13°SAN LUIS - Sabado 19 de Septiembre de 2020

13°SAN LUIS - Sabado 19 de Septiembre de 2020

EN VIVO

Tokio 2020: Keisy entrena en Francia para custodiar a Pareto

Está en Château Gontier junto a otros siete argentinos. Hace triple turno. Prepara su gira sudamericana. 

Por Analía Carrara
| 18 de enero de 2020
Todos al tatami. Keisy Perafán —segunda abajo, derecha— junto a sus compañeros argentinos, algunos franceses y el profesor —cuarto arriba izquierda—. Foto: Gentileza Keisy Perafán.

Keisy Perafán, la judoca puntana, está en Château Gontier, un pueblito cercano a Nantes, en Francia. Unos 280 kilómetros la separan de París. Pero el invierno europeo no es sinónimo de turismo para la joven, que el 16 de febrero cumplirá 24 años.

 

Diez menos que Paula “La Peque” Pareto, la medallista dorada con quien comparte la categoría para mujeres con menos de 48 kilos.

 

 

 

Keisy entrena en Francia desde el 5 de enero y estará allí hasta el 20 de febrero. Su meta es ponerse a punto para la gira sudamericana e intentar escalar en el ranking mundial y en el olímpico. Las 18 mejores judocas del mundo (por categoría) cuando cierre el ciclo olímpico, en mayo, irán a los Juegos de Tokio. Por el momento “La Peque” está en el puesto Nº 11 (2920 puntos) y la segunda argentina es Keisy, en el 56º (414 puntos). “Necesito sumar en los próximos torneos porque si bien van a los

 

Juegos las 18 mejores, también se puede clasificar con la cuota continental. Es una plaza para los mejores ubicados del continente en su categoría. Si Paula tuviera algún inconveniente y no puede ir, debo estar lista. De lo contrario, Argentina se queda sin representante en la categoría para Tokio. Yo no estoy tan lejos de la cuota continental”, explicó Perafán, desde Château Gontier. Allí trabaja en triple turno junto a otros siete argentinos (cuatro varones y otras tres mujeres) con el sensei francés

 

Rodríguez Chenet. El Enard los envió para “aprender mucha técnica y pulir los lances”. 

 

“En marzo comienza la gira sudamericana: el Open de Bariloche, el de Chile y el de Lima (Perú). Acá trato de aprender y disfrutar día a día. Mi plan ahora es entrenar y después sumar la mayor cantidad de puntos posibles en la competencia para subir lugares en los rankings (mundial y olímpico). El 2019 no fue un año tan bueno en lo deportivo, tampoco malo. Gané una medalla de bronce en Chile, un oro en Perú y salí quinta en Córdoba. En los Panamericanos tuve la mala suerte de que me tocara

 

Cuba en la primera pelea y quedé eliminada. Lo mejor fue que competí en un Grand Prix de Canadá. Ese es un torneo muy importante y si bien luché por el bronce y perdí, me quedo con que hice una buena pelea y tuve la posibilidad de pelear por una medalla”. Perafán habla como quien ha ingresado en la edad de la madurez: lamenta la mitad del vaso vacío, pero se queda con la parte del recipiente lleno. 

 

 

 

“Mi objetivo este año es sacar una medalla en el Panamericano de Montreal (17 de abril), no importa el color. Y tratar de consolidar un poco mi judo, poder mostrar estrategia y táctica, tener un judo más maduro. Dejar de lado un poco el instinto. También quiero retomar los estudios de Kinesiología, empezar otra carrera, o al menos hacer algún curso para despejar un poco la cabeza. Para enfocarme también en otra cosa porque el judo solo es muy desgastante”, dice Keisy, con una mirada más panorámica de su futuro. 

 

La puntana tiene la dicha y la sombra de ser contemporánea de la judoca más grande de la historia argentina. Keisy aprende, comparte y por momentos compite con “La Peque”. Ahora intentará hacer su mayor esfuerzo para ser su mejor custodia.

 

Comentá vos tambien...