eldiariodelarepublica.com
Entre la tinta en el papel y la audacia de las redes

Escuchá acá la 90.9
X

Entre la tinta en el papel y la audacia de las redes

Mariano Medina

Carla Dente y Macarena Yannelli visitaron San Luis y explicaron todo sobre lo que hacen. Amantes de las historias en todos sus formatos, aseguran que los hábitos de lectura en los jóvenes cambiaron gracias a las redes sociales. ¿Hay rivalidad entre el libro y el mundo digital?

El papel y el mundo digital parecen no ir de la mano pero un grupo floreciente de jóvenes hicieron lo impensado para agruparlos. Los “booktubers” son una tribu que logró que los adolescentes se interesen por la literatura a partir de los videos que suben en las redes en los que recomiendan autores e historias. “Somos personas, normalmente chicos entre los quince y los veinticinco años, que hablamos de libros (cómics, manga o películas) en Youtube. Hacemos reseñas, respondemos preguntas, recomendamos lecturas, entre otras cosas”, comentó Carla Dente, una “booktuber” de 21 años que nació en la ciudad de Tigre (Buenos Aires) y visitó San Luis donde brindó una charla sobre lo que hace. Estudia Edición en la Universidad de Buenos Aires y le gusta mucho “leer, mirar películas y jugar videojuegos y juegos de mesa”.

La estudiante de Filosofía diplomada en Literatura juvenil e infantil, Macarena Yannelli, asegura que “lee con fervor desde los 13 años y ama las historias, en todos sus formatos”. Ahora con 24 abre el abanico para resaltar qué le ofrecen a los interesados: “Me parece que aportamos desde dos espacios como pruebas para las editoriales. Si cierto libro puede funcionar en el mercado y como mediadores para los lectores jóvenes que no tienen mucho dinero para gastar y quieren usarlo para comprar el libro que más les pueda gustar”. La joven sostuvo que “a raíz de nuestras opiniones de alguna manera u otra los más inexpertos, aquellos que recién están comenzando a leer y no saben por dónde empezar pueden comenzar a formar su camino lector”.

Yannelli fue muy aplaudida durante su presentación en la Primera Feria del Libro Municipal de San Luis y explicó que cambiaron los hábitos de lectura de los jóvenes gracias a las redes sociales. “Fue en dos aspectos, por un lado en cómo manejamos nuestros tiempos y cuánto le dedicamos a las redes sociales, películas o libros. Y por otro lado, cambió cómo se lee y cómo se elige qué leer, sumado a que hay muchos más libros para elegir en la sección juvenil (comparado con esas mismas secciones de hace 10 años atrás). Hoy los jóvenes leemos con una voracidad de aquel que tiene que devolver al día siguiente un libro a la biblioteca, pero en cambio de sacar un libro de la biblioteca están leyéndolo de manera digital en su celular”, argumentó. A la joven le encanta este tipo de encuentros donde puede dialogar con los fanáticos porque se queda a charlar de libros, series y se recomiendan mutuamente intereses. “Me sorprenden muchísimo cada vez que nos encontramos”, aseguró con una sonrisa.

 


Macarena Yannelli comparte sus lecturas en su blog “Gracias a los libros" y en las redes sociales.
 

Para Carla no es raro hablar de literatura en plataforma digital. Señaló que no es extraño “tal vez porque nacimos en una época en la que lo digital ya estaba más establecido”. “Las redes se usan para todo, era natural que en algún momento se usaran también para hablar de libros. Si creyéramos que es raro hablar de libros en una plataforma digital también creeríamos que es extraño que las librerías tengan página web”, redobló la apuesta.

El furor de lo visual por sobre lo escrito tiene una respuesta muy simple para Carla. Consideró que “en el pasado los libros tenían que competir con menos cosas como medio de entretenimiento, pero esto no quiere decir que en la actualidad no haya gente que los disfrute tanto o más que, por ejemplo, ver una película”.

A pesar de las recomendaciones, Carla no se considera una crítica literaria de la modernidad. Explicó que no se centran en hablar de “una obra de forma objetiva (dentro de lo lógico, ya que la objetividad absoluta es imposible de conseguir), sino que hablamos de lo que leemos de la forma más subjetiva posible” ya que cuentan lo que les hizo sentir una historia, enumeran las partes de una obra que más les gustaron en lo personal.

“Al momento de hacer, por ejemplo, una reseña, siempre aclaramos que lo que vamos a decir es una opinión personal”, argumentó. Dijo que “a pesar con el tiempo empezamos a tener más herramientas como para hablar de ciertos temas de forma más objetiva, por lo que en ocasiones recurrimos al típico yo entiendo que X cosa no estaba bien desarrollada y que la historia en sí no era la gran cosa, pero a mí me encantó igual y por eso recomiendo este libro”, se explayó Carla.

