18.4°SAN LUIS - Viernes 18 de Septiembre de 2020

18.4°SAN LUIS - Viernes 18 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Correr, romper la rutina y darle la vuelta al mundo en zapatillas

¿Por qué la gente corre? Entrenadores  de agrupaciones sanluiseñas dan su parecer.

Por Maximiliano Molina
| 23 de junio de 2019

Algunos prefieren salir cuando hace frío, otros a media mañana, no faltan los que aprovechan la siesta y tampoco los que esperan la tarde-noche para "su momento". Es un ritual que empieza con la preparación de la indumentaria de acuerdo al clima, luego la entrada en calor y a volar.

 

El aire que pega en la cara, la sonrisa que empieza a crecer, las piernas no paran de moverse. La simple sensación de sentirse vivo. Correr, difícil de explicarlo con palabras, pero muy fácil dejarse atrapar por su magia. 

 

El Parque de las Naciones, el IV Centenario, el Costanera Río Quinto, las ciclovías o el Circuito Internacional Potrero de los Funes son algunos de los espacios  testigos de cientos y cientos de personas que salen, primero a caminar, para luego toman confianza y echan a correr.

 

Las agrupaciones atléticas son cada vez más en la provincia. En la capital y en las localidades cercanas hay más de quince. Algunas superan los cien atletas, por ejemplo, Los Linces o Amigos en Movimiento. En Villa Mercedes, el número de grupos de entrenamiento casi llega a la decena. Y las localidades del Valle del Conlara, como Concarán o Tilisarao, también tienen sus teams.

 

Claro que los objetivos no faltan. Los runners arrancan con una prueba corta, luego el kilómetraje crece y algunos se inclinan por las carreras de montaña o "trail run". Al cabo de varios años de entrenamiento, la gran meta es el "Maratón". Por eso, las competencias sobran a lo largo y ancho del país. Y San Luis no es ajena a ese "boom". Las más populares son Corre El Diario (10K) en octubre, Potrero Corre en noviembre (12K) y este año tendrá 22K; y la Media Maratón Dosep, que tuvo su primera edición en marzo pasado.

 

 

El primer paso

 

"La mayoría empieza por una cuestión de salud y, poco a poco, se contagia de los 'locos' que corremos". Una descripción corta y concisa de Luisa Páez, quien lidera la agrupación Los Linces junto a su marido y atleta Mario Rosales.

 

"Hay una amplia variedad de corredores. Por un lado están los que hacen la actividad para sentirse bien y, por otro, los que necesitan un objetivo, es decir, una carrera", continuó. Su apreciación coincide con la mayoría de los entrenadores de la provincia.

 

"La gente busca hacer algo recreativo y sacarse el estrés de encima. A medida que van pasando los días y empiezan a darse cuenta que la sensación que produce correr es muy agradable, les encanta. Entonces, viene la idea de las carreras: y empiezan con 5K, después quieren otra distancia y los límites cada vez son más grandes", agregó Sebastián Balmaceda, uno de los mejores corredores que tiene la provincia, que también cuenta con su grupo de entrenamiento en Villa Mercedes.

 

"Hace 47 años que hago esto. Y la verdad que correr es vida, cuando uno corre se siente pleno, útil. Es algo hermoso", Aldo Lucero.

 

Por su parte, Patricia Vázquez, quien está al frente de la agrupación Amigos en Movimiento, va un poco más allá y también brinda su propia experiencia personal: "La gente lo busca como una vía de escape a la rutina. Esa mochila que llevamos en el día a día nos la sacamos por una hora y media". Tras una pausa, Vázquez siguió: "Y una vez que arrancan, comienzan a buscar sus propios límites. 'Quiero probarme y demostrarme que puedo más', te dicen".

 

Héctor Godoy, de Concarán Run, contó —de acuerdo a su experiencia— otro punto importante por el que a las personas "les pica el bichito" de correr. "Hay gente que nos acompañó a alguna carrera y le ha gustado toda la movida que se genera alrededor. Y se han motivado por ese lado. Ven y no pueden creer la felicidad que genera finalizar una carrera, sin importar la posición".

