Escuchá acá la 96.3
X

Dante, el Papá Noel que alegra e ilusiona a los niños de Quines

Desde 2011 realiza un festejo por las calles, con música, danza, comida y sorteos para que todos la pasen bien en las fiestas. 

“Devolverles un poco de lo que nos dieron", es lo que la familia Lucero hace en Quines desde 2011. A partir de ese año festejan la Navidad con diferentes sorteos para la gente del pueblo y los alrededores. Dante Lucero (63) se disfraza de Papá Noel y con un trineo construido con sus propias manos, y un generador que le permite iluminar el carro, recorre las calles de la localidad para entregarles golosinas y cajas navideñas a los niños. 

El comerciante es muy querido por sus hijos, quienes reconocen en su padre a un hombre de trabajo, generoso y dedicado. Julieta es la segunda hija que tuvo. Ella tiene 27 años y es profesora de Educación Física. La familia es propietaria de un multirubro en el que todos colaboran, a pesar de que la mayoría se dedica a la música.

Julieta contó que este año eligieron que la fecha para el festejo sea el próximo sábado 21, a partir de las 20.

"Desde hace unos meses con cada compra les entregamos a los clientes un número para el sorteo de Navidad. También en otras fechas especiales organizamos rifas, tal como lo hicimos el Día de la Madre", explicó y agregó que su papá es un hombre que cree en la palabra empeñada.

Ese sábado, como cada año antes de las fiestas, decorarán la calle para brindar con sidras y gaseosas que la familia compra para festejar la víspera de Navidad. "Aún nos falta tramitar el permiso ante la Municipalidad, pero generalmente todos los años cortamos la calle San Martín para poner un escenario con sistema de sonido para que toquen artistas locales que nunca nos cobran", destacó Julieta y agregó que su famoso hermano Tahiel Lucero, el pianista que deslumbró en el concurso Concierto Iguazú en 2016, tocará en la fiesta solidaria que su padre organiza desde hace casi una década.

"José Durán es un locutor de la zona que siempre nos acompaña. Él le pone la mejor y lo hace con mucho cariño. Su tarea es la de dirigir los juegos que organizamos y sortear los alrededor de sesenta premios que tenemos, entre los que hay cajas navideñas y algunos productos hogareños", explicó y adelantó que a los invitados solo les piden que traigan sillas para presenciar y permanecer en el evento. "Tenemos más de 20 proveedores de todo el país a los que les pedimos colaboración con los premios. Por suerte hemos tenido muy buena respuesta", contó la hija, quien es una gran organizadora.

Sobre los clientes, Julieta explicó que al negocio acuden algunas personas que viven en la montaña, y que el día de los festejos no pueden llegar. "Es por eso que tenemos dos urnas. La de los presenciales y la de aquellos que no pueden asistir. Eso lo pensamos así para que nadie se quede afuera con los premios", destacó y contó además que siempre en los festejos ofrecen algo para comer y para servirle a la gente. Para eso cuentan con la ayuda de otros vecinos que se suman a las acciones de la familia y a los dos empleados que trabajan en el almacén.

La joven recordó cómo comenzó todo, cuando aún era adolescente. Una Navidad, minutos antes de las 12, Dante les dijo a sus hijos que se subieran a la camioneta, que tenían en ese momento, para repartir golosinas por el pueblo, una acción que anunciaron a través de un altavoz.

"Nos fuimos perfeccionando hasta que hace cuatro años, decidió salir vestido de Papá Noel con luces, trineo, renos y paquetes coloridos que simulan regalos", destacó y agregó que lo que queda de aquellos primeros años son las golosinas y el amor que le ponen a lo que hacen. "El locutor siempre les dice a los niños que alguien vendrá a visitarlos. Entonces mi papá comienza a imitar la risa del hombre de rojo y a medida que llega se pueden ver las luces de colores ", dijo y agregó que las caras de los más chicos en ese momento resulta "impagable".  

Con pocas cosas materiales y mucha buena voluntad, los Lucero organizan un encuentro para Quines y sus alrededores con el único fin de hacer feliz a otros. Un acto muy noble y que no busca réditos personales.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Dante, el Papá Noel que alegra e ilusiona a los niños de Quines

Desde 2011 realiza un festejo por las calles, con música, danza, comida y sorteos para que todos la pasen bien en las fiestas. 

