eldiariodelarepublica.com
Último y crucial test de la cápsula Dragon para volver a la Tierra

Escuchá acá la 90.9
X

Último y crucial test de la cápsula Dragon para volver a la Tierra

El maniquí que encabezó la misión emprende el tramo final de la misión.

La cápsula Crew Dragon desarrollada por SpaceX para la NASA inició este viernes su retorno a la Tierra, una peripecia de varias horas de peligroso descenso hacia el Atlántico, con la finalidad de demostrar que el aparato es seguro para los astronautas, principal objetivo de esta misión.

Dragon encendió brevemente sus propulsores cuando sobrevolaba Sudán, a las 04:32 de Argentina y a 410 kilómetros de altura, para separarse de la Estación Espacial Internacional (ISS), tras recibir la luz verde del centro Johnson en Houston, según imágenes en directo transmitidas por la NASA gracias a varias cámaras a bordo de la ISS, y ello pese a que su velocidad real es de 27.000 km/h.

A las 09:50 de Argentina, el vehículo abandonará su órbita e iniciará su entrada en la atmósfera, poniendo a prueba su escudo término. El amerizaje frente a las costas de Florida está anunciado para las 08:45 locales.

"Diría que la entrada hipersónica es probablemente mi mayor preocupación" dijo Elon Musk, fundador y presidente de SpaceX, el sábado pasado, tras el lanzamiento de la cápsula desde el centro espacial Kennedy por uno de sus cohetes.

"¿Se abrirán correctamente los paracaídas? ¿El sistema guiará a Dragon 2 al buen lugar para amerizar"?, se preguntó.

Hasta ahora la misión se ha desarrollado sin incidentes. Dragon se amarró el domingo a la estación y los tres miembros de la ISS pudieron penetrar en la cápsula, donde solo hay un maniquí, bautizado Ripley.

Pero la próxima vez, si todo va bien, dos astronautas estadounidenses estarán a bordo de Dragon, para un trayecto de ida y vuelta a la ISS antes de fin de año, según la NASA.

 

Cámara en directo

El regreso de la cápsula con Ripley será íntegramente retransmitido gracias a una cámara embarcada en Dragon. Según dijo una portavoz de la NASA, un dron intentará filmar la llegada del aparato, que será frenada por cuatro paracaídas.

El objetivo de la prueba es verificar que la nave sea confiable y segura, para permitir a la NASA reanudar los vuelos tripulados desde suelo estadounidense.

Desde el final del programa de transbordadores espaciales en 2011, tras 30 años de servicio, solo los rusos transportan a personas en viajes de ida y vuelta a la ISS.

SpaceX ha realizado este viaje una docena de veces desde 2012, pero llevando solo suministros para reabastecer la estación.

Transportar humanos allí requiere asientos, un aire respirable en una cabina presurizada, una temperatura regulada para los pasajeros y, por supuesto, sistemas de emergencia.

La NASA se dispone así por primera vez a confiar a compañías privadas el transporte de sus astronautas. Boeing también ganó un contrato y está desarrollando su propia cápsula, Starliner, que será probada en unos meses.

Con Dragon y el Starliner de Boeing --que aún no ha sido probado-- la NASA ya no dependerá de Rusia para volar a la ISS.

Pero Elon Musk, el magnate que creó SpaceX en 2002, parece más interesado en una exploración más lejana del sistema solar. El sábado volvió a exponer su sueño: "Deberíamos tener una base en la Luna, una base humana permanentemente ocupada en la Luna. Y enviar gente a Marte y construir una ciudad en Marte".

AFP-NA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Último y crucial test de la cápsula Dragon para volver a la Tierra

El maniquí que encabezó la misión emprende el tramo final de la misión.

Foto: Internet.

La cápsula Crew Dragon desarrollada por SpaceX para la NASA inició este viernes su retorno a la Tierra, una peripecia de varias horas de peligroso descenso hacia el Atlántico, con la finalidad de demostrar que el aparato es seguro para los astronautas, principal objetivo de esta misión.

Dragon encendió brevemente sus propulsores cuando sobrevolaba Sudán, a las 04:32 de Argentina y a 410 kilómetros de altura, para separarse de la Estación Espacial Internacional (ISS), tras recibir la luz verde del centro Johnson en Houston, según imágenes en directo transmitidas por la NASA gracias a varias cámaras a bordo de la ISS, y ello pese a que su velocidad real es de 27.000 km/h.

A las 09:50 de Argentina, el vehículo abandonará su órbita e iniciará su entrada en la atmósfera, poniendo a prueba su escudo término. El amerizaje frente a las costas de Florida está anunciado para las 08:45 locales.

"Diría que la entrada hipersónica es probablemente mi mayor preocupación" dijo Elon Musk, fundador y presidente de SpaceX, el sábado pasado, tras el lanzamiento de la cápsula desde el centro espacial Kennedy por uno de sus cohetes.

"¿Se abrirán correctamente los paracaídas? ¿El sistema guiará a Dragon 2 al buen lugar para amerizar"?, se preguntó.

Hasta ahora la misión se ha desarrollado sin incidentes. Dragon se amarró el domingo a la estación y los tres miembros de la ISS pudieron penetrar en la cápsula, donde solo hay un maniquí, bautizado Ripley.

Pero la próxima vez, si todo va bien, dos astronautas estadounidenses estarán a bordo de Dragon, para un trayecto de ida y vuelta a la ISS antes de fin de año, según la NASA.

 

Cámara en directo

El regreso de la cápsula con Ripley será íntegramente retransmitido gracias a una cámara embarcada en Dragon. Según dijo una portavoz de la NASA, un dron intentará filmar la llegada del aparato, que será frenada por cuatro paracaídas.

El objetivo de la prueba es verificar que la nave sea confiable y segura, para permitir a la NASA reanudar los vuelos tripulados desde suelo estadounidense.

Desde el final del programa de transbordadores espaciales en 2011, tras 30 años de servicio, solo los rusos transportan a personas en viajes de ida y vuelta a la ISS.

SpaceX ha realizado este viaje una docena de veces desde 2012, pero llevando solo suministros para reabastecer la estación.

Transportar humanos allí requiere asientos, un aire respirable en una cabina presurizada, una temperatura regulada para los pasajeros y, por supuesto, sistemas de emergencia.

La NASA se dispone así por primera vez a confiar a compañías privadas el transporte de sus astronautas. Boeing también ganó un contrato y está desarrollando su propia cápsula, Starliner, que será probada en unos meses.

Con Dragon y el Starliner de Boeing --que aún no ha sido probado-- la NASA ya no dependerá de Rusia para volar a la ISS.

Pero Elon Musk, el magnate que creó SpaceX en 2002, parece más interesado en una exploración más lejana del sistema solar. El sábado volvió a exponer su sueño: "Deberíamos tener una base en la Luna, una base humana permanentemente ocupada en la Luna. Y enviar gente a Marte y construir una ciudad en Marte".

AFP-NA

Logín