Escuchá acá la 90.9
X

River ganó por penales en La Pedrera

foto
video

El Millonario se enfrentará en octavos de final a Godoy Cruz.

River, después de empatar 1-1 con Gimnasia en La Pedrera, fue más certero en los tiros desde el punto penal y ganó 5-4 para meterse en octavos, instancia en la que enfrentará a Godoy Cruz de Mendoza. Palacios hizo la conquista del Millonario. Vera igualó para los mendocinos. Lux le contuvo un penal a Morales. Una multitud estuvo en el estadio villamercedino, que fue una fiebre roja y blanca.

El mano a mano que Lux le tapó a Carrizo. La pelota en la línea que sacó Aguirre después de un remate de Álvarez y la lesión de Ponzio fue lo más importante que ocurrió en el primer tiempo.
Gimnasia, conocedor de sus limitaciones ante un rival de más jerarquía, se paró con dos líneas de cuatro. Pregonó el orden y la disciplina táctica para cortarle todos los circuitos futbolísticos al equipo de Gallardo.

La primera chance clara de gol fue a los cinco minutos. Carrizo madrugó a Ponzio, dejó a un rival en el camino y quedó mano a mano con Lux, pero su remate rebotó en el cuerpo del arquero "millonario", que salió a achicar rápido para dejar sin ángulo de disparo a un volante mendocino que tomó una mala decisión y dejó pasar una enorme chance para poner al "Lobo" arriba en el marcador.
 

 

 

 

 

Si bien es cierto, River tuvo la pelota y el domino territorial, también es verdad que careció de ideas para llegar hasta el arco de Marchioni. A los 12' inquietó el Millonario, luegos de una jugada que se ensució, Álvarez le pegó mordida, la pelota picó y se metía por arriba del arquero mendocino. Pero, como arte de magia, apareció Aguirre para despejar sobre la línea una bocha que buscaba destino de red.

Después vino la lesión de Ponzio, que se retiró y le dejó su lugar al uruguayo De la Cruz. En los últimos veinte minutos no pasó nada más.

River quería y no podía. Gimnasia se defendía con orden. El elenco de Gallardo, a pesar de no llegar con claridad, nunca se desesperó, siempre buscó el buen juego, pelota al piso, usó todo el ancho de la cancha para abrir una defensa que se las ingenió para sacar todo lo que le llegaba.

La pelota fue del Millonario, pero el "Lobo", con sus armas, lo aguantó bien. Por momentos se metió tan atrás que no pudo sacar ninguna contra, ya que cuando recuperaba el balón, quedaba a ochenta metros de Lux. Hizo bien la parte defensiva, pero se olvidó de atacar, para ver si podía lastimar.

 

 

En el complemento se vio lo mejor, más que por el fútbol, por las emociones. Llegaron los goles y un penal atajado. Además de alguna que otra jugada de sumo peligro para uno y otro lado.

A los 11' López le ganó la espalda a Angileri, se metió en el área y el defensor le cometió penal. A la pena máxima la ejecutó Morales, el remate fue al medio y encontró las piernas de Lux y el travesaño para ahogar el grito de gol. Ocho minutos más tarde lo tuvo el pibe Marchiori —que había ingresado en el complemento—, pero cuando quedó mano a mano con Lux, su remate se fue ancho. En la jugada siguiente, Rollheiser saco un disparo y la pelota encontró la cabeza de Palacios, que puso el 1-0 para River. Gimnasia había tenido dos claras y las desperdició, mientras que el "Millo" en la primera que tuvo, facturó.

Gimnasia, lejos de apichonarse por estar abajo en el marcador, encontró el empate en un cabezazo de Vera, que aprovechó una floja respuesta de Lux para poner el 1-1.

De ahí en más se hizo un partido de ida y vuelta, pero por un cuarto de hora, ya que después el "Lobo" se retrasó, le volvió a dar la pelota a River, que dominó, pero careció de ideas para llegar hasta la "casa" de Marchiori.

Los dos entrenadores movieron el banco. River para tratar de ganarlo. Gimnasia para darle aire fresco al once titular y para aguantar un resultado, que cada vez se le hacía más difícil, ya que el Millonario, por jerarquía y peso específico, comenzó a inclinar la balanza cada vez más.

