eldiariodelarepublica.com
UNSL: tras dos años, no pueden aplicar un control de ingreso

Escuchá acá la 90.9
X

UNSL: tras dos años, no pueden aplicar un control de ingreso

El sistema de registro docente debería haber comenzado a funcionar en febrero de 2018, pero el período de prueba se prorrogó en cinco ocasiones.

El controvertido control de ingreso y salida para los docentes de la UNSL hizo su reaparición en el debate del Consejo Superior, a poco menos de un mes de celebrarse las elecciones generales en esa casa de estudios. Ayer, volvieron a pedir la suspensión del sistema de fichaje que, pese a que fue sancionado hace más de dos años e instalado en febrero de 2018, se encuentra en un período de prueba desde hace un año y medio.

La presentación ante el máximo cuerpo de decisión universitario la realizó el decano de la Facultad de Ciencias Físico, Matemáticas y Naturales (FCFMyN), Fernando Bulnes, quien indicó que dejar sin efecto el registro, "permitirá generar las condiciones de revisión para su rectificación o ratificación".

"En un principio pensé en solicitar directamente la derogación de la ordenanza para su eliminación definitiva, pero finalmente me pareció más adecuado dejar un margen de discusión para el Consejo Superior y pedir la suspensión para que se vuelva a debatir cuál es el sentido del control y conocer por qué se está aplicando con irregularidades, si se aprobó su creación en 2017 y todavía no funciona", explicó Bulnes.

Además, el solicitante fue una de las autoridades que ese año votó en contra de la aplicación del fichaje, en respeto a la decisión mayoritaria de los docentes de la FCFMyN. Pese a que los decanos de las facultades de Química, Salud, Humanas y Psicología también se opusieron a la aprobación -inclusive esas dos últimas unidades académicas directamente dejaron de utilizarlo- ya que las voces de desacuerdo reunieron al 80 por ciento del total del claustro docente, el proyecto para marcar las horas de trabajo finalmente obtuvo la mayoría de los avales de los consejeros superiores.

Según explicó el titular de la Facultad de Matemáticas en la nota presentada ante el cuerpo de cogobierno universitario -que terminó derivándolo para su tratamiento en paritarias- la interrupción del sistema es "hasta tanto se haya realizado una nueva evaluación sobre la pertinencia, las características y los beneficios", como así también "considerado especialmente, la opinión de los claustros docentes y las asociaciones gremiales".

El proyecto de ordenanza "Sistema de Control Biométrico de Asistencia del Personal Docente", impulsado por el Rectorado, ingresó al Consejo Superior a fines de noviembre de 2016 y consiguió su aprobación siete meses después. Luego, tras casi un año de polémicos debates con los dos gremios de educadores de la UNSL, sobre todo con el Sindicato de Docentes e Investigadores Universitarios (Sidiu) -que inclusive solicitó directamente su derogación en al menos dos ocasiones- recién en noviembre de 2017 se estableció que febrero del año siguiente sería el mes en que los dispositivos comenzarían a marcar el fichaje, pero la decisión fue prorrogar su implementación por noventa días, hasta el 31 de julio de 2018. 

Esa situación de retraso se repitió consecutivamente cuatro veces más, como un "período de prueba": hasta agosto, luego a setiembre, más tarde hasta octubre de 2018 y finalmente hasta el 31 de marzo último, debido a que "aún era necesario continuar con la evaluación", según fundamentó el Consejo Superior en las sucesivas dilataciones.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

UNSL: tras dos años, no pueden aplicar un control de ingreso

El sistema de registro docente debería haber comenzado a funcionar en febrero de 2018, pero el período de prueba se prorrogó en cinco ocasiones.

Los gremios docentes se opusieron desde un principio al fichaje, por considerarlo restrictivo del derecho a huelga. Foto: Archivo.

El controvertido control de ingreso y salida para los docentes de la UNSL hizo su reaparición en el debate del Consejo Superior, a poco menos de un mes de celebrarse las elecciones generales en esa casa de estudios. Ayer, volvieron a pedir la suspensión del sistema de fichaje que, pese a que fue sancionado hace más de dos años e instalado en febrero de 2018, se encuentra en un período de prueba desde hace un año y medio.

La presentación ante el máximo cuerpo de decisión universitario la realizó el decano de la Facultad de Ciencias Físico, Matemáticas y Naturales (FCFMyN), Fernando Bulnes, quien indicó que dejar sin efecto el registro, "permitirá generar las condiciones de revisión para su rectificación o ratificación".

"En un principio pensé en solicitar directamente la derogación de la ordenanza para su eliminación definitiva, pero finalmente me pareció más adecuado dejar un margen de discusión para el Consejo Superior y pedir la suspensión para que se vuelva a debatir cuál es el sentido del control y conocer por qué se está aplicando con irregularidades, si se aprobó su creación en 2017 y todavía no funciona", explicó Bulnes.

Además, el solicitante fue una de las autoridades que ese año votó en contra de la aplicación del fichaje, en respeto a la decisión mayoritaria de los docentes de la FCFMyN. Pese a que los decanos de las facultades de Química, Salud, Humanas y Psicología también se opusieron a la aprobación -inclusive esas dos últimas unidades académicas directamente dejaron de utilizarlo- ya que las voces de desacuerdo reunieron al 80 por ciento del total del claustro docente, el proyecto para marcar las horas de trabajo finalmente obtuvo la mayoría de los avales de los consejeros superiores.

Según explicó el titular de la Facultad de Matemáticas en la nota presentada ante el cuerpo de cogobierno universitario -que terminó derivándolo para su tratamiento en paritarias- la interrupción del sistema es "hasta tanto se haya realizado una nueva evaluación sobre la pertinencia, las características y los beneficios", como así también "considerado especialmente, la opinión de los claustros docentes y las asociaciones gremiales".

El proyecto de ordenanza "Sistema de Control Biométrico de Asistencia del Personal Docente", impulsado por el Rectorado, ingresó al Consejo Superior a fines de noviembre de 2016 y consiguió su aprobación siete meses después. Luego, tras casi un año de polémicos debates con los dos gremios de educadores de la UNSL, sobre todo con el Sindicato de Docentes e Investigadores Universitarios (Sidiu) -que inclusive solicitó directamente su derogación en al menos dos ocasiones- recién en noviembre de 2017 se estableció que febrero del año siguiente sería el mes en que los dispositivos comenzarían a marcar el fichaje, pero la decisión fue prorrogar su implementación por noventa días, hasta el 31 de julio de 2018. 

Esa situación de retraso se repitió consecutivamente cuatro veces más, como un "período de prueba": hasta agosto, luego a setiembre, más tarde hasta octubre de 2018 y finalmente hasta el 31 de marzo último, debido a que "aún era necesario continuar con la evaluación", según fundamentó el Consejo Superior en las sucesivas dilataciones.
 

Logín