29°SAN LUIS - Sabado 25 de Septiembre de 2021

29°SAN LUIS - Sabado 25 de Septiembre de 2021

EN VIVO

Un año de trabajo duro y vinculación productiva

Marcado por el éxito de la Feria de Pequeños Productores, el año también trajo el Plan Frutihortícola, más pasturas y sanidad.

Por Marcelo Dettoni
| 03 de febrero de 2019
Departamento Dupuy. Agustín Martínez durante una de las visitas por el Plan Pasturas.

A pesar de compartir un entorno nacional muy adverso para el campo, el Programa Producción Agropecuaria y Arraigo Rural cerró un 2018 en el que pudo brindar un fuerte apoyo al sector rural de San Luis, sobre todo a los pequeños productores. Lo hizo con diferentes acciones basadas en una política de largo plazo, con planes ya establecidos en el tiempo que fueron seguidos al pie de la letra y mucha presencia de sus funcionarios en las regiones más alejadas de los centros urbanos, ya que además se trató, según la definición del gobernador Alberto Rodríguez Saá, del “Año de los Parajes”.

 

Un soporte clave de la asistencia al interior profundo se dio con los controles sanitarios y las capacitaciones a los pequeños productores, para evitar que puedan prosperar las enfermedades de los animales que se transmiten a la población, que son conocidas como zoonóticas. Siempre con la prioridad de ayudar a los que menos tienen y los que están más lejos, sus veterinarios asistieron y capacitaron a más de 50 establecimientos, incluido además al Servicio Penitenciario del Complejo de Pampa de las Salinas, en La Botija

 

Como el aprendizaje siempre es mejor comenzarlo con los jóvenes, se produjo una fuerte vinculación con las escuelas técnicas de la provincia. Por eso el programa que conduce Martín Rodríguez inició un plan para que los chicos de las agrotécnicas de toda la provincia pudieran visitar establecimientos productivos de vanguardia y empresas de sector agroindustrial. Tres colegios (San Luis, Daract y Buena Esperanza) ya tuvieron la oportunidad de ver “in situ” cómo se produce en tambos y campos de gran escala, en un proyecto que continuará durante este año con acciones similares. El plan también busca fortalecer los módulos productivos de formación y la vinculación entre las escuelas y la sociedad que las rodea.

 

Las unidades ejecutoras provinciales (UEP) para la actividad ovina y caprina, con un escaso presupuesto la primera y nulo la segunda, pudieron ejecutar de todas maneras un par de proyectos, uno en Donovan y el restante en Las Chacras, con dinero que había quedado pendiente de 2017, actualizado con fondos propios. Además, logró que Nación aprobara siete proyectos ovinos de pequeños productores para ejecutarse durante el presente año. Todo conseguido a pesar de haber perdido a su coordinador (las autoridades nacionales no le renovaron el contrato), quien fue reemplazado por Gabriela Delgado, ex directora del Laboratorio del Campo, tras un exigente proceso de selección.

 

La Comisión Provincial de Sanidad (Coprosa) mantuvo una intensa actividad, con reuniones mensuales de sus técnicos con la finalidad de informar al sector las acciones realizadas respecto a la sanidad animal en la provincia. También el Consejo Apícola Nacional mantuvo  reuniones con sus pares regionales y prestó una colaboración activa en la elaboración del Plan Estratégico Apícola Nacional.

 

A nivel provincial, la actividad con los apicultores fue fluida, con capacitaciones y entrega gratuita de medicamentos vitales para mantener la sanidad de las colmenas, sin resentir la economía de los pequeños productores. Setenta y tres apicultores de baja escala, con menos de 350 colmenas, recibieron 10.200 dosis de Aluen Cap, un medicamento orgánico para el tratamiento de varroa, que es la patología que más daño produce en la producción de miel, y simultáneamente una capacitación en sanidad y nutrición apícola.

 

La relación con las comunidades originarias siempre fue aceitada, con el Ministerio de Producción presto para colaborar con sus necesidades. Los funcionarios brindaron asistencia técnica, de manejo sanitario y diagnóstico a ranqueles y huarpes, además de un fuerte apoyo a la colonia menonita de Nueva Galia, que inauguró una fábrica de quesos con el asesoramiento del Gobierno.

 

El sector lechero, uno de los más castigados por las crisis nacionales, también vivió un año de crecimiento. Los tamberos puntanos recibieron asistencia y San Luis recibió con mucho entusiasmo una nueva inversión en el paraje La Angelina, donde se instaló el tambo "San Cristóbal", conducido por una sociedad de productores que llegaron desde Santa Fe y Buenos Aires, atraídos por las buenas condiciones legales y económicas que ofrece la provincia y su clima benigno para esta actividad.

 

Los veterinarios del programa visitaron tres establecimientos lecheros de pequeños productores con el fin de extraer sangre a sus rodeos y hacer así un correcto diagnóstico de la brucelosis.