Las agujas del reloj corrían y Gimnasia se abrazaba al empate. River buscaba por todos lados, pero sus ideas se morían en el área grande. Le faltó profundidad.

El empate le quedaba bien al cotejo, pero el "Millo" buscó por todos lados romper la paridad. El elenco de Gallardo sintió, y mucho, las ausencias de Pratto y Suárez, como así también Casco, que con sus proyecciones, por momentos se transforma en un delantero más. Si bien es cierto que el otro ausente fue Armani     —uno de los puntos más altos en el último tiempo—, Lux cumplió una aceptable actuación, tapando un mano a mano y un penal, aunque en la conquista de Gimnasia podría haber hecho algo más.

El final sorprendió a River y llegó la emoción de los penales. Ahí se vio la jerarquía de los jugadores de la Superliga, que convirtieron todos sus remates. En Gimnasia marró Andrada —su disparo pegó en el travesaño— y, así, River Plate festejó y pasó de ronda, donde lo espera Godoy Cruz, pero antes tiene una cita importante: octavos de la Copa Libertadores.

 

El Gobernador en el estadio de La Pedrera

 

En medio de la previa, los hinchas y la cancha que se llenaba de fanáticos que deseaban hacer historia en La Pedrera, el gobernador Alberto Rodríguez Saá se hizo ver cerca de las 19:30 en el estadio listo para ver el partido.

“Estamos contentos. Para nosotros es la presentación de La Pedrera con un partido de esta jerarquía”, dijo el Gobernador y agregó: “Para Villa Mercedes y para toda la provincia es muy importante. Es una fiesta presentar el estadio”.

 

 

Rodríguez Saá, como todo fiel hincha del Millonario, celebró: “Juega la banda roja hoy, estuve dudando si venir con el smoking para ver a River, pero vamos a usarlo cuando demos la vuelta olímpica con la Copa Libertadores de nuevo”.

 


Al final del encuentro, ​​el Gobernador le entregó el premio al Millonario por la clasificación en la Copa Argentina.

 

 

 

 

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

River ganó por penales en La Pedrera

Foto: Nicolás Varvara. Video: Marina Balbo 

El Millonario se enfrentará en octavos de final a Godoy Cruz.

River, después de empatar 1-1 con Gimnasia en La Pedrera, fue más certero en los tiros desde el punto penal y ganó 5-4 para meterse en octavos, instancia en la que enfrentará a Godoy Cruz de Mendoza. Palacios hizo la conquista del Millonario. Vera igualó para los mendocinos. Lux le contuvo un penal a Morales. Una multitud estuvo en el estadio villamercedino, que fue una fiebre roja y blanca.

El mano a mano que Lux le tapó a Carrizo. La pelota en la línea que sacó Aguirre después de un remate de Álvarez y la lesión de Ponzio fue lo más importante que ocurrió en el primer tiempo.
Gimnasia, conocedor de sus limitaciones ante un rival de más jerarquía, se paró con dos líneas de cuatro. Pregonó el orden y la disciplina táctica para cortarle todos los circuitos futbolísticos al equipo de Gallardo.

La primera chance clara de gol fue a los cinco minutos. Carrizo madrugó a Ponzio, dejó a un rival en el camino y quedó mano a mano con Lux, pero su remate rebotó en el cuerpo del arquero "millonario", que salió a achicar rápido para dejar sin ángulo de disparo a un volante mendocino que tomó una mala decisión y dejó pasar una enorme chance para poner al "Lobo" arriba en el marcador.
 

 

 

 

 

Si bien es cierto, River tuvo la pelota y el domino territorial, también es verdad que careció de ideas para llegar hasta el arco de Marchioni. A los 12' inquietó el Millonario, luegos de una jugada que se ensució, Álvarez le pegó mordida, la pelota picó y se metía por arriba del arquero mendocino. Pero, como arte de magia, apareció Aguirre para despejar sobre la línea una bocha que buscaba destino de red.

Después vino la lesión de Ponzio, que se retiró y le dejó su lugar al uruguayo De la Cruz. En los últimos veinte minutos no pasó nada más.

