explicó Bianca.

Un día un amigo, que sabía lo que a ella le interesaba la computación, se enteró a través de la web de Programadores 3.0 y le avisó al instante. Si bien en un principio el programa fue pensado para mayores de 18, luego se implementó la propuesta Megaprogramadores que les permitió a los adolescentes, de 12 a 18 años, y a Bianca poder formar parte.

“Está toda la página planteada para que la veamos como algo divertido y del día a día, hay problemas que están orientados para demostrar que la programación sirve para absolutamente todo, incluso para cosas cotidianas” explicó y detalló: “Para mí es igual que un jueguito de la computadora, me entusiasma el pasar de nivel. Me lo propongo, juego, programo y listo. Es realmente divertido”.

Bianca combina sus hobbies con la programación, le encanta leer y asistir al grupo parroquial Juventud Femenina Schoenstatt, movimiento apostólico que venera y está enfocado en la imagen de la Virgen María.

“Dios fue el que me guió en el camino para que yo dijera 'esto es lo mío' y poder así ayudar a la gente, sobre todo por la digitalización que está tan presente en el mundo, es muy importante” expresó y agregó que desea crear una aplicación para su iglesia y otra que permita organizar los libros de la biblioteca de su colegio.

Quien más la ayuda y la motiva a seguir en esta carrera de convertirse en programadora es su mamá que se ha vuelto en su ejemplo a seguir junto a la Virgen María. “Mi mamá, por todo ese esfuerzo que hace día a día para sacar a la familia siempre a flote, el amor que tiene por mí y por mi hermano y toda su dedicación, y María porque es mi otra madre. Estoy muy orgullosa de buscar ser una pequeña María bondadosa”.

Dentro de las metas de Bianca está terminar el secundario e iniciar la carrera de Ingeniería en Sistemas.

“Pedí asesoramiento a los profesores y me empecé a preparar para poder entrar a una universidad, ya que estudiar ingeniería es bastante complicada pero gracias a esta gran oportunidad, que es Programadores 3.0, siento que puedo hacer lo que sea”.

Planea irse a Villa Mercedes o Córdoba, donde vive su hermano, para iniciar sus estudios universitarios, también desea empezar a trabajar para pode ahorrar, por si debe irse de la provincia, e incluso ya sabe lo que quiere hacer con sus estampillas cuando se egrese. “Con ese dinero me voy a comprar una computadora más potente de la que tengo para poder seguir aprendiendo”, finalizó la chica con una radiante sonrisa.

Logín