Escuchá acá la 90.9
X

San Luis da el primer paso para adherir a la ley "Micaela"

Senadores aprobó hoy la enmienda nacional contempla capacitaciones obligatorias en género para todas aquellas personas que trabajen en la función pública. Ahora resta el aval de diputados.

Este martes la Cámara de Senadores de San Luis dio medio sanción a la adhesión de la ley nacional "Micaela", que fue remitida por el Ejecutivo provincial. La iniciativa contempla capacitaciones obligatorias en género para todas aquellas personas que trabajen en la función pública, en cualquiera de los tres poderes y cualquiera sea su jerarquía.

Para ello establece que las capacitaciones se hagan en colaboración con sus propias oficinas de género, si ya hubieran en funcionamiento. Los contenidos de los cursos deben apuntar a la prevención de la violencia de género en todas sus formas.

También remarca que los agentes del Estado deben cursar y aprobar todos los años las capacitaciones, ya que su incumplimiento será considerado una falta grave que incluirá sanciones y obstaculizará el ascenso a un cargo superior en caso de que corresponda. 

A su vez el Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) será responsable de controlar la calidad de los materiales que se brinden y constatará que las formaciones estén en funcionamiento dentro del año de puesta en vigencia de la ley.

Con lo que respecta a la adhesión de San Luis a la normativa nacional, el proyecto que todavía debe pasar por la Cámara de Diputados, detalla que las formaciones estarán a cargo de la Secretaría de la Mujer #NiUnaMenos o el organismo que en el futuro la reemplace o sustituya. Además de establecer el mismo ámbito, para el armado de los Programas de Capacitaciones. También invita a participar activamente a todos los municipios de la provincia.  

Una vez sancionada, la Secretaría armará sugerencias en conjunto con el Ministerio de Educación, con los responsables del ESI (Educación Sexual Integral). Pondrán a disposición un protocolo donde habrá módulos formaciones.

 

Caso "Micaela"

La Ley de Capacitaciones Obligatorias en género, aprobada en diciembre del año pasado, fue bautizada "Micaela", en homenaje a Micaela García. La joven de 21 años, oriunda de Concepción del Uruguay y residente en Gualeguay, era militante política por el Juventud Peronista Evita de su ciudad natal, participaba activamente del movimiento #NiUnaMenos y cursaba la carrera de Educación Física.

García el 1º de abril de 2017 fue vista por última vez a la salida de una fiesta del boliche "King" de la localidad entrerriana. Su cuerpo fue hallado en una estancia de esa localidad. La autopsia determinó que la muerte se produjo por estrangulamiento y además, que había sido violada. La Justicia dictaminó que la chica fue raptada por Sebastián Wagner, un hombre de 30 años que estaba preso acusado de violar a dos mujeres, pero tenía el beneficio de salidas transitorias otorgadas por el juez de Ejecución de Entre Ríos Carlos Rossi. Wagner fue condenado a prisión perpetua por el delito de “abuso sexual con acceso carnal y homicidio agravado por ser con alevosía, criminis causae y violencia de género”, por los jueces María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

San Luis da el primer paso para adherir a la ley "Micaela"

Senadores aprobó hoy la enmienda nacional contempla capacitaciones obligatorias en género para todas aquellas personas que trabajen en la función pública. Ahora resta el aval de diputados.

Los senadores aprobaron por unanimidad la adhesión a la Ley "Micaela". Foto: Prensa del Senado

Este martes la Cámara de Senadores de San Luis dio medio sanción a la adhesión de la ley nacional "Micaela", que fue remitida por el Ejecutivo provincial. La iniciativa contempla capacitaciones obligatorias en género para todas aquellas personas que trabajen en la función pública, en cualquiera de los tres poderes y cualquiera sea su jerarquía.

Para ello establece que las capacitaciones se hagan en colaboración con sus propias oficinas de género, si ya hubieran en funcionamiento. Los contenidos de los cursos deben apuntar a la prevención de la violencia de género en todas sus formas.

También remarca que los agentes del Estado deben cursar y aprobar todos los años las capacitaciones, ya que su incumplimiento será considerado una falta grave que incluirá sanciones y obstaculizará el ascenso a un cargo superior en caso de que corresponda. 

A su vez el Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) será responsable de controlar la calidad de los materiales que se brinden y constatará que las formaciones estén en funcionamiento dentro del año de puesta en vigencia de la ley.

Con lo que respecta a la adhesión de San Luis a la normativa nacional, el proyecto que todavía debe pasar por la Cámara de Diputados, detalla que las formaciones estarán a cargo de la Secretaría de la Mujer #NiUnaMenos o el organismo que en el futuro la reemplace o sustituya. Además de establecer el mismo ámbito, para el armado de los Programas de Capacitaciones. También invita a participar activamente a todos los municipios de la provincia.  

Una vez sancionada, la Secretaría armará sugerencias en conjunto con el Ministerio de Educación, con los responsables del ESI (Educación Sexual Integral). Pondrán a disposición un protocolo donde habrá módulos formaciones.

 

Caso "Micaela"

La Ley de Capacitaciones Obligatorias en género, aprobada en diciembre del año pasado, fue bautizada "Micaela", en homenaje a Micaela García. La joven de 21 años, oriunda de Concepción del Uruguay y residente en Gualeguay, era militante política por el Juventud Peronista Evita de su ciudad natal, participaba activamente del movimiento #NiUnaMenos y cursaba la carrera de Educación Física.

García el 1º de abril de 2017 fue vista por última vez a la salida de una fiesta del boliche "King" de la localidad entrerriana. Su cuerpo fue hallado en una estancia de esa localidad. La autopsia determinó que la muerte se produjo por estrangulamiento y además, que había sido violada. La Justicia dictaminó que la chica fue raptada por Sebastián Wagner, un hombre de 30 años que estaba preso acusado de violar a dos mujeres, pero tenía el beneficio de salidas transitorias otorgadas por el juez de Ejecución de Entre Ríos Carlos Rossi. Wagner fue condenado a prisión perpetua por el delito de “abuso sexual con acceso carnal y homicidio agravado por ser con alevosía, criminis causae y violencia de género”, por los jueces María Angélica Pivas, Roberto Cadenas y Darío Crespo.

Logín