eldiariodelarepublica.com
El insomnio, una vía directa hacia el malestar general

Escuchá acá la 90.9
X

El insomnio, una vía directa hacia el malestar general

Provoca fatiga, irritabilidad, ansiedad, dificultad para concentrarse y hasta depresión. 

Existen diez patologías o trastornos del sueño y la vigilia según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales. El más común es el insomnio. "Es una insatisfacción predominante por la cantidad o calidad del sueño que está asociado con la dificultad para iniciarlo o para mantenerlo", expresó la licenciada en Psicología, Eleana Balmaceda. Esta disfunción se caracteriza por despertares frecuentes y problemas para volver a conciliar el sueño, o por el despertar pronto en la mañana, por ejemplo, dos horas antes de que suene la alarma del reloj. 

Balmaceda explicó que para que el insomnio sea un trastorno tiene que producirse al menos tres noches en una semana durante tres meses y debe suceder aunque las condiciones sean favorables. "Eso genera un deterioro en los social, lo laboral y en el comportamiento", indicó. "La persona tiene dificultad para concentrarse, da fatiga, irritabilidad, ansiedad y en los casos graves puede llevar a cuadros psicopatológicos más graves como una depresión. 

La profesional advirtió que ponerse ansioso antes de dormir genera un estado de mayor activación. "Eso hace que el sujeto esté pendiente de que tiene que dormir y hace todo lo opuesto que una persona debe hacer para eso, que es relajarse y tratar de no pensar en otras cosas", indicó.

"La principal dificultad que tenemos es la imposibilidad de calmar los pensamientos. Hay excesivas preocupaciones y eso hace que ese estado de activación que uno tiene durante el día continúe a la hora de acostarse", explicó. 

Los otros nueve trastornos del sueño son menos comunes. Está la hipersomnia, que es el aumento del sueño. La narcolepsia, la necesidad irrefrenable de dormir en cualquier lugar y momento. Luego están los relacionados a la respiración como las apneas. El del ritmo circadiano, el del despertar del sueño REM y el no REM, las pesadillas, el síndrome de las piernas inquietas y los inducidos por sustancias, ya sean calmantes o drogas legales e ilegales.

"Lo más aconsejable ante algunos de estos problemas es hacer una consulta con un médico y  que este derive al psicólogo en los casos más leves o a un psiquiatra si el ciclo está muy alterado para que lo corrijan con medicación", concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El insomnio, una vía directa hacia el malestar general

Provoca fatiga, irritabilidad, ansiedad, dificultad para concentrarse y hasta depresión. 

Los cuidados antes de acostarse. Infografía: Marcelo Ojeda.

Existen diez patologías o trastornos del sueño y la vigilia según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales. El más común es el insomnio. "Es una insatisfacción predominante por la cantidad o calidad del sueño que está asociado con la dificultad para iniciarlo o para mantenerlo", expresó la licenciada en Psicología, Eleana Balmaceda. Esta disfunción se caracteriza por despertares frecuentes y problemas para volver a conciliar el sueño, o por el despertar pronto en la mañana, por ejemplo, dos horas antes de que suene la alarma del reloj. 

Balmaceda explicó que para que el insomnio sea un trastorno tiene que producirse al menos tres noches en una semana durante tres meses y debe suceder aunque las condiciones sean favorables. "Eso genera un deterioro en los social, lo laboral y en el comportamiento", indicó. "La persona tiene dificultad para concentrarse, da fatiga, irritabilidad, ansiedad y en los casos graves puede llevar a cuadros psicopatológicos más graves como una depresión. 

La profesional advirtió que ponerse ansioso antes de dormir genera un estado de mayor activación. "Eso hace que el sujeto esté pendiente de que tiene que dormir y hace todo lo opuesto que una persona debe hacer para eso, que es relajarse y tratar de no pensar en otras cosas", indicó.

"La principal dificultad que tenemos es la imposibilidad de calmar los pensamientos. Hay excesivas preocupaciones y eso hace que ese estado de activación que uno tiene durante el día continúe a la hora de acostarse", explicó. 

Los otros nueve trastornos del sueño son menos comunes. Está la hipersomnia, que es el aumento del sueño. La narcolepsia, la necesidad irrefrenable de dormir en cualquier lugar y momento. Luego están los relacionados a la respiración como las apneas. El del ritmo circadiano, el del despertar del sueño REM y el no REM, las pesadillas, el síndrome de las piernas inquietas y los inducidos por sustancias, ya sean calmantes o drogas legales e ilegales.

"Lo más aconsejable ante algunos de estos problemas es hacer una consulta con un médico y  que este derive al psicólogo en los casos más leves o a un psiquiatra si el ciclo está muy alterado para que lo corrijan con medicación", concluyó.

Logín