Escuchá acá la 96.3
X

"Creo en la inocencia de mi papá y quiero justicia por mi mamá"

Hernán Lorenzetti, el hijo de Romina Aguilar y Diego Lorenzetti, quiere que el debate oral no se aplace más. Dice que si bien tiene sus hipótesis sobre el crimen, quiere que se haga el juicio "para saber qué pasó, para saber la verdad".

Es un lugar singular y complejo aquel en el que la vida puso a Hernán Lorenzetti: es hijo de Romina Aguilar, la joven que hace casi cuatro años fue asesinada a tiros en la puerta de su casa del barrio Faecap, y del exintendente de La Calera, Diego Lorenzetti, señalado como autor intelectual de ese crimen. Pero la postura del joven no ha cambiado, es la misma desde que su padre fue detenido. “Creo en la inocencia de mi papá desde el primer día, no tiene nada que ver con el asesinato de mi mamá. Se diga lo que se diga, confío plenamente en él”, asegura el muchacho, que pide que el juicio inicie lo antes posible. Cree que en el debate oral quedará demostrado que Lorenzetti no encargó el homicidio y que no guarda ninguna vinculación con él.

El joven también remarcó que quiere que se haga justicia por su madre. “Parece que se han olvidado de ella. Hablan de ‘El caso Lorenzetti’, y la que falleció es ella”, refirió.

Hernán estuvo en tribunales el viernes, cuando en la Cámara del Crimen 1 hubo una audiencia en la que un comisario de la Agencia Regional Cuyo de la Policía Federal especializado en comunicaciones telefónicas respondió preguntas sobre las posibilidades y plazos de una pericia pedida por la defensa del brasileño Edivaldo De Oliveira Pereira, otro de los acusados que será juzgado.

Hernán no fue solo. Lo acompañaban parientes por parte de la familia Aguilar. Ese día, el muchacho vestía una remera con la foto de sus padres, con la inscripción “Justicia por Romina-Libertad para Diego”.

“Para que ustedes vean cómo son las cosas, la familia de mi mamá apoya a mi papá. Está mi abuela, mis tíos. Creo que es la primera vez que se ve una cosa así”, destacó.

“Hace dos años que pedimos que se haga el juicio y, por una cosa o por otra, no se hace y esto se alarga. Eso me genera mucha bronca y tristeza. Iba a empezar el martes 3 de diciembre y ahora salen con otras cosas. Recién, el abogado —NdP: el defensor de Lorenzetti, Marcos Juárez— me comentó que el perito que vino dijo que la pericia puede durar de cuatro meses a dos años. No entiendo qué quieren hacer. Esto ya es demasiado”, se quejó.

Desde el momento en que su padre quedó detenido, Hernán siempre estuvo en contacto con él. No deja de visitarlo en el Penal. “Lo voy a ver desde el primer día, siempre lo voy a apoyar. Él estaba muy contento porque empezaba el juicio, y después que supo que no se hacía, se bajoneó. Es entendible, hace tres años y nueve meses que está en la cárcel”, refirió.

El joven aprovechó para comentar que fue allí, tela olímpica de por medio, donde su padre vio por primera vez a Leandro Vílchez, sindicado junto a De Oliveira Pereira como los autores materiales del asesinato. “No es verdad, como se ha publicado, que mi papá era amigo de Vílchez. La primera vez que lo vi fue en la cárcel, yo estaba con mi papá cuando lo vio, están en unidades distintas”, aclaró. Con De Oliveira Pereira, en cambio, sí había un vínculo, ya que el brasileño era jockey de los caballos de Lorenzetti.

 “Si no crees que tu papá está implicado, ¿cuál es tu hipótesis, quién o por qué mató a tu mamá?”, le consultó El Diario. “No lo sé. Hay versiones, pero no tenemos nada concreto. No queremos hablar sin saber”, refirió.

Admitió que él y sus allegados tienen suposiciones de “por donde puede venir” el móvil del crimen y la autoría, pero reiteró que prefieren no revelarlo hasta no tener algo claro, “para no generar polémica”. Explicó que justamente para eso quieren que se desarrolle el debate, para que se puedan escuchar a los testigos y exponer toda la prueba. “Queremos saber qué pasó, queremos saber la verdad”, dijo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

"Creo en la inocencia de mi papá y quiero justicia por mi mamá"

Hernán Lorenzetti, el hijo de Romina Aguilar y Diego Lorenzetti, quiere que el debate oral no se aplace más. Dice que si bien tiene sus hipótesis sobre el crimen, quiere que se haga el juicio "para saber qué pasó, para saber la verdad".

