Escuchá acá la 90.9
X

Preocupación por la presencia de tordos en la plaza Lafinur

Los comerciantes y vecinos piden que los erradiquen rápido antes de que la plaga cause más problemas. El Municipio adelantó la poda para el 21 de junio.

El cielo de color negro, ruidos molestos y una cantidad de excremento sobre los bancos y veredas de la plaza Lafinur despertaron la preocupación de los vecinos y comerciantes de la zona, quienes aseguran que esta semana notaron la aparición de tordos a partir de la tarde, cuando baja el sol. Piden que los erradiquen antes de que la plaga se reproduzca y cause problemas más graves. En el Municipio aclararon que si no emigran en estos días, como principal medida van a hacer una poda adelantada de esos árboles.

“El problema no es tanto el ruido que producen, sino la mugre que generan, que como consecuencia atrae enfermedades respiratorias y olores muy fuertes que en algunos casos no se puede ni abrir la ventana para ventilar el local o la vivienda”, lamentó Nicolás Gil, propietario de la inmobiliaria ubicada en Balcarce y Potosí.

El hombre aseguró que si las aves se multiplican, la situación sería “mucho más delicada” a la que ocasionaron en la plaza Pedernera (Ver "Una pesadilla..."), ya que este espacio verde tiene a su alrededor una gran cantidad de habitantes mayores, edificios de gran concurrencia de gente, como el colegio Nº 11 “Benito Juárez” y la Clínica Del Niño, y a su vez funciona una veterinaria, una farmacia, un restaurante y una panadería. “Deberían buscar una solución favorable a corto plazo. En este caso la pérdida económica o la suciedad en los autos pasaría a un segundo plano, lo que hay que tener en cuenta es que por el tóxico que genera la materia fecal corre riesgo la salud de muchas personas”, destacó.

 

Dueños de la plaza. La lluvia de excremento hace que la gente no pueda habitar ningún sector del espacio verde.

 

El jefe del Programa de Medio Ambiente de la Municipalidad, Igor Ziganovsky, comentó que hay posibilidades de que los tordos emigren en este tiempo, cuando llegue la época de temperaturas más frías. “Por si esto no sucede, tenemos previsto para la semana que viene hacer una reducción del follaje de todos los árboles de la plaza”, adelantó.

A su vez, el funcionario señaló que la poda adelantada sería la principal medida que tomarán para intentar erradicar la especie de esa zona y aclaró que como segundo paso será la colocación de repelente sobre las ramas que los pájaros usan para descansar. “A este producto químico lo tenemos preparado para cuando arranque la temporada en la que llegan estos pájaros, pero vamos a hacer una prueba para comprobar si la eficiencia es la que nosotros necesitamos, sino seguiremos los mismos pasos que en la plaza Pedernera”, expresó.

 

Por el tóxico que genera la materia fecal, corre riesgo la salud de muchas personas", dijo el dueño de una inmobiliaria ubicada frente a la plaza, Nicolás Gil.

 

Flavio Guzmán, el director del establecimiento educativo que fue afectado, manifestó que el trastorno que causa mayores problemas es el excremento de las aves. “Son cerca de mil alumnos que asisten a clases todos los días, y un gran porcentaje utiliza la plaza para descansar, leer o desarrollar alguna actividad, pero este inconveniente hace que tengan problemas en la vista, como así también dañan los vehículos que están estacionados sobre la calle”, remarcó el directivo, quien además puso a disposición la fachada del edificio en caso de que haya que colocar reflectores o un láser para espantarlos.
 

Una pesadilla que duró más de cuatro años

Hace unos cuatro años que la llegada de las distintas especies a la plaza Pedernera causan dolores de cabeza tanto a los comerciantes de la zona, que tuvieron una pérdida económica muy grande debido al olor a materia fecal que se estacionaba en la puerta de los locales, como a los que pasaban caminando o se sentaban en los bancos y eran invadidos por una lluvia de excremento. La Comuna probó diferentes técnicas para ahuyentarlos, que de a poco fueron dando resultados, como la poda de árboles, la colocación de un láser y finalmente instaló reflectores LED sobre los plátanos, y eso hizo que emigraran completamente. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Preocupación por la presencia de tordos en la plaza Lafinur

Los comerciantes y vecinos piden que los erradiquen rápido antes de que la plaga cause más problemas. El Municipio adelantó la poda para el 21 de junio.

