Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

Los padecimientos políticos de la región

Es repetido el escenario latinoamericano en el que un presidente de determinado país, al dejar el poder, es sometido a la Justicia, investigado, cuestionado y, en muchos casos, termina en prisión. Este es un padecimiento político de la región. Un hábito demoledor para la democracia, en tanto la Justicia arroja un manto de dudas sobre los actos de un gobierno o comprueba los delitos de un expresidente.

Esta es la calidad de los sistemas republicanos latinoamericanos, aunque se sumen fotografías junto a grandes líderes globales, o aunque los populismos disfracen la realidad.

Un tribunal de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador ratificó la orden de prisión preventiva contra el expresidente Rafael Correa, vinculado a un caso de presunto cohecho, asociación ilícita y tráfico de influencias conocido como “Sobornos 2012-2016”, informó en Quito la Fiscalía.

El Tribunal acogió un pedido fiscal y reiteró la orden de prisión preventiva, con fines de investigación, contra Correa y otros ex altos cargos de su Administración (2007-2017), incluido su exvicepresidente Jorge Glas, condenado a seis años de prisión por estar involucrado en la trama de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

Los jueces David Jacho, Wilman Terán e Iván Larco, del Tribunal de la Corte Nacional, aceptaron el pedido del fiscal que sigue el caso, Wilson Toainga, y resolvieron negar los recursos de apelación que habían interpuesto los abogados de Correa, Glas y otros involucrados, identificados como Yamil M., Vinicio A., Cai R. y Walter S.

La defensa de los acusados había solicitado que se revocara la orden de prisión preventiva, tras aducir que no se habían cumplido los requisitos para dictar dicha medida, recordó la Fiscalía en un comunicado difundido tras concluir la audiencia en la Corte.

Además, los abogados de los sospechosos habían solicitado que se dispusieran otras medidas cautelares alternativas, como la presentación periódica ante la autoridad, lo que también garantizaba la presencia de los involucrados en el proceso.

De su lado, el fiscal Toainga argumentó que esas peticiones no cumplían con los requisitos establecidos en el Código Orgánico Integral Penal (COIP) y pidió que se desecharan los recursos.

Ante el argumento de los letrados, en el sentido de que la orden de prisión preventiva era una medida “exagerada” y que respondía a “represalias políticas”, Toainga aseveró que el trabajo de la Fiscalía es “absolutamente objetivo y técnico, con base en lo que disponen la Constitución y la Ley”.

El Tribunal resolvió, por unanimidad, ratificar la prisión preventiva al considerar que la decisión inicial de la jueza que lleva el caso, Daniella Camacho, cumplía con los requisitos establecidos en el COIP y que, por lo tanto, la orden de prisión preventiva estaba totalmente motivada y justificada con base en el principio de legalidad.

Asimismo, el Ministerio Público indicó que la audiencia preparatoria de juicio en contra de veinticuatro personas vinculadas al caso se reinstalará el próximo 11 de noviembre. La jueza Camacho, en esa audiencia, decidirá además sobre la existencia de presuntos vicios de procedimiento, competencia y prejudicialidad, como advierte la defensa de los acusados.

El expresidente Correa reside en Bélgica desde 2017 y gracias a ello logró evadir otras causas de supuesta corrupción. Mantiene un prolongado enfrentamiento contra su sucesor, Lenin Moreno, blanco de sus críticas frecuentes.

Se considera un perseguido político y, en su último paso por México, bromeó con que a él se le persigue más que al mafioso Al Capone, al dictador Augusto Pinochet y al narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Tengo 29 juicios penales, más que Al Capone, Pinochet y 'El Chapo' Guzmán juntos. Han buscado mis cuentas bancarias, mis movimientos financieros y migratorios y no han encontrado absolutamente nada y jamás lo encontrarán porque sencillamente no existe”, apuntó.