 

Correr también suele usarse como manera de sobreponerse a algún golpe que da la vida. "Todo el tiempo dicen: necesito salir para despejarme un poco. Por ejemplo, uno de los corredores sufrió el fallecimiento de su nieta hace poco. Y estuvo un par de semanas sin correr. Y volvió y nos decía 'es una forma de desahogarme, de no pensar por un rato'. Y lo acompañamos entre todos", contó Luisa Páez.

 

 

Paciencia y motivaciones

 

Algo que ocurre con la mayoría de los corredores es que muchos empiezan a caminar, luego se animan a correr. Llega la hora del primer 5K, y luego quieren aumentar la distancia. Pero nada es de un día para el otro.

 

"Tenemos gente que viene e inmediatamente quiere correr 5K, después 10K, y ya piensan en 21K. Tenés que decirle que es de a poco, que vayan tranquilos. La mayoría entiende cuando le explicás que pueden venir lesiones. Hay que hablar constantemente para que no pierdan la motivación", subrayó la "lince" Páez, una de las mejores atletas de San Luis.

 

"Es un momento en donde uno descarga un montón de emociones, y además te cargás de energía para seguir el día", María del Carmen Abdallah.

 

"Uno como entrenador tiene que explicar qué es lo mejor para su salud. No es un día correr 5K y al otro 42K. Lleva muchos años eso. Hay que tener paciencia", acotó Balmaceda. Y continuó: "Los gimnasios, a diferencia del running, por ahí se vuelven monótonos tras un tiempo. Pero en el atletismo a veces pasa lo mismo: cuando entrenás para media maratón o maratón, tenés que correr, correr y correr. Entonces ahí está en uno como profesor en variar ejercicios, trabajar con funcional, hacer entrenamientos cruzado con bicicleta o natación. Hay cosas que se pueden trabajar para mantenerlo motivado al corredor".

 

En los gimnasios suele ocurrir que en agosto y setiembre, el público aumenta para llegar en óptimas condiciones al verano. Y en el running a veces también pasa: "En enero y febrero, tenemos 'aves de paso', como les decimos. En marzo empiezan con la rutina de trabajo, los niños en el colegio y dejan. Pero son excepciones", detalló Páez.

 

 

Correr en compañía

 

El crecimiento de runners en San Luis ha sido notorio. Y, de la mano, han ido la cantidad de agrupaciones que se han creado. De esta manera, una actividad individual se ha convertido en colectiva. "Cuando ingresás a una agrupación, te sentís contenido. No es lo mismo correr solo que en grupo. Cuando uno está solo sale a la hora que quiere. Y se pregunta: ¿Puedo? ¿Tengo ganas? Y ponerse las zapatillas suele hacerse más difícil. En cambio, en una agrupación hay cierto compromiso con los compañeros. Sumado a que tenés algo muy importante: un entrenador, que es el que te guía y ayuda a avanzar", destacó Vázquez.

 

Pero no todo queda en lo deportivo, y así lo manifestó la líder de Amigos en Movimiento: "Nosotros celebramos cumpleaños, el Día del Amigo, y desde hace tres años festejamos el Día del Niño en las escuelas que más lo necesitan. Además, cuando alguien no puede viajar o pagar una inscripción, entre todos ayudamos".

 

"Empecé por una cuestión de vida saludable. Me invitaron, había compañeros de la secundaria y no pude dejarlo más", Raúl Morcón.

 

Godoy, de Concarán, cuenta que en el Valle del Conlara pasa algo similar con su agrupación, "Somos muy unidos y siempre tratamos que cuando programamos un viaje, seamos la mayor cantidad posible. Principalmente para compartir momentos y, claro, de paso reducir costos".

 

Terminó el entrenamiento. Y llega la vuelta a la calma, luego estirar y otra vez volver a la rutina. Por supuesto, empieza la espera para vivir de nuevo ese momento que tiene un único dueño: uno mismo.

 

Comentá vos tambien...