Escuchá acá la 90.9
X

Cárcel para una pareja acusada de liderar cinco “quioscos” de droga

Ricardo García y Viviana Súarez están señalados por comandar y abastecer a una red que funcionaba en la capital. Un hombre murió en uno de los procedimientos para detenerlos.

El final de la investigación tuvo un percance lamentable pero el trabajo de los investigadores de Lucha Contra el Narcotráfico no se manchó. Este jueves, el juzgado Federal de San Luis dispuso enviar al penal provincial a Ricardo García y Viviana Súarez, señalados por comandar y abastecer cinco “kioscos” de droga que vendían marihuana y cocaína al menudeo en barrios de la capital puntana. En los procedimientos para apresarlos, un hombre de 38 años se tragó tres envoltorios con droga y murió luego de que uno se le reventara en el estómago.

El trabajo de seguimiento de Narcotráfico comenzó hace unos meses y tuvo su desenlace el viernes pasado, cuando los investigadores coordinaron cinco allanamientos simultáneos en la manzana K del barrio Manuel Lezcano, en el pasaje 20 de Junio al 1300, en calle Almirante Brown al 1200, en calle Ituzaingó a la misma altura y en la manzana 33 del barrio Serranías Puntanas, donde murió Daniel Alberto “el Negro” Díaz, que se descompuso luego de que una de las tres “tizas” con cocaína que se tragó se le abriera en el estómago, provocándole un paro cardíaco.

Si bien la Policía provincial y el Juzgado Federal de San Luis siempre son escuetos con la información en este tipo de casos, la muerte de Díaz hizo que los detalles fueran aún más herméticos.

Se sabe que en total, los pesquisas se incautaron de 93 dosis marihuana, 184 de cocaína, 5 balanzas de precisión, 9 teléfonos celulares, dinero en efectivo, recortes de nylon, municiones de armas de fuego y elementos para “cortar” o “estirar” la droga.

El sábado, la comisario mayor Andrea Cura, jefa del Departamento de Lucha Contra el Narcotráfico, se limitó a decir que todos los puntos de venta tenían relación entre sí y que apuntaban a la pareja como líderes de la red.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Cárcel para una pareja acusada de liderar cinco “quioscos” de droga

Ricardo García y Viviana Súarez están señalados por comandar y abastecer a una red que funcionaba en la capital. Un hombre murió en uno de los procedimientos para detenerlos.

Parte del secuestro. Foto: Policía de San Luis.

El final de la investigación tuvo un percance lamentable pero el trabajo de los investigadores de Lucha Contra el Narcotráfico no se manchó. Este jueves, el juzgado Federal de San Luis dispuso enviar al penal provincial a Ricardo García y Viviana Súarez, señalados por comandar y abastecer cinco “kioscos” de droga que vendían marihuana y cocaína al menudeo en barrios de la capital puntana. En los procedimientos para apresarlos, un hombre de 38 años se tragó tres envoltorios con droga y murió luego de que uno se le reventara en el estómago.

El trabajo de seguimiento de Narcotráfico comenzó hace unos meses y tuvo su desenlace el viernes pasado, cuando los investigadores coordinaron cinco allanamientos simultáneos en la manzana K del barrio Manuel Lezcano, en el pasaje 20 de Junio al 1300, en calle Almirante Brown al 1200, en calle Ituzaingó a la misma altura y en la manzana 33 del barrio Serranías Puntanas, donde murió Daniel Alberto “el Negro” Díaz, que se descompuso luego de que una de las tres “tizas” con cocaína que se tragó se le abriera en el estómago, provocándole un paro cardíaco.

Si bien la Policía provincial y el Juzgado Federal de San Luis siempre son escuetos con la información en este tipo de casos, la muerte de Díaz hizo que los detalles fueran aún más herméticos.

Se sabe que en total, los pesquisas se incautaron de 93 dosis marihuana, 184 de cocaína, 5 balanzas de precisión, 9 teléfonos celulares, dinero en efectivo, recortes de nylon, municiones de armas de fuego y elementos para “cortar” o “estirar” la droga.

El sábado, la comisario mayor Andrea Cura, jefa del Departamento de Lucha Contra el Narcotráfico, se limitó a decir que todos los puntos de venta tenían relación entre sí y que apuntaban a la pareja como líderes de la red.

 

Logín