River quería y no podía. Gimnasia se defendía con orden. El elenco de Gallardo, a pesar de no llegar con claridad, nunca se desesperó, siempre buscó el buen juego, pelota al piso, usó todo el ancho de la cancha para abrir una defensa que se las ingenió para sacar todo lo que le llegaba.

La pelota fue del Millonario, pero el "Lobo", con sus armas, lo aguantó bien. Por momentos se metió tan atrás que no pudo sacar ninguna contra, ya que cuando recuperaba el balón, quedaba a ochenta metros de Lux. Hizo bien la parte defensiva, pero se olvidó de atacar, para ver si podía lastimar.

 

 

En el complemento se vio lo mejor, más que por el fútbol, por las emociones. Llegaron los goles y un penal atajado. Además de alguna que otra jugada de sumo peligro para uno y otro lado.

A los 11' López le ganó la espalda a Angileri, se metió en el área y el defensor le cometió penal. A la pena máxima la ejecutó Morales, el remate fue al medio y encontró las piernas de Lux y el travesaño para ahogar el grito de gol. Ocho minutos más tarde lo tuvo el pibe Marchiori —que había ingresado en el complemento—, pero cuando quedó mano a mano con Lux, su remate se fue ancho. En la jugada siguiente, Rollheiser saco un disparo y la pelota encontró la cabeza de Palacios, que puso el 1-0 para River. Gimnasia había tenido dos claras y las desperdició, mientras que el "Millo" en la primera que tuvo, facturó.

Gimnasia, lejos de apichonarse por estar abajo en el marcador, encontró el empate en un cabezazo de Vera, que aprovechó una floja respuesta de Lux para poner el 1-1.

De ahí en más se hizo un partido de ida y vuelta, pero por un cuarto de hora, ya que después el "Lobo" se retrasó, le volvió a dar la pelota a River, que dominó, pero careció de ideas para llegar hasta la "casa" de Marchiori.

Los dos entrenadores movieron el banco. River para tratar de ganarlo. Gimnasia para darle aire fresco al once titular y para aguantar un resultado, que cada vez se le hacía más difícil, ya que el Millonario, por jerarquía y peso específico, comenzó a inclinar la balanza cada vez más.

Las agujas del reloj corrían y Gimnasia se abrazaba al empate. River buscaba por todos lados, pero sus ideas se morían en el área grande. Le faltó profundidad.

El empate le quedaba bien al cotejo, pero el "Millo" buscó por todos lados romper la paridad. El elenco de Gallardo sintió, y mucho, las ausencias de Pratto y Suárez, como así también Casco, que con sus proyecciones, por momentos se transforma en un delantero más. Si bien es cierto que el otro ausente fue Armani     —uno de los puntos más altos en el último tiempo—, Lux cumplió una aceptable actuación, tapando un mano a mano y un penal, aunque en la conquista de Gimnasia podría haber hecho algo más.

El final sorprendió a River y llegó la emoción de los penales. Ahí se vio la jerarquía de los jugadores de la Superliga, que convirtieron todos sus remates. En Gimnasia marró Andrada —su disparo pegó en el travesaño— y, así, River Plate festejó y pasó de ronda, donde lo espera Godoy Cruz, pero antes tiene una cita importante: octavos de la Copa Libertadores.

 

El Gobernador en el estadio de La Pedrera

 

En medio de la previa, los hinchas y la cancha que se llenaba de fanáticos que deseaban hacer historia en La Pedrera, el gobernador Alberto Rodríguez Saá se hizo ver cerca de las 19:30 en el estadio listo para ver el partido.

“Estamos contentos. Para nosotros es la presentación de La Pedrera con un partido de esta jerarquía”, dijo el Gobernador y agregó: “Para Villa Mercedes y para toda la provincia es muy importante. Es una fiesta presentar el estadio”.

 

 

Rodríguez Saá, como todo fiel hincha del Millonario, celebró: “Juega la banda roja hoy, estuve dudando si venir con el smoking para ver a River, pero vamos a usarlo cuando demos la vuelta olímpica con la Copa Libertadores de nuevo”.

 


Al final del encuentro, ​​el Gobernador le entregó el premio al Millonario por la clasificación en la Copa Argentina.

 

 

 

 

 

 

Logín