Escuchá acá la 90.9
X

Lo investigan por abrir autos con un inhibidor, para robar

Un hombre sorprendió al intruso adentro de su vehículo y lo golpeó. El imputado huyó, pero la Policía lo detuvo.

Un vecino de La Toma que estaba sentado en el asiento de atrás de su propio auto, aguardando a su mujer, le dio un golpe a otro que, de buenas a primeras, se metió en el vehículo, posiblemente creyendo que no había nadie. Si bien el intruso escapó, después fue detenido por efectivos de esa localidad, que lo investigan no solo por ese intento de hurto, sino también por haber sustraído bienes del auto de otra vecina, cuyo sistema de seguridad habría logrado franquear usando un inhibidor de alarmas, indicó el jefe de la Unidad Regional VI, comisario general Walter Contreras.

Según la Policía, ese hombre sería parte de una banda organizada, dedicada a cometer ilícitos en distintos lugares de la provincia, utilizando el mismo modus operandi.

El hecho ocurrió el miércoles a la tarde. La Policía recibió un llamado de alerta, en el que les referían que un hombre pedía que fueran a “Casa Díaz”, un comercio ubicado en la calle 25 de Mayo, porque habían intentado robarle.

Cuando llegaron, Sergio Vílchez, les contó que cuando estaba en la parte trasera de su Chevrolet Sonic blanco, esperando a su esposa que había bajado a buscar a sus hijas, vio que alguien abrió una puerta delantera y entró, y que supuso que era para robar. Por ello, según explicó, le dio un golpe de puño que hizo que el extraño saliera corriendo y subiera a una Renault Sandero Stepway negra. Después, ese rodado salió velozmente.

Contreras refirió que con esa descripción del vehículo en el que había escapado el presunto ladrón, dispusieron que los móviles, motos y la patrulla de infantes de la comisaría salieran en búsqueda en un rodado con esas características, en un operativo cerrojo. A los pocos minutos, lo ubicaron frente a la terminal de ómnibus. 

“Los efectivos lo interceptaron, tomando las medidas de seguridad necesarias, para resguardar la integridad física de quienes estaban adentro, como así también de terceros”, dijo el comisario general. Luego, procedieron a identificar a los ocupantes.

Al Renault lo conducía un hombre de apellido Calderón, que tiene domicilio en la Autopista 25 de Mayo, en Villa de la Quebrada. Lo acompañaban una mujer de apellido Romero, vecina del barrio José Hernández de San Luis; otra de apellido Olguín Ojeda, que estaba con su hija; y un hombre de apellido Villegas Funez. Las tres últimas personas viven en el barrio Esperanza.

Vílchez, quien se acercó al lugar, reconoció el vehículo y a uno de los ocupantes, Villegas Funez. Es quien quedó detenido.

Al requisar el auto, más precisamente en el panel de adelante, los efectivos hallaron un envoltorio de nylon con una sustancia que, a simple vista, parecía cocaína. Eso motivó que llamaran a agentes de la Dirección General de Lucha Contra el Narcotráfico. Estos hicieron un test a la sustancia, que dio positivo, por lo que abrieron una causa, resumió Contreras.

También encontraron “un artefacto electrónico inalámbrico portátil similar a un handy, que  es utilizado para inhibir, alterar y cortar el sistema de seguridad de alarmas de los vehículos de alta gama y así poder realizar hechos delictivos. Es lo que se denomina inhibidor de señales”, explicó el comisario general.

También hallaron un celular, una cartera de cuero y una campera, que habían sido denunciados como robados por una vecina de apellido Suárez. Contó que vio una Stepway que la seguía y que  estacionó detrás de su auto. Ella se bajó a comprar  a un negocio y al regresar descubrió que le habían robado.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Lo investigan por abrir autos con un inhibidor, para robar

Un hombre sorprendió al intruso adentro de su vehículo y lo golpeó. El imputado huyó, pero la Policía lo detuvo.

Parecido a un handy.  El inhibidor. Fotos: Unidad Regional VI.

Un vecino de La Toma que estaba sentado en el asiento de atrás de su propio auto, aguardando a su mujer, le dio un golpe a otro que, de buenas a primeras, se metió en el vehículo, posiblemente creyendo que no había nadie. Si bien el intruso escapó, después fue detenido por efectivos de esa localidad, que lo investigan no solo por ese intento de hurto, sino también por haber sustraído bienes del auto de otra vecina, cuyo sistema de seguridad habría logrado franquear usando un inhibidor de alarmas, indicó el jefe de la Unidad Regional VI, comisario general Walter Contreras.

Según la Policía, ese hombre sería parte de una banda organizada, dedicada a cometer ilícitos en distintos lugares de la provincia, utilizando el mismo modus operandi.

El hecho ocurrió el miércoles a la tarde. La Policía recibió un llamado de alerta, en el que les referían que un hombre pedía que fueran a “Casa Díaz”, un comercio ubicado en la calle 25 de Mayo, porque habían intentado robarle.

Cuando llegaron, Sergio Vílchez, les contó que cuando estaba en la parte trasera de su Chevrolet Sonic blanco, esperando a su esposa que había bajado a buscar a sus hijas, vio que alguien abrió una puerta delantera y entró, y que supuso que era para robar. Por ello, según explicó, le dio un golpe de puño que hizo que el extraño saliera corriendo y subiera a una Renault Sandero Stepway negra. Después, ese rodado salió velozmente.

Contreras refirió que con esa descripción del vehículo en el que había escapado el presunto ladrón, dispusieron que los móviles, motos y la patrulla de infantes de la comisaría salieran en búsqueda en un rodado con esas características, en un operativo cerrojo. A los pocos minutos, lo ubicaron frente a la terminal de ómnibus. 

“Los efectivos lo interceptaron, tomando las medidas de seguridad necesarias, para resguardar la integridad física de quienes estaban adentro, como así también de terceros”, dijo el comisario general. Luego, procedieron a identificar a los ocupantes.

Al Renault lo conducía un hombre de apellido Calderón, que tiene domicilio en la Autopista 25 de Mayo, en Villa de la Quebrada. Lo acompañaban una mujer de apellido Romero, vecina del barrio José Hernández de San Luis; otra de apellido Olguín Ojeda, que estaba con su hija; y un hombre de apellido Villegas Funez. Las tres últimas personas viven en el barrio Esperanza.

Vílchez, quien se acercó al lugar, reconoció el vehículo y a uno de los ocupantes, Villegas Funez. Es quien quedó detenido.

Al requisar el auto, más precisamente en el panel de adelante, los efectivos hallaron un envoltorio de nylon con una sustancia que, a simple vista, parecía cocaína. Eso motivó que llamaran a agentes de la Dirección General de Lucha Contra el Narcotráfico. Estos hicieron un test a la sustancia, que dio positivo, por lo que abrieron una causa, resumió Contreras.

También encontraron “un artefacto electrónico inalámbrico portátil similar a un handy, que  es utilizado para inhibir, alterar y cortar el sistema de seguridad de alarmas de los vehículos de alta gama y así poder realizar hechos delictivos. Es lo que se denomina inhibidor de señales”, explicó el comisario general.

También hallaron un celular, una cartera de cuero y una campera, que habían sido denunciados como robados por una vecina de apellido Suárez. Contó que vio una Stepway que la seguía y que  estacionó detrás de su auto. Ella se bajó a comprar  a un negocio y al regresar descubrió que le habían robado.

Logín