De Moreno comentó que es un “traidor” por querer “destruir” su legado y “vender el país” al Fondo Monetario Internacional (FMI). Padecimientos políticos de la región. Triste. Lamentable, real.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Los padecimientos políticos de la región

Es repetido el escenario latinoamericano en el que un presidente de determinado país, al dejar el poder, es sometido a la Justicia, investigado, cuestionado y, en muchos casos, termina en prisión. Este es un padecimiento político de la región. Un hábito demoledor para la democracia, en tanto la Justicia arroja un manto de dudas sobre los actos de un gobierno o comprueba los delitos de un expresidente.

Esta es la calidad de los sistemas republicanos latinoamericanos, aunque se sumen fotografías junto a grandes líderes globales, o aunque los populismos disfracen la realidad.

Un tribunal de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador ratificó la orden de prisión preventiva contra el expresidente Rafael Correa, vinculado a un caso de presunto cohecho, asociación ilícita y tráfico de influencias conocido como “Sobornos 2012-2016”, informó en Quito la Fiscalía.

El Tribunal acogió un pedido fiscal y reiteró la orden de prisión preventiva, con fines de investigación, contra Correa y otros ex altos cargos de su Administración (2007-2017), incluido su exvicepresidente Jorge Glas, condenado a seis años de prisión por estar involucrado en la trama de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

Los jueces David Jacho, Wilman Terán e Iván Larco, del Tribunal de la Corte Nacional, aceptaron el pedido del fiscal que sigue el caso, Wilson Toainga, y resolvieron negar los recursos de apelación que habían interpuesto los abogados de Correa, Glas y otros involucrados, identificados como Yamil M., Vinicio A., Cai R. y Walter S.

La defensa de los acusados había solicitado que se revocara la orden de prisión preventiva, tras aducir que no se habían cumplido los requisitos para dictar dicha medida, recordó la Fiscalía en un comunicado difundido tras concluir la audiencia en la Corte.

Además, los abogados de los sospechosos habían solicitado que se dispusieran otras medidas cautelares alternativas, como la presentación periódica ante la autoridad, lo que también garantizaba la presencia de los involucrados en el proceso.

De su lado, el fiscal Toainga argumentó que esas peticiones no cumplían con los requisitos establecidos en el Código Orgánico Integral Penal (COIP) y pidió que se desecharan los recursos.

Ante el argumento de los letrados, en el sentido de que la orden de prisión preventiva era una medida “exagerada” y que respondía a “represalias políticas”, Toainga aseveró que el trabajo de la Fiscalía es “absolutamente objetivo y técnico, con base en lo que disponen la Constitución y la Ley”.

El Tribunal resolvió, por unanimidad, ratificar la prisión preventiva al considerar que la decisión inicial de la jueza que lleva el caso, Daniella Camacho, cumplía con los requisitos establecidos en el COIP y que, por lo tanto, la orden de prisión preventiva estaba totalmente motivada y justificada con base en el principio de legalidad.

Asimismo, el Ministerio Público indicó que la audiencia preparatoria de juicio en contra de veinticuatro personas vinculadas al caso se reinstalará el próximo 11 de noviembre. La jueza Camacho, en esa audiencia, decidirá además sobre la existencia de presuntos vicios de procedimiento, competencia y prejudicialidad, como advierte la defensa de los acusados.

El expresidente Correa reside en Bélgica desde 2017 y gracias a ello logró evadir otras causas de supuesta corrupción. Mantiene un prolongado enfrentamiento contra su sucesor, Lenin Moreno, blanco de sus críticas frecuentes.

Se considera un perseguido político y, en su último paso por México, bromeó con que a él se le persigue más que al mafioso Al Capone, al dictador Augusto Pinochet y al narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Tengo 29 juicios penales, más que Al Capone, Pinochet y 'El Chapo' Guzmán juntos. Han buscado mis cuentas bancarias, mis movimientos financieros y migratorios y no han encontrado absolutamente nada y jamás lo encontrarán porque sencillamente no existe”, apuntó.

De Moreno comentó que es un “traidor” por querer “destruir” su legado y “vender el país” al Fondo Monetario Internacional (FMI). Padecimientos políticos de la región. Triste. Lamentable, real.

Logín