Escuchá acá la 90.9
X

¡Otro gato!

El pedido de paradero que hizo Alonso despertó un sinnúmero de comentarios.

La polémica titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, desató una ola de respuestas ingeniosas y críticas (a veces las dos cosas) con un tuit sobre el hallazgo de un animal doméstico muy particular en el edificio que ocupa la repartición oficial.

Fue el miércoles pasado cuando escribió: "Hoy encontramos un gato en la Oficina Anticorrupción. Debe ser de algún vecino. Por favor difundan para que vengan a buscarlo. No está identificado".

Las cargadas de los usuarios apuntando al sobrenombre del presidente Mauricio Macri no se hicieron esperar.

"Lo tendrías que haber encontrado hace 4 años si hubieras hecho bien tu trabajo", le dispararon. La crítica hacía referencia a la "poca disposición" de Alonso a investigar denuncias contra el jefe de Estado durante su gestión, como las causas del Correo y los Panamá Papers.

"Pobrecito!! Hay muchos gatitos que se pierden. Ojalá el de la foto regrese a casa. El otro gato hace años que está perdido, ese sí que no vuelve más". Las respuestas con memes incluidos continuaban.

Ante la cantidad de mensajes, Alonso eligió contestar con información sobre "la historia del símbolo del gato" con datos que consiguió en la web. Así, definió al gato como "símbolo celta", explicó que "los gatos son estoicos (nunca se quejan aunque sientan dolor, aguantan como ningún otro ser vivo el dolor)".

Alonso también señaló que "el gato representa la astucia, la inteligencia, la timidez, el misterio, lo secreto, la intuición. Lo sobrenatural". Las bromas llenas de malicia siguieron.
Finalmente, la funcionaria optó por informar que el gato en cuestión vivía en una panadería cercana, y que ya lo habían recuperado. De todas formas, no pudo evitar ser el centro de las ironías. Su jefe tampoco.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

¡Otro gato!

El pedido de paradero que hizo Alonso despertó un sinnúmero de comentarios.

La polémica titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, desató una ola de respuestas ingeniosas y críticas (a veces las dos cosas) con un tuit sobre el hallazgo de un animal doméstico muy particular en el edificio que ocupa la repartición oficial.

Fue el miércoles pasado cuando escribió: "Hoy encontramos un gato en la Oficina Anticorrupción. Debe ser de algún vecino. Por favor difundan para que vengan a buscarlo. No está identificado".

Las cargadas de los usuarios apuntando al sobrenombre del presidente Mauricio Macri no se hicieron esperar.

"Lo tendrías que haber encontrado hace 4 años si hubieras hecho bien tu trabajo", le dispararon. La crítica hacía referencia a la "poca disposición" de Alonso a investigar denuncias contra el jefe de Estado durante su gestión, como las causas del Correo y los Panamá Papers.

"Pobrecito!! Hay muchos gatitos que se pierden. Ojalá el de la foto regrese a casa. El otro gato hace años que está perdido, ese sí que no vuelve más". Las respuestas con memes incluidos continuaban.

Ante la cantidad de mensajes, Alonso eligió contestar con información sobre "la historia del símbolo del gato" con datos que consiguió en la web. Así, definió al gato como "símbolo celta", explicó que "los gatos son estoicos (nunca se quejan aunque sientan dolor, aguantan como ningún otro ser vivo el dolor)".

Alonso también señaló que "el gato representa la astucia, la inteligencia, la timidez, el misterio, lo secreto, la intuición. Lo sobrenatural". Las bromas llenas de malicia siguieron.
Finalmente, la funcionaria optó por informar que el gato en cuestión vivía en una panadería cercana, y que ya lo habían recuperado. De todas formas, no pudo evitar ser el centro de las ironías. Su jefe tampoco.
 

Logín