eldiariodelarepublica.com
Las oscuras zonas de un eremita

Escuchá acá la 90.9
X

Las oscuras zonas de un eremita

Noelia Barroso

El escritor de "El guardián entre el centeno" se recluyó después del gran éxito de su novela. Vivió para siempre encerrado en el misterio generando cientos de conjeturas. La poca historia del misterioso hombre que participó de la 2º Guerra Mundial, publicó 4 libros y pasó más de 40 años empapado de su propia privacidad.

Jerome David Salinger vivió hasta los 91 años, pero podría decirse que murió a los 44, cuando publicó su último libro. El autor de “El guardián entre el centeno”, su primera novela convertida en un clásico de la literatura moderna estadounidense, dejó de escribir para el público después de que alcanzó la fama con esa obra.
No sólo eso, sino que también se recluyó para siempre en la oscuridad y el misterio. J. D. Salinger nació el 1º de enero de 1919 en Nueva York, contenido por una familia acomodada, a pesar de las constantes crisis de esa época. En su juventud descendencia lituana asistió a un curso de literatura en la Universidad de Columbia y poco después empezó a publicar sus relatos cortos e incluso uno llegó a “The New Yorker”, la revista literaria más acreditada del momento.
Se inscribió en la universidad para estudiar Arte y poco después su padre le ofreció viajar a Europa para aprender idiomas y el negocio de la importación. Así pasó casi un año entre Polonia y Austria. Un hecho poco conocido de la vida de este escritor es que fue soldado en la Segunda Guerra Mundial y que participó del desembarco de Normandía, en junio de 1944. Por más que uno lea y relea sus escritos, se hace difícil encontrar una relación directa con esta parte de su vida, aunque sí conoció los campos de exterminio y los fantasmas del genocidio.
Trastornado por la guerra se recluyó en un instituto de salud mental, aún así siguió volcando en el papel historias que convivían con los recuerdos imborrables del horror en su mente.
En 1951 publicó su primera y única novela, “El guardián…” escrita desde el punto de vista del adolescente engreído Holden Caufield, quien había sido expulsado de la secundaria, pasaba horas escribiendo y no paraba de insultar, enfrentado a la hipocresía del mundo adulto.
La fama del libro fue inmediata, la controversia que generó por su lenguaje grosero y por retratar la sexualidad y ansiedad adolescente sin filtro hicieron que fuera un éxito de ventas. Fue tan prohibido como estudiado durante años. Los que no lo hayan leído siempre estarán a tiempo, es un libro para leer en cualquier momento de la vida. 

 

Salinger tenía un control obsesivo con sus escritos, de hecho no permitía adaptaciones al cine o al teatro, excepto sólo una vez al principio de su carrera, cuando permitió que adaptaran un cuento, hecho del que se arrepintió largamente

 

Ejercía un dominio total sobre el diseño de los libros, no permitía imágenes de autor ni biografía. Cuando el autor británico Ian Hamilton quiso publicar una biografía que incluía un intercambio de cartas de Salinger con amigos y otros escritores, él interpuso una
demanda para detener la publicación.
Lo consiguió, pero aún así se publicaron las cartas parafraseadas. Después de ese libro, su hija presentó “El guardián de los sueños”, en el que devela que su padre tomaba su propia orina, padecía glosolalia, tenía adicción por las nínfulas, era autoritario con sus familiares y se dedicaba sólo a su obra. Definitivamente Margaret A. Salinger lo describió desde el resentimiento y quedó bien claro.
“Escribo para mí mismo y para mi propia satisfacción. No publicar me reporta una maravillosa sensación de paz. Publicar es una terrible invasión de mi privacidad”, aseguró a través del teléfono en una entrevista exclusiva para el “The New York Times”, en 1974. Y
convivió con esa idea el resto de sus días. Las pocas fotografías que pueden encontrarse de él son de su juventud y una que fue tomada ya de anciano, queriendo huir del flash.
Sobre la vida de Salinger se ciernen demasiadas sombras, y todavía los ecos del silencio, el misterio y la majestuosidad de su obra rodean al autor que continuó escribiendo en su reclusión pero esas palabras no han visto la luz. Según el guionista Shane Salerno en
plena investigación para su documental biográfico dele escritor encontró una lista en la que Salinger dejó órdenes precisas de publicar su trabajo inédito. Pero Mathew, hijo y uno de los responsables de controlar el patrimonio del autor, se mostró escéptico y aseguró que su padre sólo confió sus propósitos a ocho personas muy cercanas a él.
El misterio de Salinger seguirá latente hasta que los lectores puedan al fin develar esas letras que aún permanecen en silencio. 