Una sorpresa. Así es como tomaron los comerciantes y vecinos la llegada de las aves esta semana. Fotos: Chiche  Herrera/ Juan Andrés Galli.

El cielo de color negro, ruidos molestos y una cantidad de excremento sobre los bancos y veredas de la plaza Lafinur despertaron la preocupación de los vecinos y comerciantes de la zona, quienes aseguran que esta semana notaron la aparición de tordos a partir de la tarde, cuando baja el sol. Piden que los erradiquen antes de que la plaga se reproduzca y cause problemas más graves. En el Municipio aclararon que si no emigran en estos días, como principal medida van a hacer una poda adelantada de esos árboles.

“El problema no es tanto el ruido que producen, sino la mugre que generan, que como consecuencia atrae enfermedades respiratorias y olores muy fuertes que en algunos casos no se puede ni abrir la ventana para ventilar el local o la vivienda”, lamentó Nicolás Gil, propietario de la inmobiliaria ubicada en Balcarce y Potosí.

El hombre aseguró que si las aves se multiplican, la situación sería “mucho más delicada” a la que ocasionaron en la plaza Pedernera (Ver "Una pesadilla..."), ya que este espacio verde tiene a su alrededor una gran cantidad de habitantes mayores, edificios de gran concurrencia de gente, como el colegio Nº 11 “Benito Juárez” y la Clínica Del Niño, y a su vez funciona una veterinaria, una farmacia, un restaurante y una panadería. “Deberían buscar una solución favorable a corto plazo. En este caso la pérdida económica o la suciedad en los autos pasaría a un segundo plano, lo que hay que tener en cuenta es que por el tóxico que genera la materia fecal corre riesgo la salud de muchas personas”, destacó.

 

Dueños de la plaza. La lluvia de excremento hace que la gente no pueda habitar ningún sector del espacio verde.

 

El jefe del Programa de Medio Ambiente de la Municipalidad, Igor Ziganovsky, comentó que hay posibilidades de que los tordos emigren en este tiempo, cuando llegue la época de temperaturas más frías. “Por si esto no sucede, tenemos previsto para la semana que viene hacer una reducción del follaje de todos los árboles de la plaza”, adelantó.

A su vez, el funcionario señaló que la poda adelantada sería la principal medida que tomarán para intentar erradicar la especie de esa zona y aclaró que como segundo paso será la colocación de repelente sobre las ramas que los pájaros usan para descansar. “A este producto químico lo tenemos preparado para cuando arranque la temporada en la que llegan estos pájaros, pero vamos a hacer una prueba para comprobar si la eficiencia es la que nosotros necesitamos, sino seguiremos los mismos pasos que en la plaza Pedernera”, expresó.

 

Por el tóxico que genera la materia fecal, corre riesgo la salud de muchas personas", dijo el dueño de una inmobiliaria ubicada frente a la plaza, Nicolás Gil.

 

Flavio Guzmán, el director del establecimiento educativo que fue afectado, manifestó que el trastorno que causa mayores problemas es el excremento de las aves. “Son cerca de mil alumnos que asisten a clases todos los días, y un gran porcentaje utiliza la plaza para descansar, leer o desarrollar alguna actividad, pero este inconveniente hace que tengan problemas en la vista, como así también dañan los vehículos que están estacionados sobre la calle”, remarcó el directivo, quien además puso a disposición la fachada del edificio en caso de que haya que colocar reflectores o un láser para espantarlos.
 

Una pesadilla que duró más de cuatro años

Hace unos cuatro años que la llegada de las distintas especies a la plaza Pedernera causan dolores de cabeza tanto a los comerciantes de la zona, que tuvieron una pérdida económica muy grande debido al olor a materia fecal que se estacionaba en la puerta de los locales, como a los que pasaban caminando o se sentaban en los bancos y eran invadidos por una lluvia de excremento. La Comuna probó diferentes técnicas para ahuyentarlos, que de a poco fueron dando resultados, como la poda de árboles, la colocación de un láser y finalmente instaló reflectores LED sobre los plátanos, y eso hizo que emigraran completamente. 

Logín