eldiariodelarepublica.com
Adiós a un ícono de la sensualidad: murió Isabel "La Coca" Sarli

Escuchá acá la 90.9
X

Adiós a un ícono de la sensualidad: murió Isabel "La Coca" Sarli

La gran estrella del cine argentino, Isabel Sarli, falleció este martes a los 83 años en el Hospital de San Isidro, en Buenos Aires, tras padecer diversos problemas de salud.

La ‘Coca’, como todo el país la llamaba, se encontraba internada en esa clínica desde fines de mayo. Había sido operada de una fractura de cadera fruto de una caída en su casa, que derivó posteriormente en una infección urinaria que complicó su estado general y que obligó a los médicos a proveerle asistencia respiratoria mecánica.

En sus comunicados, los médicos la calificaron como una “paciente crítica con pronóstico reservado". El fallecimiento de la ‘Coca’ fue confirmado esta mañana por su hija Isabelita, quién permaneció al lado de su madre en las últimas semanas, tiempo que permaneció internada.

Sarli permanecía en terapia intensiva porque padecía una neumonía que la obligaba a usar un respirador artificial, situación que preocupaba a los médicos. Su cuadro no evolucionó y este martes a las 8:45, la actriz murió.

La afamada actriz se llamaba Hilda Isabel Gorrindo Sarli. Nació el 9 de julio de 1935, en Concordia. Con su muerte se extingue la famosa Isabel Sarli y fundamentalmente se va ‘La Coca’, aquella diosa pionera del cine erótico nacional que la llevó a convertirse casi en una leyenda del cine argentino.

Sarli forma parte de los íconos argentinos, siempre dueña de una sensualidad que despertó en su época tantas pasiones como polémicas.

Sus inicios en el cine fueron con el mismo escándalo que la acompañó en casi toda su labor profesional no sólo en la pantalla grande, también bajo la dirección de Armando Bo, su gran amor.

Bajo su lente, el 2 de octubre de 1958 en el cine Gaumont se estrenó ‘El trueno entre las hojas’, película escrita por Augusto Roa Bastos que adaptó su cuento ‘La hija del ministro’. El filme fue un éxito inmediato que catapultó a Isabel al estrellato ya que hizo la primera escena de desnudez para el cine argentino. Una provocación total para los parámetros de la época.

Así como la crítica la rechazó y la censura se encarnizó con sus actuaciones, el público la acompañó desde siempre y Armando Bo continuó con ella su camino y filmó ‘Sabaleros’, una película que puso a la dupla en el ambiente obrero, que la abrazó y llenó las salas de cine.

Isabel Sarli no había imaginado nunca ser estrella de cine. Estudió para ser secretaria bilingüe y su vida a cambió cuando fue elegida Miss Argentina, en 1955. Esa coronación la acercó al mundo del espectáculo y modificó su vida cuando Armando Bó se cruzó con ella en un programa de televisión. Pasaron 25 años juntos.

 

Su arribo a la provincia

La estrella argentina tuvo un paso definitivo por San Luis gracias a la ley de cine implementada en la provincia. Y fue definitivo porque fue su última participación en una película luego de una carrera de 30 años y casi 40 largometrajes y porque en ella demostraría una calidad interpretativa que excedió su cliché. La actriz ganó reconocimiento con sus papeles sensuales, pero en su despedida consiguió un tinte dramático inédito en su enorme trayectoria.

“Mis días con Gloria” fue un policial que significó mucho en la vida de Isabel –apagada ayer poco antes de las nueve de la mañana, diez días antes de cumplir 84 años, luego de una larga agonía-. Además de su despedida del cine, la producción puntana marcó la incursión en un género ajeno y, por fin, el debut y, hasta ahora despedida, del cine de su hija Isabelita, quien fue nominada a los Cóndor de Plata como Revelación por ese trabajo.

Dirigida por Juan José Jusid y con Nicolás Repetto y Luis Luque en los protagónicos, el filme fue considerado un homenaje a Armando Bo, el cineasta que forjó a sangre y senos la carrera de Sarli y que se convirtió en su compañero de vida. Durante la filmación, “La Coca” tuvo el tratamiento de diva que merecía, pero ella desestimó algunos protocolos, tan cercana a lo popular como era.