 

 

Curiosidades del autor y su obra

1-Dos criminales fueron encontrados con el libro. Mark David Chapman, el ejecutor de John Lennon tenía una copia en su habitación de hotel y el criminal John Hinckley Jr., quien intentó asesinar a Ronald Reagan, entonces presidente de Estados Unidos, declaró que estaba obsesionado con la obra.

2-El autor mantenía un romance con Oona O’Neill, hija de un conocido dramaturgo ganador de un premio Nobel, pero ella lo dejó para casarse con Charles Chaplin, quien prácticamente triplicaba la edad de la joven. 

3-Su interés por el budismo zen creció cuando se alejó de la vida pública.

4-Además de la entrevista para “The New York Times”, sólo dio una segunda entrevista a una estudiante de 16 años. 

5-La película “Descubriendo a Forrester”, protagonizada por Sean Connery está inspirada en el escritor. El film independiente “Capítulo 27” se estrenó en 2007 y tiene a Jared Leto en el papel de Chapman,la producción retrata psicológicamente al asesino. Además, Axl Rose, cantante de Guns N’ Roses, escribió una canción para su disco “Chinese democracy” titulada “El guardián entre el centeno”.

6-En 2013 se estrenó un documental dirigido por Shane Salerno (quien figura como escritor de Armaggedon, Avatar, entre otras producciones) con más de doscientas entrevistas exclusivas a personas que rodearon en algún momento al autor.

7-No tiene ninguna biografía autorizada.

8-Murió a los 91 años de causas naturales.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Las oscuras zonas de un eremita

El escritor de "El guardián entre el centeno" se recluyó después del gran éxito de su novela. Vivió para siempre encerrado en el misterio generando cientos de conjeturas. La poca historia del misterioso hombre que participó de la 2º Guerra Mundial, publicó 4 libros y pasó más de 40 años empapado de su propia privacidad.

J. D. Salinger publicó 4 libros y pasó más de 40 años empapado de su propia privacidad.

Jerome David Salinger vivió hasta los 91 años, pero podría decirse que murió a los 44, cuando publicó su último libro. El autor de “El guardián entre el centeno”, su primera novela convertida en un clásico de la literatura moderna estadounidense, dejó de escribir para el público después de que alcanzó la fama con esa obra.
No sólo eso, sino que también se recluyó para siempre en la oscuridad y el misterio. J. D. Salinger nació el 1º de enero de 1919 en Nueva York, contenido por una familia acomodada, a pesar de las constantes crisis de esa época. En su juventud descendencia lituana asistió a un curso de literatura en la Universidad de Columbia y poco después empezó a publicar sus relatos cortos e incluso uno llegó a “The New Yorker”, la revista literaria más acreditada del momento.
Se inscribió en la universidad para estudiar Arte y poco después su padre le ofreció viajar a Europa para aprender idiomas y el negocio de la importación. Así pasó casi un año entre Polonia y Austria. Un hecho poco conocido de la vida de este escritor es que fue soldado en la Segunda Guerra Mundial y que participó del desembarco de Normandía, en junio de 1944. Por más que uno lea y relea sus escritos, se hace difícil encontrar una relación directa con esta parte de su vida, aunque sí conoció los campos de exterminio y los fantasmas del genocidio.
Trastornado por la guerra se recluyó en un instituto de salud mental, aún así siguió volcando en el papel historias que convivían con los recuerdos imborrables del horror en su mente.
En 1951 publicó su primera y única novela, “El guardián…” escrita desde el punto de vista del adolescente engreído Holden Caufield, quien había sido expulsado de la secundaria, pasaba horas escribiendo y no paraba de insultar, enfrentado a la hipocresía del mundo adulto.
La fama del libro fue inmediata, la controversia que generó por su lenguaje grosero y por retratar la sexualidad y ansiedad adolescente sin filtro hicieron que fuera un éxito de ventas. Fue tan prohibido como estudiado durante años. Los que no lo hayan leído siempre estarán a tiempo, es un libro para leer en cualquier momento de la vida. 

