Escuchá acá la 90.9

Escuchá acá la 90.9
X

El incremento de la harina pone presión sobre el precio del pan

En algunos locales de la capital ya retocaron los valores, con un kilo que ronda los $75. Proyectan una suba superior al 30 por ciento.

Tras el aumento del dólar luego de las PASO, que empujó la escalada de la moneda extranjera a rozar los 60 pesos, es inminente el aumento en los panificados en los próximos días. En algunas llegaría al 33 por ciento, aunque otras ya lo hicieron y el kilo de pan ronda los 75 pesos. Hace menos de una semana la bolsa de harina subió hasta un 50 por ciento. En la actualidad las panaderías son como un barco en  medio de una tormenta intensa y enfrentan un panorama incierto.

Laura Sánchez, encargada de “Sami Pan”, comentó que hasta el martes de la semana pasada el kilo de pan lo tenía a 65 pesos, pero que el miércoles pasó a valer 75. “Quisimos mantenerlo, pero no pudimos, los número no nos daban”, dijo preocupada y resaltó que la bolsa de harina de 50 kilos subió un 50 por ciento después de las elecciones y que hoy está en 1.500 pesos. Además, precisó que también subió el valor de la margarina. Una caja de 10 kilos sale 2.000.

“Para los miniemprendimientos se nos hace cuesta arriba y no podemos aumentar lo que tendría que ser. Los clientes se enojan porque es un alimento que consumen, de igual forma cada vez llevan en menor cantidad. Hasta donde les da el bolsillo, que no es mucho tampoco”, comentó la encargada

El gobierno nacional anunció la quita del IVA (Impuesto al Valor Agregado) a productos de la canasta básica para aplacar el impacto de la devaluación en los precios de venta. Frente a esta circunstancia, algunos optaron por frenar los aumentos hasta tanto no tengan números certeros, como es el caso de la panadería "Bossio". Su dueño, Gabriel Bossio, precisó que lo que sucedió luego de las elecciones fue inesperado. “La bolsa de harina subió un 40 por ciento. Hasta el momento mantenemos el kilo de pan surtido a 80 pesos”, detalló y comentó que estará expectante a lo que suceda en los próximos días.

Bossio remarcó que recibió un comunicado desde “El Molino”,  en donde compra la harina, que   le plantean que solo le sacarían el IVA a la bolsa de un kilo envasada, y no a la de granero de 50, que es la que ellos utilizan. Destacó que si eso no sucede se verán obligados a aumentar hasta un 12 por ciento el pan. Además, expresó que hoy, por los valores, el precio tendría que rondar los 100 pesos. “No creo que suceda en San Luis, pero es lo que necesitaría un panadero para estar medianamente acomodado”, manifestó.

“Hoy como está la situación prefiero no mojar la harina, porque no sabemos a qué precio estará en los próximos dos días”, expresó el dueño de "Bossio" y aclaró que de seguir así varios comercios bajarán las persianas.

Por otro lado, Hector Gitto, dueño de la “Panificadora Pueblo Nuevo”, precisó que está a la espera de recibir a los proveedores, para determinar el nuevo valor de los panificados. “El presidente Mauricio Macri dijo que sacaría el IVA y por ende la harina no tendría que aumentar. La última que compré hace una semana salía 1.300 pesos. Veremos cómo repercute la medida y si no sucede lo esperado tendré que retocar el precio”, aseguró Gitto, quien contó que desde julio el kilo lo tiene a 60 pesos y pasaría a 80, lo que representaría un 33 por ciento de aumento.

El mismo dilema sucede en “Crocafé”, su encargado Horacio Benavídez, contó que no retocó el kilo de pan y que lo mantiene en 65 pesos y detalló que sintió el cimbronazo luego de las PASO. “El día posterior llegaron los proveedores con incrementos en todos los derivados de la panificación. La bolsa de harina vino con un 20 por ciento más. Trataremos de sostenerlo hasta fin de mes y veremos qué hacemos”, remarcó. También, detalló que al momento de hacer la compra los mismos abastecedores le indicaron que no tenían precio, pero le advertían que la suba era inminente.  

“La incertidumbre es terrible. No sabemos qué y cuánto podremos aguantar. Llega un momento en que tenemos que cambiar los precios porque los números no dan”, concluyó Benavídez.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El incremento de la harina pone presión sobre el precio del pan

En algunos locales de la capital ya retocaron los valores, con un kilo que ronda los $75. Proyectan una suba superior al 30 por ciento.

