Escuchá acá la 90.9
X

Advierten sobre el peligro de eliminar los controles

La Secretaría de Medio Ambiente de San Luis indicó que el decreto contradice a la legislación vigente. 

Los esfuerzos de las provincias pioneras en el cuidado del medio ambiente, como es el caso de San Luis, quedaron limitados y relegados tras la publicación del decreto Nº 591/19 del gobierno nacional, con el que Macri suprimió la obligación las certificaciones para los países que exportan sus desechos. La medida encendió la alarma en la Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia, que rechazó la medida de Macri y advirtió sobre el peligro de eliminar los controles de inocuidad y peligrosidad en la importación de residuos al país.

Según explicó la titular de esa cartera gubernamental, Natalia Spinuzza, el Ejecutivo nacional decidió prescindir de los certificados que garantizan el ingreso de desperdicios libres de cualquier tipo de contaminación.

"El decreto 591/19 eliminó la regulación para todos los productos que procedían de residuos peligrosos, recuperados o revalorizados que hasta ahora debían ingresar al país con un certificado de inocuidad sanitaria y ambiental. Ese documento lo emitía la nación de origen y cuando llegaban al puerto eran controlados por la Aduana argentina", indicó Spinuzza a El Diario de la República.

Además, la funcionaria dijo que la nueva reglamentación del Ejecutivo nacional va en contra del  decreto 831/92, "que reforzaba lo que establece la Constitución Nacional en su artículo 41 y en la Ley Nº 24.051 de Residuos Peligrosos, que establece la prohibición de importar, introducir y transportar todo tipo de residuos provenientes de otros países al territorio nacional", sostuvo.

"Las incumbencias de la ley también se aplicaban a todo lo que pueda convertirse en insumos para un proceso industrial, por lo que un residuo peligroso puede sufrir un tratamiento, acondicionamiento o valorización e ingresar en otro circuito productivo. El problema es que con el último decreto nacional, al ser menos restrictivo, va a permitir el ingreso de insumos desde otros países como plástico, vidrio y aluminio molido que provienen de residuos peligrosos pero no se acredita que estén libres de peligrosidad", aseguró Spinuzza.

Las modificaciones introducidas por el gobierno nacional en la legislación medioambiental recibió fuertes cuestionamientos, no solo de las provincias -como fue el caso de San Luis- sino también de organizaciones ambientalistas, que calificaron la medida como "un escándalo".

"Argentina permitirá no solo la contaminación producida en el país, con una ya pésima gestión de residuos, sino también la entrada de residuos dañinos para el medio ambiente de otros lugares del mundo", señaló el coordinador de las campañas de Greenpeace, Leonel Mingo.

Ante esas críticas, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, a cargo de Sergio Bergman, desmintió que se haya autorizado el ingreso al país de residuos peligrosos.

"Solo se permite la importación de insumos que fueron valorizados a través de distintos procesos y convertidos en nuevas materias primas, promoviendo así una economía circular. El objetivo a largo plazo es tener una cadena productiva más sustentable", indicó la cartera gubernamental de Nación a través de un comunicado.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Advierten sobre el peligro de eliminar los controles

La Secretaría de Medio Ambiente de San Luis indicó que el decreto contradice a la legislación vigente. 

Los esfuerzos de las provincias pioneras en el cuidado del medio ambiente, como es el caso de San Luis, quedaron limitados y relegados tras la publicación del decreto Nº 591/19 del gobierno nacional, con el que Macri suprimió la obligación las certificaciones para los países que exportan sus desechos. La medida encendió la alarma en la Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia, que rechazó la medida de Macri y advirtió sobre el peligro de eliminar los controles de inocuidad y peligrosidad en la importación de residuos al país.

Según explicó la titular de esa cartera gubernamental, Natalia Spinuzza, el Ejecutivo nacional decidió prescindir de los certificados que garantizan el ingreso de desperdicios libres de cualquier tipo de contaminación.

"El decreto 591/19 eliminó la regulación para todos los productos que procedían de residuos peligrosos, recuperados o revalorizados que hasta ahora debían ingresar al país con un certificado de inocuidad sanitaria y ambiental. Ese documento lo emitía la nación de origen y cuando llegaban al puerto eran controlados por la Aduana argentina", indicó Spinuzza a El Diario de la República.

Además, la funcionaria dijo que la nueva reglamentación del Ejecutivo nacional va en contra del  decreto 831/92, "que reforzaba lo que establece la Constitución Nacional en su artículo 41 y en la Ley Nº 24.051 de Residuos Peligrosos, que establece la prohibición de importar, introducir y transportar todo tipo de residuos provenientes de otros países al territorio nacional", sostuvo.

"Las incumbencias de la ley también se aplicaban a todo lo que pueda convertirse en insumos para un proceso industrial, por lo que un residuo peligroso puede sufrir un tratamiento, acondicionamiento o valorización e ingresar en otro circuito productivo. El problema es que con el último decreto nacional, al ser menos restrictivo, va a permitir el ingreso de insumos desde otros países como plástico, vidrio y aluminio molido que provienen de residuos peligrosos pero no se acredita que estén libres de peligrosidad", aseguró Spinuzza.

Las modificaciones introducidas por el gobierno nacional en la legislación medioambiental recibió fuertes cuestionamientos, no solo de las provincias -como fue el caso de San Luis- sino también de organizaciones ambientalistas, que calificaron la medida como "un escándalo".

"Argentina permitirá no solo la contaminación producida en el país, con una ya pésima gestión de residuos, sino también la entrada de residuos dañinos para el medio ambiente de otros lugares del mundo", señaló el coordinador de las campañas de Greenpeace, Leonel Mingo.

Ante esas críticas, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, a cargo de Sergio Bergman, desmintió que se haya autorizado el ingreso al país de residuos peligrosos.

"Solo se permite la importación de insumos que fueron valorizados a través de distintos procesos y convertidos en nuevas materias primas, promoviendo así una economía circular. El objetivo a largo plazo es tener una cadena productiva más sustentable", indicó la cartera gubernamental de Nación a través de un comunicado.

Logín