En tribunales. El joven fue para interiorizarse de las últimas novedades. 

Es un lugar singular y complejo aquel en el que la vida puso a Hernán Lorenzetti: es hijo de Romina Aguilar, la joven que hace casi cuatro años fue asesinada a tiros en la puerta de su casa del barrio Faecap, y del exintendente de La Calera, Diego Lorenzetti, señalado como autor intelectual de ese crimen. Pero la postura del joven no ha cambiado, es la misma desde que su padre fue detenido. “Creo en la inocencia de mi papá desde el primer día, no tiene nada que ver con el asesinato de mi mamá. Se diga lo que se diga, confío plenamente en él”, asegura el muchacho, que pide que el juicio inicie lo antes posible. Cree que en el debate oral quedará demostrado que Lorenzetti no encargó el homicidio y que no guarda ninguna vinculación con él.

El joven también remarcó que quiere que se haga justicia por su madre. “Parece que se han olvidado de ella. Hablan de ‘El caso Lorenzetti’, y la que falleció es ella”, refirió.

Hernán estuvo en tribunales el viernes, cuando en la Cámara del Crimen 1 hubo una audiencia en la que un comisario de la Agencia Regional Cuyo de la Policía Federal especializado en comunicaciones telefónicas respondió preguntas sobre las posibilidades y plazos de una pericia pedida por la defensa del brasileño Edivaldo De Oliveira Pereira, otro de los acusados que será juzgado.

Hernán no fue solo. Lo acompañaban parientes por parte de la familia Aguilar. Ese día, el muchacho vestía una remera con la foto de sus padres, con la inscripción “Justicia por Romina-Libertad para Diego”.

“Para que ustedes vean cómo son las cosas, la familia de mi mamá apoya a mi papá. Está mi abuela, mis tíos. Creo que es la primera vez que se ve una cosa así”, destacó.

“Hace dos años que pedimos que se haga el juicio y, por una cosa o por otra, no se hace y esto se alarga. Eso me genera mucha bronca y tristeza. Iba a empezar el martes 3 de diciembre y ahora salen con otras cosas. Recién, el abogado —NdP: el defensor de Lorenzetti, Marcos Juárez— me comentó que el perito que vino dijo que la pericia puede durar de cuatro meses a dos años. No entiendo qué quieren hacer. Esto ya es demasiado”, se quejó.

Desde el momento en que su padre quedó detenido, Hernán siempre estuvo en contacto con él. No deja de visitarlo en el Penal. “Lo voy a ver desde el primer día, siempre lo voy a apoyar. Él estaba muy contento porque empezaba el juicio, y después que supo que no se hacía, se bajoneó. Es entendible, hace tres años y nueve meses que está en la cárcel”, refirió.

El joven aprovechó para comentar que fue allí, tela olímpica de por medio, donde su padre vio por primera vez a Leandro Vílchez, sindicado junto a De Oliveira Pereira como los autores materiales del asesinato. “No es verdad, como se ha publicado, que mi papá era amigo de Vílchez. La primera vez que lo vi fue en la cárcel, yo estaba con mi papá cuando lo vio, están en unidades distintas”, aclaró. Con De Oliveira Pereira, en cambio, sí había un vínculo, ya que el brasileño era jockey de los caballos de Lorenzetti.

 “Si no crees que tu papá está implicado, ¿cuál es tu hipótesis, quién o por qué mató a tu mamá?”, le consultó El Diario. “No lo sé. Hay versiones, pero no tenemos nada concreto. No queremos hablar sin saber”, refirió.

Admitió que él y sus allegados tienen suposiciones de “por donde puede venir” el móvil del crimen y la autoría, pero reiteró que prefieren no revelarlo hasta no tener algo claro, “para no generar polémica”. Explicó que justamente para eso quieren que se desarrolle el debate, para que se puedan escuchar a los testigos y exponer toda la prueba. “Queremos saber qué pasó, queremos saber la verdad”, dijo.

Logín