Contracción. En los locales señalan que los consumidores cada vez compran en menor cantidad. Foto: El Diario.

Tras el aumento del dólar luego de las PASO, que empujó la escalada de la moneda extranjera a rozar los 60 pesos, es inminente el aumento en los panificados en los próximos días. En algunas llegaría al 33 por ciento, aunque otras ya lo hicieron y el kilo de pan ronda los 75 pesos. Hace menos de una semana la bolsa de harina subió hasta un 50 por ciento. En la actualidad las panaderías son como un barco en  medio de una tormenta intensa y enfrentan un panorama incierto.

Laura Sánchez, encargada de “Sami Pan”, comentó que hasta el martes de la semana pasada el kilo de pan lo tenía a 65 pesos, pero que el miércoles pasó a valer 75. “Quisimos mantenerlo, pero no pudimos, los número no nos daban”, dijo preocupada y resaltó que la bolsa de harina de 50 kilos subió un 50 por ciento después de las elecciones y que hoy está en 1.500 pesos. Además, precisó que también subió el valor de la margarina. Una caja de 10 kilos sale 2.000.

“Para los miniemprendimientos se nos hace cuesta arriba y no podemos aumentar lo que tendría que ser. Los clientes se enojan porque es un alimento que consumen, de igual forma cada vez llevan en menor cantidad. Hasta donde les da el bolsillo, que no es mucho tampoco”, comentó la encargada

El gobierno nacional anunció la quita del IVA (Impuesto al Valor Agregado) a productos de la canasta básica para aplacar el impacto de la devaluación en los precios de venta. Frente a esta circunstancia, algunos optaron por frenar los aumentos hasta tanto no tengan números certeros, como es el caso de la panadería "Bossio". Su dueño, Gabriel Bossio, precisó que lo que sucedió luego de las elecciones fue inesperado. “La bolsa de harina subió un 40 por ciento. Hasta el momento mantenemos el kilo de pan surtido a 80 pesos”, detalló y comentó que estará expectante a lo que suceda en los próximos días.

Bossio remarcó que recibió un comunicado desde “El Molino”,  en donde compra la harina, que   le plantean que solo le sacarían el IVA a la bolsa de un kilo envasada, y no a la de granero de 50, que es la que ellos utilizan. Destacó que si eso no sucede se verán obligados a aumentar hasta un 12 por ciento el pan. Además, expresó que hoy, por los valores, el precio tendría que rondar los 100 pesos. “No creo que suceda en San Luis, pero es lo que necesitaría un panadero para estar medianamente acomodado”, manifestó.

“Hoy como está la situación prefiero no mojar la harina, porque no sabemos a qué precio estará en los próximos dos días”, expresó el dueño de "Bossio" y aclaró que de seguir así varios comercios bajarán las persianas.

Por otro lado, Hector Gitto, dueño de la “Panificadora Pueblo Nuevo”, precisó que está a la espera de recibir a los proveedores, para determinar el nuevo valor de los panificados. “El presidente Mauricio Macri dijo que sacaría el IVA y por ende la harina no tendría que aumentar. La última que compré hace una semana salía 1.300 pesos. Veremos cómo repercute la medida y si no sucede lo esperado tendré que retocar el precio”, aseguró Gitto, quien contó que desde julio el kilo lo tiene a 60 pesos y pasaría a 80, lo que representaría un 33 por ciento de aumento.

El mismo dilema sucede en “Crocafé”, su encargado Horacio Benavídez, contó que no retocó el kilo de pan y que lo mantiene en 65 pesos y detalló que sintió el cimbronazo luego de las PASO. “El día posterior llegaron los proveedores con incrementos en todos los derivados de la panificación. La bolsa de harina vino con un 20 por ciento más. Trataremos de sostenerlo hasta fin de mes y veremos qué hacemos”, remarcó. También, detalló que al momento de hacer la compra los mismos abastecedores le indicaron que no tenían precio, pero le advertían que la suba era inminente.  

“La incertidumbre es terrible. No sabemos qué y cuánto podremos aguantar. Llega un momento en que tenemos que cambiar los precios porque los números no dan”, concluyó Benavídez.

Logín