 

Salinger tenía un control obsesivo con sus escritos, de hecho no permitía adaptaciones al cine o al teatro, excepto sólo una vez al principio de su carrera, cuando permitió que adaptaran un cuento, hecho del que se arrepintió largamente

 

Ejercía un dominio total sobre el diseño de los libros, no permitía imágenes de autor ni biografía. Cuando el autor británico Ian Hamilton quiso publicar una biografía que incluía un intercambio de cartas de Salinger con amigos y otros escritores, él interpuso una
demanda para detener la publicación.
Lo consiguió, pero aún así se publicaron las cartas parafraseadas. Después de ese libro, su hija presentó “El guardián de los sueños”, en el que devela que su padre tomaba su propia orina, padecía glosolalia, tenía adicción por las nínfulas, era autoritario con sus familiares y se dedicaba sólo a su obra. Definitivamente Margaret A. Salinger lo describió desde el resentimiento y quedó bien claro.
“Escribo para mí mismo y para mi propia satisfacción. No publicar me reporta una maravillosa sensación de paz. Publicar es una terrible invasión de mi privacidad”, aseguró a través del teléfono en una entrevista exclusiva para el “The New York Times”, en 1974. Y
convivió con esa idea el resto de sus días. Las pocas fotografías que pueden encontrarse de él son de su juventud y una que fue tomada ya de anciano, queriendo huir del flash.
Sobre la vida de Salinger se ciernen demasiadas sombras, y todavía los ecos del silencio, el misterio y la majestuosidad de su obra rodean al autor que continuó escribiendo en su reclusión pero esas palabras no han visto la luz. Según el guionista Shane Salerno en
plena investigación para su documental biográfico dele escritor encontró una lista en la que Salinger dejó órdenes precisas de publicar su trabajo inédito. Pero Mathew, hijo y uno de los responsables de controlar el patrimonio del autor, se mostró escéptico y aseguró que su padre sólo confió sus propósitos a ocho personas muy cercanas a él.
El misterio de Salinger seguirá latente hasta que los lectores puedan al fin develar esas letras que aún permanecen en silencio. 

 

 

Curiosidades del autor y su obra

1-Dos criminales fueron encontrados con el libro. Mark David Chapman, el ejecutor de John Lennon tenía una copia en su habitación de hotel y el criminal John Hinckley Jr., quien intentó asesinar a Ronald Reagan, entonces presidente de Estados Unidos, declaró que estaba obsesionado con la obra.

2-El autor mantenía un romance con Oona O’Neill, hija de un conocido dramaturgo ganador de un premio Nobel, pero ella lo dejó para casarse con Charles Chaplin, quien prácticamente triplicaba la edad de la joven. 

3-Su interés por el budismo zen creció cuando se alejó de la vida pública.

4-Además de la entrevista para “The New York Times”, sólo dio una segunda entrevista a una estudiante de 16 años. 

5-La película “Descubriendo a Forrester”, protagonizada por Sean Connery está inspirada en el escritor. El film independiente “Capítulo 27” se estrenó en 2007 y tiene a Jared Leto en el papel de Chapman,la producción retrata psicológicamente al asesino. Además, Axl Rose, cantante de Guns N’ Roses, escribió una canción para su disco “Chinese democracy” titulada “El guardián entre el centeno”.

6-En 2013 se estrenó un documental dirigido por Shane Salerno (quien figura como escritor de Armaggedon, Avatar, entre otras producciones) con más de doscientas entrevistas exclusivas a personas que rodearon en algún momento al autor.

7-No tiene ninguna biografía autorizada.

8-Murió a los 91 años de causas naturales.

Logín