7.5°SAN LUIS - Viernes 10 de Julio de 2020

7.5°SAN LUIS - Viernes 10 de Julio de 2020

EN VIVO

Detuvieron al presunto cómplice de un policía preso por robo

Tiene 26 años y lo acusan de haberse llevado el televisor de una vecina de calle Chaco el pasado 4 de julio. El ex auxiliar de policía Leandro Luciano Barboza fue encarcelado a mediados de ese mes por haberlo ayudado.

Por redacción
| 23 de agosto de 2018
Gómez. Anoche, tras caer detenido. Foto: Policía de San Luis.

Con la detención de hoy a la madrugada la Policía cree haber cerrado el círculo investigativo por el robo que sufrió una vecina de San Luis el pasado 4 de julio, cuando dos ladrones se llevaron su televisor Led LG tras romper la puerta de ingreso a su vivienda en calle Chaco. Tomás Eduardo Gómez fue apresado por efectivos de la División Investigaciones de la Unidad Regional I como sospechoso de ser quien sustrajo el aparato para luego subirlo al auto de Leandro Luciano Barboza, un ex auxiliar de Policía que fue expulsado de la Fuerza y encarcelado por el caso.

 

El jefe de la Dirección General de Investigaciones, comisario mayor Roberto Molina, informó que la detención de Gómez, que tiene 26 años, ocurrió unos minutos después de la medianoche en inmediaciones de calle Córdoba y Sarmiento, cerca de su domicilio.

 

La orden de detención fue  dictada por el juzgado Penal 1, que investiga el robo a Pamela Yanina Muñoz, y que ya había ordenado el procesamiento y prisión preventiva para Barboza, el primero en caer detenido luego de que los investigadores lo reconocieran por filmaciones de seguridad pública y de un comercio cercano a la casa de la víctima.

 

Según acusan esos registros, Barboza esperó dentro del comercio mientras un cómplice, que sería Gómez, sustrajo el televisor para luego meterlo en el baúl del Volkswagen Bora gris del ex policía, apresado el viernes 6 de julio tras una persecución.

 

Ante el juez, Barboza aseguró que la causa que los oficiales de Investigaciones presentaron en su contra fue una vendetta por haber estado en la cama con sus esposas o novias. Y, en evidencia por las cámaras de seguridad que lo mostraron en el lugar del hecho, al auxiliar no le quedó más opción que admitir que había hecho de fletero para el delincuente, al que identificó como Tomás Gómez.

 

Pero su insólita explicación cayó en saco roto y el juez, al momento de procesarlo, consideró que “la prueba resulta contundente en su contra y en su mayor parte está en su totalidad corroborada por captaciones fílmicas y prueba testimonial. Aun sin tener en cuenta ello, sus explicaciones resultan ser poco creíbles e incluso contienen inexactitudes”.

 

Comentá vos tambien...