25.8°SAN LUIS - Jueves 24 de Septiembre de 2020

25.8°SAN LUIS - Jueves 24 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Habilitaron el acelerador lineal para los pacientes oncológicos

La autoridad regulatoria nuclear dio el visto bueno para empezar a usar el moderno aparato. El equipo permitirá que los tratamientos se completen en San Luis.   

Por redacción
| 29 de diciembre de 2019
El aparato de última generación se podrá usar desde mañana, tras diez meses de calibración y de capacitación del personal. Foto: Martín Gómez

 

La Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) habilitó el acelerador lineal para su uso por parte de los pacientes oncológicos puntanos, quienes a partir de mañana podrán tratarse, lo que implica un enorme salto para la salud pública provincial. El equipamiento de radioterapia funciona en el Hospital San Luis y usa la última tecnología para atacar los tumores con una enorme potencia y una precisión milimétrica. La gran noticia fue anunciada primero por el gobernador Alberto Rodríguez Saá, quien afirmó que con esto "nos ponemos en el primer nivel del mundo en oncología".

El acelerador lineal llegó en marzo a la provincia tras una inversión de 180 millones de pesos que realizó el Estado puntano. Fueron casi diez meses de intenso trabajo para su instalación y calibración, además de la incorporación y capacitación del recurso humano para poder operar un equipo muy complejo, que llegó para cubrir un gran vacío que había en la atención oncológica de San Luis. El extenso proceso culminó con la ansiada habilitación.

 

 

180 millones de pesos fue la inversión del gobierno provincial para la compra del acelerador lineal. En el país, hay solo tres de estos aparatos en el ámbito de la salud pública.  

 



"Es un hecho histórico. Se cumple otro de los sueños para todos los puntanos y especialmente para los pacientes oncológicos, que ya no tendrán que viajar a otras provincias por tratamiento de radioterapia, dejando atrás el desarraigo", aseguró Silvia Sosa Araujo, ministra de Salud.

"En noviembre se entregó la primera carpeta a la ARN, la cual consta de trece puntos, donde no solamente van los planos conforme a obras (tiene que instalarse en un lugar seguro), sino también las diferentes calibraciones del equipo. El 18 de diciembre vino un inspector para constatar lo que tiene la carpeta, la dosimetría de las energías y corroboró que la instalación sea la acorde. A partir de la inauguración, que es el día lunes, ya podemos tratar pacientes con este equipo", afirmó María José Zanglá, directora del Hospital San Luis, predio donde está físicamente el acelerador lineal, dentro de un búnker plomado por cuestiones de seguridad.

 

 


Todo bien controlado. Los profesionales podrán monitorear los procesos desde afuera del búnker plomado.

 



El nuevo servicio de radioterapia forma parte del Centro Oncológico Integral, a pesar de no estar en la exresidencia del Gobernador (donada por Rodríguez Saá). Los pacientes serán derivados a ese área por los médicos oncólogos, que considerarán cuál es el tratamiento más adecuado (puede ser también la quimioterapia, cuyo servicio está disponible en el Centro Oncológico Integral).

"Con la derivación, llega la consulta con la médica radioterapeuta, que puede aprobar o desaprobar el tratamiento. Si aprueba, se hacen las primeras simulaciones dentro del tomógrafo, para ver cómo se va a emitir el haz de rayo, qué tipo de energía se le va a dar. Una vez que se planifica todo, se pasa al acelerador lineal, donde se cargan los cálculos para que reciba el tratamiento", explicó Zanglá, quien aseguró que el salto tecnológico que hizo la salud pública de San Luis es de entre quince y veinte años. Hay ochenta de estos aparatos en Argentina y solo tres en el ámbito de la salud pública (los otros dos los tienen el Hospital Garrahan y el Instituto Roffo, ambos en Buenos Aires).

El personal que operará el equipo, también está habilitado por la ARN y consta de un físico médico, una médica radioterapeuta (hay dos más en camino, uno de cada especialidad) y ocho licenciados en bioimagen.

Tantas precauciones en cuanto a la seguridad eran necesarias por la complejidad del equipo. Para atacar los tumores utiliza un potente haz de rayos, que requiere de una precisión milimétrica, ya que si no se hace correctamente, puede dañar órganos aledaños. Las habilitaciones son las garantías para una adecuada ejecución de los distintos tratamientos.

"Cerramos un 2019 con muchos logros, emoción y esperanza, fruto de un trabajo en equipo incesante. Estamos muy agradecidos a todos por el esfuerzo que han realizado y especialmente al Gobernador, quien sigue preocupado y ocupado por la mejor salud pública", concluyó Sosa Araujo.
 

 

Comentá vos tambien...