La gran responsable de la realización de “Mis días…” fue la puntana Laura Cuffini, quien tenía la historia escrita y buscaba productores para que la realizaran.  “Para mi fue un orgullo poder hacer una película con ella”, dijo la también actriz ayer a la mañana, visiblemente conmovida, a poco de enterarse de la fatal noticia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Adiós a un ícono de la sensualidad: murió Isabel "La Coca" Sarli

La gran estrella del cine argentino, Isabel Sarli, falleció este martes a los 83 años en el Hospital de San Isidro, en Buenos Aires, tras padecer diversos problemas de salud.

La ‘Coca’, como todo el país la llamaba, se encontraba internada en esa clínica desde fines de mayo. Había sido operada de una fractura de cadera fruto de una caída en su casa, que derivó posteriormente en una infección urinaria que complicó su estado general y que obligó a los médicos a proveerle asistencia respiratoria mecánica.

En sus comunicados, los médicos la calificaron como una “paciente crítica con pronóstico reservado". El fallecimiento de la ‘Coca’ fue confirmado esta mañana por su hija Isabelita, quién permaneció al lado de su madre en las últimas semanas, tiempo que permaneció internada.

Sarli permanecía en terapia intensiva porque padecía una neumonía que la obligaba a usar un respirador artificial, situación que preocupaba a los médicos. Su cuadro no evolucionó y este martes a las 8:45, la actriz murió.

La afamada actriz se llamaba Hilda Isabel Gorrindo Sarli. Nació el 9 de julio de 1935, en Concordia. Con su muerte se extingue la famosa Isabel Sarli y fundamentalmente se va ‘La Coca’, aquella diosa pionera del cine erótico nacional que la llevó a convertirse casi en una leyenda del cine argentino.

Sarli forma parte de los íconos argentinos, siempre dueña de una sensualidad que despertó en su época tantas pasiones como polémicas.

Sus inicios en el cine fueron con el mismo escándalo que la acompañó en casi toda su labor profesional no sólo en la pantalla grande, también bajo la dirección de Armando Bo, su gran amor.

Bajo su lente, el 2 de octubre de 1958 en el cine Gaumont se estrenó ‘El trueno entre las hojas’, película escrita por Augusto Roa Bastos que adaptó su cuento ‘La hija del ministro’. El filme fue un éxito inmediato que catapultó a Isabel al estrellato ya que hizo la primera escena de desnudez para el cine argentino. Una provocación total para los parámetros de la época.

Así como la crítica la rechazó y la censura se encarnizó con sus actuaciones, el público la acompañó desde siempre y Armando Bo continuó con ella su camino y filmó ‘Sabaleros’, una película que puso a la dupla en el ambiente obrero, que la abrazó y llenó las salas de cine.

Isabel Sarli no había imaginado nunca ser estrella de cine. Estudió para ser secretaria bilingüe y su vida a cambió cuando fue elegida Miss Argentina, en 1955. Esa coronación la acercó al mundo del espectáculo y modificó su vida cuando Armando Bó se cruzó con ella en un programa de televisión. Pasaron 25 años juntos.

 

Su arribo a la provincia

La estrella argentina tuvo un paso definitivo por San Luis gracias a la ley de cine implementada en la provincia. Y fue definitivo porque fue su última participación en una película luego de una carrera de 30 años y casi 40 largometrajes y porque en ella demostraría una calidad interpretativa que excedió su cliché. La actriz ganó reconocimiento con sus papeles sensuales, pero en su despedida consiguió un tinte dramático inédito en su enorme trayectoria.

“Mis días con Gloria” fue un policial que significó mucho en la vida de Isabel –apagada ayer poco antes de las nueve de la mañana, diez días antes de cumplir 84 años, luego de una larga agonía-. Además de su despedida del cine, la producción puntana marcó la incursión en un género ajeno y, por fin, el debut y, hasta ahora despedida, del cine de su hija Isabelita, quien fue nominada a los Cóndor de Plata como Revelación por ese trabajo.

Dirigida por Juan José Jusid y con Nicolás Repetto y Luis Luque en los protagónicos, el filme fue considerado un homenaje a Armando Bo, el cineasta que forjó a sangre y senos la carrera de Sarli y que se convirtió en su compañero de vida. Durante la filmación, “La Coca” tuvo el tratamiento de diva que merecía, pero ella desestimó algunos protocolos, tan cercana a lo popular como era.

La gran responsable de la realización de “Mis días…” fue la puntana Laura Cuffini, quien tenía la historia escrita y buscaba productores para que la realizaran.  “Para mi fue un orgullo poder hacer una película con ella”, dijo la también actriz ayer a la mañana, visiblemente conmovida, a poco de enterarse de la fatal noticia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Logín