 


Carla Dente, desde su canal de YouTube “Mi mundo está en tus páginas"

 

“Tocamos todos los temas, no hay nada que no se pueda no hablar entre jóvenes, se habla de política, feminismo, problemas sociales, abuso, acoso en la escuela. Dentro de la literatura juvenil los temas que los adultos consideran tabú están muy desarrollados, de mejor o peor manera dependiendo el libro, pero los temas y las conversaciones están. Queda en uno ver qué tan hondo puede ir”, resalta Macarena sobre la visión de la juventud y si existen temas de los que no se pueda charlar.

Carla aclara que ser “booktuber” no es una profesión pero que las búsquedas que tienen es la de encontrar nuevas historias para ellas mismas y poder compartirlas con sus públicos. “Nosotros no empezamos con esto para atraer más gente a la lectura, sino que lo hicimos para encontrar personas que ya leyeran. Con el tiempo nos dimos cuenta de que nuestros videos también sirven para que aquellos que nunca leyeron algo por gusto terminen por intentarlo, y eso es genial. Creo que lo mejor de booktube es lo que llega sin buscarlo”, expresó.

Costaría pensar en el éxito entre un producto físico y una relación intangible con las redes pero la estudiante de Edición consideró que no es una relación loca entre ambas “ya que hoy en día todo se vende por internet”.

“No importa lo que busqués, alguien lo está vendiendo en la red. Nosotros decidimos centrarnos en los libros, otros hablan de maquillaje, de comida o de videojuegos, no importa. Puede que al principio hiciéramos videos sólo para compartir lo que leíamos con otros lectores, sin darnos cuenta de que estábamos haciendo publicidad. Ahora sería lo mismo, sólo que somos conscientes de que nuestras recomendaciones pueden ayudar a las ventas de ciertos títulos”, dijo sobre la profesionalización.

Cuando a Macarena le consultan un libro para recomendar sostiene que es una pregunta complicada. “¿Qué te gustaría leer te preguntaría? Mi libro as bajo la manga es siempre ‘El nombre del viento’ de Patrick Rothfuss, una fantasía épica relativamente inusual sobre la historia de un personaje que hizo tantas cosas que se convirtió en una leyenda. Es un escrito fascinante y a la vez intimidante para alguien que no está metido en la fantasía ya que tiene como 800 páginas, pero que no los apabulle, es increíble”, concluyó.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Entre la tinta en el papel y la audacia de las redes

Carla Dente y Macarena Yannelli visitaron San Luis y explicaron todo sobre lo que hacen. Amantes de las historias en todos sus formatos, aseguran que los hábitos de lectura en los jóvenes cambiaron gracias a las redes sociales. ¿Hay rivalidad entre el libro y el mundo digital?

Los booktubers son cada vez más incluidos en las Ferias del Libro, ya que son críticos influyentes entre la juventud.

El papel y el mundo digital parecen no ir de la mano pero un grupo floreciente de jóvenes hicieron lo impensado para agruparlos. Los “booktubers” son una tribu que logró que los adolescentes se interesen por la literatura a partir de los videos que suben en las redes en los que recomiendan autores e historias. “Somos personas, normalmente chicos entre los quince y los veinticinco años, que hablamos de libros (cómics, manga o películas) en Youtube. Hacemos reseñas, respondemos preguntas, recomendamos lecturas, entre otras cosas”, comentó Carla Dente, una “booktuber” de 21 años que nació en la ciudad de Tigre (Buenos Aires) y visitó San Luis donde brindó una charla sobre lo que hace. Estudia Edición en la Universidad de Buenos Aires y le gusta mucho “leer, mirar películas y jugar videojuegos y juegos de mesa”.

La estudiante de Filosofía diplomada en Literatura juvenil e infantil, Macarena Yannelli, asegura que “lee con fervor desde los 13 años y ama las historias, en todos sus formatos”. Ahora con 24 abre el abanico para resaltar qué le ofrecen a los interesados: “Me parece que aportamos desde dos espacios como pruebas para las editoriales. Si cierto libro puede funcionar en el mercado y como mediadores para los lectores jóvenes que no tienen mucho dinero para gastar y quieren usarlo para comprar el libro que más les pueda gustar”. La joven sostuvo que “a raíz de nuestras opiniones de alguna manera u otra los más inexpertos, aquellos que recién están comenzando a leer y no saben por dónde empezar pueden comenzar a formar su camino lector”.

