Escuchá acá la 90.9
X

San Luis: un hombre murió en medio de un operativo por narcotráfico

Daniel Alberto “el Negro” Díaz se descompensó en uno de los cinco allanamientos que la Policía hizo este sábado a la madrugada. La autopsia determinó que sufrió un paro. En el estómago tenía una sustancia que sería cocaína.

Todo salía según lo previsto. Tras varios meses de investigación, efectivos del Departamento de Lucha Contra el Narcotráfico iniciaron la noche de este viernes cinco allanamientos simultáneos en la capital de San Luis para desbaratar a una banda narco que vendía marihuana y cocaína al menudeo. Pero sucedió algo inesperado: en uno de los domicilios requisados, en el barrio Serranías Puntanas, uno de los sospechosos se descompensó cuando el operativo estaba por concluir y murió antes de que arribara una ambulancia. La autopsia determinó que Daniel Alberto “el Negro” Díaz, de 38 años, murió por un paro cardíaco. El médico forense halló en el estómago de la víctima tres envoltorios con una sustancia que sería cocaína.

En la mayoría de los casos, concluir una investigación con resultados positivos es extenuante pero también motivo de festejo para la gente de Narcotráfico. En éste fue un dolor de cabeza.

La Justicia Federal, que autorizó los procedimientos, debió darle intervención a la Justicia provincial por la muerte de Díaz, ocurrida en la casa 9 de la manzana 33 del barrio Serranías Puntanas, la madrugada de este sábado.

Según informó Relaciones Policiales, en ese domicilio los policías demoraron a un hombre de 28 años, a otro de 51 que tenía dos envoltorios con cocaína encima, pusieron a resguardo a una adolescente de 15 años que estaría involucrada en la causa y también a Díaz, a quien le hallaron 2 envoltorios de nylon con cocaína y 700 pesos.

El accionar de los investigadores fue presenciado por dos testigos de 29 y 27 años de edad, que junto a la Policía vieron cómo “el Negro” sufrió una especie de ataque de epilepsia durante la madrugada, casi cuando terminaba el inventario de los pesquisas.

El hombre sufrió un segundo ataque y “los policías intentaron reanimarlo hasta la llegada de la ambulancia. Es personal del SEMPRO, ya en el lugar, quien certifica el deceso”, versa el informe policial.

Al enterarse de lo sucedido, desde la secretaría del Juzgado Federal ordenaron darle intervención al juzgado Penal 2 de San Luis, a cargo de Ariel Parrillis, y al Departamento Homicidios de la Policía provincial.

Parrillis fue hasta la vivienda y ordenó tomarles declaración a todos los que habían estado presentes. También dispuso que el cuerpo fuera trasladado a la Morgue Judicial, donde fue sometido a una autopsia practicada por el médico forense Luis Lucero Arienti, quien determinó como causal de deceso a una “falla cardíaca aguda – infarto agudo de miocardio”.

 

La palabra del juez

En comunicación con El Diario, Parrilis informó que la causa está caratulada como “averiguación muerte” y que, “de acuerdo a los testimonios recabados y al informe policial de Homicidios, que está a cargo de la causa, (el deceso) se habría producido porque habría ingerido las sustancias que tenía” en el estómago: tres envoltorios denominados “tizas” en la jerga callejera; dos enteros y uno semi disuelto según dejó asentado Lucero Arienti en su informe.

“Además de la autopsia dispuse la toma de muestras de sangre, orina y de jugos gástricos” con la finalidad de confirmar la hipótesis de que el paro que sufrió Díaz se debió a la ingesta de drogas, informó Parrillis. “Depende de los análisis que se hagan de las muestras el determinar si la causa del paro fueron las sustancias, pero eso hasta que no estén los análisis bioquímicos no se podría afirmar”, agregó.

No obstante, el magistrado aclaró que en el informe forense “se descartan lesiones y/o contusiones internas o externas” en el cuerpo.

 

Los “kioscos” de droga

Según consta en las actas, en la casa en la que murió Díaz la Policía secuestró 11 envoltorios  con cocaína que en total pesaron unos 27 gramos, 2 celulares, varios recortes de nylon, 2 balanzas de precisión y sustancias para “estirar” la droga, como bicarbonato y comprimidos de algunos medicamentos.

Los otros cuatro allanamientos fueron en la manzana K del barrio Manuel Lezcano, en el pasaje 20 de Junio al 1300, en calle Almirante Brown al 1200 y en calle Ituzaingó a la misma altura.

Relaciones Policiales detallo que, en total, Narcotráfico se incautó de 93 dosis de marihuana por un valor de 14 mil pesos aproximadamente; 184 dosis de cocaína cuyo precio al menudeo asciende a 184 mil pesos; 5 balanzas de precisión; varios recortes de nylon; 9 teléfonos celulares y libretas con anotaciones; dinero en efectivo y 12 municiones calibre 32.