 

El objetivo es certificar la sanidad en rodeos lecheros, para que cumplan con los requisitos sanitarios y puedan así participar en la Feria de Pequeños y Medianos Productores, que fue todo un éxito tanto en San Luis como en Villa Mercedes. Todo se realizó sin costo para el productor (la extracción de sangre, los materiales descartables y el análisis de laboratorio). Los beneficiarios fueron tamberos de la Colonia Zubelzu, en inmediaciones de La Punilla.

 

En el Departamento Dupuy, continuó su desarrollo el Plan Pasturas Sur, que capacitó a 80 beneficiarios que habían recibido la implantación de pasturas durante el año anterior. En las charlas, pudieron apreciar una reseña histórica sobre el uso de pasturas megatérmicas en la Provincia de San Luis, las características morfológicas, biológicas y ambientales en las que se desarrollan, distintas experiencias de cría sobre la variedad digitaria como único recurso, otras de cría sobre pasto llorón, manejo de las pasturas, época de implantación, medición de forrajimasa y fertilización.

 

Además se hicieron capacitaciones sobre el armado correcto de las picadas contrafuego y en manejo de huertas agroecológicas a más de 50 productores.

 

El Plan Alfalfa, en tanto, entregó semillas a 24 productores de la Cuenca del Morro, quienes recibieron unos 5.000 kilos para sembrar en sus campos, lo que servirá para cubrir más de 400 hectáreas. El propósito es doble: que la alfalfa sirva para mitigar los excesos hídricos en la zona y que a su vez ellos puedan tener un ingreso económico con la posterior venta de su producción, acompañados por el Estado provincial, que está abriendo nuevos negocios de exportación con la pastura a través de la Zona de Actividades Logísticas de Villa Mercedes.

 

En cuanto al Plan Toros, en el período 2018-2019 el Gobierno pretende la erradicación de enfermedades venéreas en los departamentos Pringles, San Martín, Chacabuco y Junín. Ya se realizaron más de 500 raspajes, que arrojaron apenas 10 animales positivos que serán repuestos durante este año por otros de mejor genética y capacidad reproductiva.

 

El Plan Porcino también tuvo actividad, con la toma de muestras de 276 ejemplares de 22 establecimientos ubicados sobre todo en Belgrano, Pueyrredón, Ayacucho y Pedernera. Las muestras son tomadas para su posterior análisis en el Laboratorio del Campo, en donde se realiza diagnóstico de brucelosis y aujeszky.

 

A estos productores se les brinda un asesoramiento técnico sanitario específico, que pone el acento en la prevención de enfermedades peligrosas para la población como brucelosis y triquinosis. Sobre esta última, que manifestó brotes durante el año pasado, se realizaron campañas de difusión en prevención y acciones sanitarias en establecimientos en riesgo.

 

Para defender a la producción local, a pedido del Ministerio de Producción el gobierno provincial aprobó una resolución que prohíbe el ingreso de carne porcina a la provincia proveniente de países que no estén libres de PRRS (como Estados Unidos), a fin de proteger a los productores de la provincia y brindar apoyo al este sector de la producción.

 

Todos los productores que alcanzaron el estatus sanitario requerido ya lucen en sus establecimientos un cartel que lo certifica. Es una forma de reflejar que la sanidad de sus animales ha sido controlada por personal del ministerio, lo que brinda seguridad a los propietarios y a quienes consumen sus productos, por lo que también ayuda a incrementar las ventas.

 

Otra gran iniciativa que comenzó en 2018, y promete seguir creciendo en 2019, fue la creación de la Feria de Pequeños y Medianos Productores. Además de facilitar las ventas de quienes se inscribieron, hubo un gran trabajo del Programa Producción Agropecuaria en cuanto a la localización, control e inclusión entre los beneficiarios de más de sesenta pequeños productores de todos los rubros para que comercialicen sus productos. También fueron incluidas las escuelas agrotécnicas de la provincia.

 

El servicio fue completo, porque aquellos que no tenían medios para llegar a San Luis y Villa Mercedes, contaron con transporte gratuito de parte de la provincia. La feria comenzó con un centenar de puestos y cerró con más de 400 en la última edición realizada en diciembre. Ahora irán por más y buscarán establecerla en otras localidades del interior para que todos los vecinos puedan contar con alimentos frescos y a un precio promocional.

 

En la fase institucional, el Ministerio de Producción participó en las reuniones de la Comisión de Ganadería del Consejo Federal Agropecuario, llevando la representación del sector de campo de la provincia al ámbito nacional. También se fortalecieron las relaciones con las sociedades rurales (Río Quinto, del Rosario y Valle del Conlara), con  Senasa  y la Universidad Católica de Cuyo, con la que hay un convenio firmado para que los chicos del último año de la carrera de Veterinaria puedan participar de actividades a campo.

 

El Plan de Fomento  Productivo, que había comenzado en 2017 con un gran suceso, continuó con la entrega de materiales y la capacitación técnica a los beneficiarios, especialmente los dedicados a la actividad avícola.

 

Comentá vos tambien...