Yannelli fue muy aplaudida durante su presentación en la Primera Feria del Libro Municipal de San Luis y explicó que cambiaron los hábitos de lectura de los jóvenes gracias a las redes sociales. “Fue en dos aspectos, por un lado en cómo manejamos nuestros tiempos y cuánto le dedicamos a las redes sociales, películas o libros. Y por otro lado, cambió cómo se lee y cómo se elige qué leer, sumado a que hay muchos más libros para elegir en la sección juvenil (comparado con esas mismas secciones de hace 10 años atrás). Hoy los jóvenes leemos con una voracidad de aquel que tiene que devolver al día siguiente un libro a la biblioteca, pero en cambio de sacar un libro de la biblioteca están leyéndolo de manera digital en su celular”, argumentó. A la joven le encanta este tipo de encuentros donde puede dialogar con los fanáticos porque se queda a charlar de libros, series y se recomiendan mutuamente intereses. “Me sorprenden muchísimo cada vez que nos encontramos”, aseguró con una sonrisa.

 


Macarena Yannelli comparte sus lecturas en su blog “Gracias a los libros" y en las redes sociales.
 

Para Carla no es raro hablar de literatura en plataforma digital. Señaló que no es extraño “tal vez porque nacimos en una época en la que lo digital ya estaba más establecido”. “Las redes se usan para todo, era natural que en algún momento se usaran también para hablar de libros. Si creyéramos que es raro hablar de libros en una plataforma digital también creeríamos que es extraño que las librerías tengan página web”, redobló la apuesta.

El furor de lo visual por sobre lo escrito tiene una respuesta muy simple para Carla. Consideró que “en el pasado los libros tenían que competir con menos cosas como medio de entretenimiento, pero esto no quiere decir que en la actualidad no haya gente que los disfrute tanto o más que, por ejemplo, ver una película”.

A pesar de las recomendaciones, Carla no se considera una crítica literaria de la modernidad. Explicó que no se centran en hablar de “una obra de forma objetiva (dentro de lo lógico, ya que la objetividad absoluta es imposible de conseguir), sino que hablamos de lo que leemos de la forma más subjetiva posible” ya que cuentan lo que les hizo sentir una historia, enumeran las partes de una obra que más les gustaron en lo personal.

“Al momento de hacer, por ejemplo, una reseña, siempre aclaramos que lo que vamos a decir es una opinión personal”, argumentó. Dijo que “a pesar con el tiempo empezamos a tener más herramientas como para hablar de ciertos temas de forma más objetiva, por lo que en ocasiones recurrimos al típico yo entiendo que X cosa no estaba bien desarrollada y que la historia en sí no era la gran cosa, pero a mí me encantó igual y por eso recomiendo este libro”, se explayó Carla.

 


Carla Dente, desde su canal de YouTube “Mi mundo está en tus páginas"

 

“Tocamos todos los temas, no hay nada que no se pueda no hablar entre jóvenes, se habla de política, feminismo, problemas sociales, abuso, acoso en la escuela. Dentro de la literatura juvenil los temas que los adultos consideran tabú están muy desarrollados, de mejor o peor manera dependiendo el libro, pero los temas y las conversaciones están. Queda en uno ver qué tan hondo puede ir”, resalta Macarena sobre la visión de la juventud y si existen temas de los que no se pueda charlar.

Carla aclara que ser “booktuber” no es una profesión pero que las búsquedas que tienen es la de encontrar nuevas historias para ellas mismas y poder compartirlas con sus públicos. “Nosotros no empezamos con esto para atraer más gente a la lectura, sino que lo hicimos para encontrar personas que ya leyeran. Con el tiempo nos dimos cuenta de que nuestros videos también sirven para que aquellos que nunca leyeron algo por gusto terminen por intentarlo, y eso es genial. Creo que lo mejor de booktube es lo que llega sin buscarlo”, expresó.

Costaría pensar en el éxito entre un producto físico y una relación intangible con las redes pero la estudiante de Edición consideró que no es una relación loca entre ambas “ya que hoy en día todo se vende por internet”.

“No importa lo que busqués, alguien lo está vendiendo en la red. Nosotros decidimos centrarnos en los libros, otros hablan de maquillaje, de comida o de videojuegos, no importa. Puede que al principio hiciéramos videos sólo para compartir lo que leíamos con otros lectores, sin darnos cuenta de que estábamos haciendo publicidad. Ahora sería lo mismo, sólo que somos conscientes de que nuestras recomendaciones pueden ayudar a las ventas de ciertos títulos”, dijo sobre la profesionalización.

Cuando a Macarena le consultan un libro para recomendar sostiene que es una pregunta complicada. “¿Qué te gustaría leer te preguntaría? Mi libro as bajo la manga es siempre ‘El nombre del viento’ de Patrick Rothfuss, una fantasía épica relativamente inusual sobre la historia de un personaje que hizo tantas cosas que se convirtió en una leyenda. Es un escrito fascinante y a la vez intimidante para alguien que no está metido en la fantasía ya que tiene como 800 páginas, pero que no los apabulle, es increíble”, concluyó.

 

Logín