En familia. Los Lucero y el sano hábito de tratar de alegrar a sus vecinos. Fotos: Gentileza.

“Devolverles un poco de lo que nos dieron", es lo que la familia Lucero hace en Quines desde 2011. A partir de ese año festejan la Navidad con diferentes sorteos para la gente del pueblo y los alrededores. Dante Lucero (63) se disfraza de Papá Noel y con un trineo construido con sus propias manos, y un generador que le permite iluminar el carro, recorre las calles de la localidad para entregarles golosinas y cajas navideñas a los niños. 

El comerciante es muy querido por sus hijos, quienes reconocen en su padre a un hombre de trabajo, generoso y dedicado. Julieta es la segunda hija que tuvo. Ella tiene 27 años y es profesora de Educación Física. La familia es propietaria de un multirubro en el que todos colaboran, a pesar de que la mayoría se dedica a la música.

Julieta contó que este año eligieron que la fecha para el festejo sea el próximo sábado 21, a partir de las 20.

"Desde hace unos meses con cada compra les entregamos a los clientes un número para el sorteo de Navidad. También en otras fechas especiales organizamos rifas, tal como lo hicimos el Día de la Madre", explicó y agregó que su papá es un hombre que cree en la palabra empeñada.

Ese sábado, como cada año antes de las fiestas, decorarán la calle para brindar con sidras y gaseosas que la familia compra para festejar la víspera de Navidad. "Aún nos falta tramitar el permiso ante la Municipalidad, pero generalmente todos los años cortamos la calle San Martín para poner un escenario con sistema de sonido para que toquen artistas locales que nunca nos cobran", destacó Julieta y agregó que su famoso hermano Tahiel Lucero, el pianista que deslumbró en el concurso Concierto Iguazú en 2016, tocará en la fiesta solidaria que su padre organiza desde hace casi una década.

"José Durán es un locutor de la zona que siempre nos acompaña. Él le pone la mejor y lo hace con mucho cariño. Su tarea es la de dirigir los juegos que organizamos y sortear los alrededor de sesenta premios que tenemos, entre los que hay cajas navideñas y algunos productos hogareños", explicó y adelantó que a los invitados solo les piden que traigan sillas para presenciar y permanecer en el evento. "Tenemos más de 20 proveedores de todo el país a los que les pedimos colaboración con los premios. Por suerte hemos tenido muy buena respuesta", contó la hija, quien es una gran organizadora.

Sobre los clientes, Julieta explicó que al negocio acuden algunas personas que viven en la montaña, y que el día de los festejos no pueden llegar. "Es por eso que tenemos dos urnas. La de los presenciales y la de aquellos que no pueden asistir. Eso lo pensamos así para que nadie se quede afuera con los premios", destacó y contó además que siempre en los festejos ofrecen algo para comer y para servirle a la gente. Para eso cuentan con la ayuda de otros vecinos que se suman a las acciones de la familia y a los dos empleados que trabajan en el almacén.

La joven recordó cómo comenzó todo, cuando aún era adolescente. Una Navidad, minutos antes de las 12, Dante les dijo a sus hijos que se subieran a la camioneta, que tenían en ese momento, para repartir golosinas por el pueblo, una acción que anunciaron a través de un altavoz.

"Nos fuimos perfeccionando hasta que hace cuatro años, decidió salir vestido de Papá Noel con luces, trineo, renos y paquetes coloridos que simulan regalos", destacó y agregó que lo que queda de aquellos primeros años son las golosinas y el amor que le ponen a lo que hacen. "El locutor siempre les dice a los niños que alguien vendrá a visitarlos. Entonces mi papá comienza a imitar la risa del hombre de rojo y a medida que llega se pueden ver las luces de colores ", dijo y agregó que las caras de los más chicos en ese momento resulta "impagable".  

Con pocas cosas materiales y mucha buena voluntad, los Lucero organizan un encuentro para Quines y sus alrededores con el único fin de hacer feliz a otros. Un acto muy noble y que no busca réditos personales.

 

Logín