eldiariodelarepublica.com
Un joven volvió a la cárcel por violar una orden de restricción

Escuchá acá la 90.9
X

Un joven volvió a la cárcel por violar una orden de restricción

No podía acercarse a lo de su abuela, que lo había denunciado por violencia. Pero entró igual, con un cuchillo.

Jorge Alexis Loiza volvió a la cárcel, ese lugar donde ha estado detenido en otras ocasiones, por robos, del que había salido hace cuatro meses y que, según sus familiares, le ha hecho muy mal. Esta vez regresó al penal por incumplir la orden judicial de no acercarse a la casa de su abuela paterna, quien lo había denunciado por amenazas y manifestó que tiene miedo de que el joven atente contra su familia.

Margarita Loiza, su abuela, no es la única que ha denunciado intimidaciones de parte de Jorge, de 23 años. El joven ha sido denunciado por al menos otras tres personas, por agresiones e intimidaciones en distintos hechos.

En esta oportunidad, el encarcelamiento preventivo de Loiza fue dispuesto por el juez Correccional 1 de San Luis, Marcelo Bustamante Marone.

Loiza fue detenido por policías de la brigada DRIM (División de Rápida Intervención Motorizada) la mañana del martes 11 de setiembre, frente a la casa de su abuela, en La Merced entre Rawson y Santa Fe.

Jorge Loiza había vivido allí, ya que se crió junto a su abuela paterna y su padre, que también tenía reacciones violentas, sobre todo cuando se alcoholizaba, dijo la denunciante.

Cuando salió de la Penitenciaría, después de pasar un tiempo preso, el joven volvió peor, aseguran sus familiares y allegados. A raíz del pedido de Margarita de que interviniera la Justicia, para preservar a la familia de posibles atentados, la jueza de Familia y Menores 1, Marcela Torres Cappiello, dispuso hace tres semanas excluirlo del hogar.

Pero el martes 11 lo hallaron durmiendo en una de las habitaciones. Había aprovechado que alguien, al salir a trabajar, había dejado una puerta sin llave y entró.

Cuando le avisaron, Margarita fue a despertarlo y a recordarle que tenía prohibido estar ahí. “Dejate de romper las p…, mi abogado me dijo que puedo entrar”, le contestó. Entonces ella llamó a la Policía.

En seguida llegaron efectivos del DRIM, que le pidieron a Loiza que saliera y lo detuvieron.

Cuando lo cachearon, comprobaron que andaba con un cuchillo tipo carnicero en la cintura, informó el jefe de la oficina judicial de la Comisaría 4ª, oficial principal Marcelo Coria.

Esa detención se convirtió ahora, por disposición del juez Bustamante Marone, en prisión preventiva.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un joven volvió a la cárcel por violar una orden de restricción

No podía acercarse a lo de su abuela, que lo había denunciado por violencia. Pero entró igual, con un cuchillo.

Armado. Loiza tenía un cuchillo cuando lo apresaron, el martes 11. Foto: Prensa Ministerio de Seguridad.

Jorge Alexis Loiza volvió a la cárcel, ese lugar donde ha estado detenido en otras ocasiones, por robos, del que había salido hace cuatro meses y que, según sus familiares, le ha hecho muy mal. Esta vez regresó al penal por incumplir la orden judicial de no acercarse a la casa de su abuela paterna, quien lo había denunciado por amenazas y manifestó que tiene miedo de que el joven atente contra su familia.

Margarita Loiza, su abuela, no es la única que ha denunciado intimidaciones de parte de Jorge, de 23 años. El joven ha sido denunciado por al menos otras tres personas, por agresiones e intimidaciones en distintos hechos.

En esta oportunidad, el encarcelamiento preventivo de Loiza fue dispuesto por el juez Correccional 1 de San Luis, Marcelo Bustamante Marone.

Loiza fue detenido por policías de la brigada DRIM (División de Rápida Intervención Motorizada) la mañana del martes 11 de setiembre, frente a la casa de su abuela, en La Merced entre Rawson y Santa Fe.

Jorge Loiza había vivido allí, ya que se crió junto a su abuela paterna y su padre, que también tenía reacciones violentas, sobre todo cuando se alcoholizaba, dijo la denunciante.

Cuando salió de la Penitenciaría, después de pasar un tiempo preso, el joven volvió peor, aseguran sus familiares y allegados. A raíz del pedido de Margarita de que interviniera la Justicia, para preservar a la familia de posibles atentados, la jueza de Familia y Menores 1, Marcela Torres Cappiello, dispuso hace tres semanas excluirlo del hogar.

Pero el martes 11 lo hallaron durmiendo en una de las habitaciones. Había aprovechado que alguien, al salir a trabajar, había dejado una puerta sin llave y entró.

Cuando le avisaron, Margarita fue a despertarlo y a recordarle que tenía prohibido estar ahí. “Dejate de romper las p…, mi abogado me dijo que puedo entrar”, le contestó. Entonces ella llamó a la Policía.

En seguida llegaron efectivos del DRIM, que le pidieron a Loiza que saliera y lo detuvieron.

Cuando lo cachearon, comprobaron que andaba con un cuchillo tipo carnicero en la cintura, informó el jefe de la oficina judicial de la Comisaría 4ª, oficial principal Marcelo Coria.

Esa detención se convirtió ahora, por disposición del juez Bustamante Marone, en prisión preventiva.

Logín