Un hombre y una mujer, de los que no trascendió nombre ni edad, quedaron detenidos a disposición del Juzgado Federal San Luis bajo la sospecha de comandar la organización.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

San Luis: un hombre murió en medio de un operativo por narcotráfico

Daniel Alberto “el Negro” Díaz se descompensó en uno de los cinco allanamientos que la Policía hizo este sábado a la madrugada. La autopsia determinó que sufrió un paro. En el estómago tenía una sustancia que sería cocaína.

Foto: Relaciones Policiales.

Todo salía según lo previsto. Tras varios meses de investigación, efectivos del Departamento de Lucha Contra el Narcotráfico iniciaron la noche de este viernes cinco allanamientos simultáneos en la capital de San Luis para desbaratar a una banda narco que vendía marihuana y cocaína al menudeo. Pero sucedió algo inesperado: en uno de los domicilios requisados, en el barrio Serranías Puntanas, uno de los sospechosos se descompensó cuando el operativo estaba por concluir y murió antes de que arribara una ambulancia. La autopsia determinó que Daniel Alberto “el Negro” Díaz, de 38 años, murió por un paro cardíaco. El médico forense halló en el estómago de la víctima tres envoltorios con una sustancia que sería cocaína.

En la mayoría de los casos, concluir una investigación con resultados positivos es extenuante pero también motivo de festejo para la gente de Narcotráfico. En éste fue un dolor de cabeza.

La Justicia Federal, que autorizó los procedimientos, debió darle intervención a la Justicia provincial por la muerte de Díaz, ocurrida en la casa 9 de la manzana 33 del barrio Serranías Puntanas, la madrugada de este sábado.

Según informó Relaciones Policiales, en ese domicilio los policías demoraron a un hombre de 28 años, a otro de 51 que tenía dos envoltorios con cocaína encima, pusieron a resguardo a una adolescente de 15 años que estaría involucrada en la causa y también a Díaz, a quien le hallaron 2 envoltorios de nylon con cocaína y 700 pesos.

El accionar de los investigadores fue presenciado por dos testigos de 29 y 27 años de edad, que junto a la Policía vieron cómo “el Negro” sufrió una especie de ataque de epilepsia durante la madrugada, casi cuando terminaba el inventario de los pesquisas.

El hombre sufrió un segundo ataque y “los policías intentaron reanimarlo hasta la llegada de la ambulancia. Es personal del SEMPRO, ya en el lugar, quien certifica el deceso”, versa el informe policial.

Al enterarse de lo sucedido, desde la secretaría del Juzgado Federal ordenaron darle intervención al juzgado Penal 2 de San Luis, a cargo de Ariel Parrillis, y al Departamento Homicidios de la Policía provincial.

Parrillis fue hasta la vivienda y ordenó tomarles declaración a todos los que habían estado presentes. También dispuso que el cuerpo fuera trasladado a la Morgue Judicial, donde fue sometido a una autopsia practicada por el médico forense Luis Lucero Arienti, quien determinó como causal de deceso a una “falla cardíaca aguda – infarto agudo de miocardio”.

 

La palabra del juez

En comunicación con El Diario, Parrilis informó que la causa está caratulada como “averiguación muerte” y que, “de acuerdo a los testimonios recabados y al informe policial de Homicidios, que está a cargo de la causa, (el deceso) se habría producido porque habría ingerido las sustancias que tenía” en el estómago: tres envoltorios denominados “tizas” en la jerga callejera; dos enteros y uno semi disuelto según dejó asentado Lucero Arienti en su informe.

“Además de la autopsia dispuse la toma de muestras de sangre, orina y de jugos gástricos” con la finalidad de confirmar la hipótesis de que el paro que sufrió Díaz se debió a la ingesta de drogas, informó Parrillis. “Depende de los análisis que se hagan de las muestras el determinar si la causa del paro fueron las sustancias, pero eso hasta que no estén los análisis bioquímicos no se podría afirmar”, agregó.

No obstante, el magistrado aclaró que en el informe forense “se descartan lesiones y/o contusiones internas o externas” en el cuerpo.

 

Los “kioscos” de droga

Según consta en las actas, en la casa en la que murió Díaz la Policía secuestró 11 envoltorios  con cocaína que en total pesaron unos 27 gramos, 2 celulares, varios recortes de nylon, 2 balanzas de precisión y sustancias para “estirar” la droga, como bicarbonato y comprimidos de algunos medicamentos.

Los otros cuatro allanamientos fueron en la manzana K del barrio Manuel Lezcano, en el pasaje 20 de Junio al 1300, en calle Almirante Brown al 1200 y en calle Ituzaingó a la misma altura.

Relaciones Policiales detallo que, en total, Narcotráfico se incautó de 93 dosis de marihuana por un valor de 14 mil pesos aproximadamente; 184 dosis de cocaína cuyo precio al menudeo asciende a 184 mil pesos; 5 balanzas de precisión; varios recortes de nylon; 9 teléfonos celulares y libretas con anotaciones; dinero en efectivo y 12 municiones calibre 32.

Un hombre y una mujer, de los que no trascendió nombre ni edad, quedaron detenidos a disposición del Juzgado Federal San Luis bajo la sospecha de comandar la organización.

Logín