Escuchá acá la 96.3

Escuchá acá la 96.3
X

A puro sol y alegría, los chicos se divierten en la colonia de Aseba

foto
video

Disfrutan de la pileta, actividades al aire libre, clases de vóley y aprenden a cultivar en una huerta orgánica.

Con gorritos y antiparras,  cientos de chicas y chicos disfrutaron ayer de la pileta en la colonia de vacaciones del Club Aseba. Además, realizaron actividades al aire libre y participaron de una clase de vóley, entre otras. El costo del turno mañana es de 2.850 pesos; y por la tarde vale $2.950. Actualmente, tienen 380 inscriptos.

Carla Barrera (13) tomó coraje y se dio un chapuzón rápido. Al salir de la piscina contó que hace diez años participa de la colonia y que para ella es su segundo hogar. "Durante todo el año vengo a realizar deportes. Estos espacios no  solo nos permiten jugar, sino también sociabilizar e integrarnos a distintos grupos", dijo con una sonrisa. Destacó que por su edad, por lo general, quedan excluidos de las escuelas de verano. "Es una etapa complicada, pero es preferible estar acá que andar deambulando por la calle. Nuestros padres se quedan tranquilos", comentó.

La colonia de Aseba recibe a chicos desde los 3 y hasta los 14 años. Sobre estos últimos, Juan Albornoz —gerente del club— destacó que se llevaron una sorpresa, ya que van alrededor de 60. "Creamos un espacio para que estén contenidos y vean que también hay actividades para ellos", expresó. 

 

 

Para quienes todavía no se anotan en ninguna colonia, Aseba en febrero hará descuentos. Según el gerente, la matrícula rondará los 2.400 pesos. Asimismo, podrán participar de la novena edición del tour de ciclismo, que será el viernes 7 del mismo mes. La concentración es en la plaza Pringles y luego se dirigirán hasta las instalaciones del club.

Mientras observaba a sus alumnos, Pamela Balbo —profesora de educación física— precisó que lo primero que les enseñan es la importancia de la colocación del protector solar en la casa y su posterior réplica en la pileta. Resaltó que el método para identificar a los distintos grupos de chicos son los gorritos de colores. "Los de 5 y 6 años tienen el naranja y así sucesivamente. Es una buena forma de cuidarlos", aseguró.

En el caso que el menor no sepa nadar, les enseñan las técnicas básicas para que le pierdan el miedo al agua. "Les facilitamos una tabla o flota flota para que reconozcan la profundidad de la pileta. Luego caminan y, una vez que se sienten seguros, les sacamos el material", explicó Balbo.

Mientras esperaba su turno para ducharse y entrar a la piscina, María Lucero (12) dijo que era su primer año en la colonia y que estaba contenta porque una compañera del colegio iba con ella. "Está bueno porque en nuestras casas nos aburrimos. Acá hacemos deportes, talleres de comida y bailamos. Estamos más que entretenidos", contó.

 

 

Cuidar el medio ambiente

Mauricio, Bautista, Máximo, Constantino, Santos, Benicio, Luciano, Pato, Augusto, Emilia y Catalina se pusieron sus respectivas remeras y salieron rápido hacia la huerta ecológica que inauguraron hace una semana en Aseba.  Todos se colocaron alrededor del cajón del compost, el cual tenía diferentes desechos orgánicos y hasta lombrices africanas.

"La huerta era un sueño que se hizo realidad gracias al Ministerio de Producción", dijo Albornoz, quien explicó que los chicos aprenden a cultivar. Resaltó que hasta el momento sembraron lechuga, cebolla, remolacha, acelga, tomates, plantas aromáticas y distintos tipos de flores.

Al momento de irse, cada uno tomó su mochila, guardó el toallón, el gorrito y las antiparras. Los chicos y chicas se saludaron y prometieron que mañana a la misma hora volverían a encontrarse para continuar divirtiéndose. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

A puro sol y alegría, los chicos se divierten en la colonia de Aseba

Disfrutan de la pileta, actividades al aire libre, clases de vóley y aprenden a cultivar en una huerta orgánica.

Chapuzón. Con mucho entusiasmo, los chicos se tiraron a la pileta para jugar con sus compañeros. Algunos eligieron usar los flota flota para divertirse y mantener el equilibrio en el agua. Fotos: Martín Gómez. Video: Alejandro Lorda

Con gorritos y antiparras,  cientos de chicas y chicos disfrutaron ayer de la pileta en la colonia de vacaciones del Club Aseba. Además, realizaron actividades al aire libre y participaron de una clase de vóley, entre otras. El costo del turno mañana es de 2.850 pesos; y por la tarde vale $2.950. Actualmente, tienen 380 inscriptos.

Carla Barrera (13) tomó coraje y se dio un chapuzón rápido. Al salir de la piscina contó que hace diez años participa de la colonia y que para ella es su segundo hogar. "Durante todo el año vengo a realizar deportes. Estos espacios no  solo nos permiten jugar, sino también sociabilizar e integrarnos a distintos grupos", dijo con una sonrisa. Destacó que por su edad, por lo general, quedan excluidos de las escuelas de verano. "Es una etapa complicada, pero es preferible estar acá que andar deambulando por la calle. Nuestros padres se quedan tranquilos", comentó.

La colonia de Aseba recibe a chicos desde los 3 y hasta los 14 años. Sobre estos últimos, Juan Albornoz —gerente del club— destacó que se llevaron una sorpresa, ya que van alrededor de 60. "Creamos un espacio para que estén contenidos y vean que también hay actividades para ellos", expresó. 

 

 

Para quienes todavía no se anotan en ninguna colonia, Aseba en febrero hará descuentos. Según el gerente, la matrícula rondará los 2.400 pesos. Asimismo, podrán participar de la novena edición del tour de ciclismo, que será el viernes 7 del mismo mes. La concentración es en la plaza Pringles y luego se dirigirán hasta las instalaciones del club.

Mientras observaba a sus alumnos, Pamela Balbo —profesora de educación física— precisó que lo primero que les enseñan es la importancia de la colocación del protector solar en la casa y su posterior réplica en la pileta. Resaltó que el método para identificar a los distintos grupos de chicos son los gorritos de colores. "Los de 5 y 6 años tienen el naranja y así sucesivamente. Es una buena forma de cuidarlos", aseguró.

En el caso que el menor no sepa nadar, les enseñan las técnicas básicas para que le pierdan el miedo al agua. "Les facilitamos una tabla o flota flota para que reconozcan la profundidad de la pileta. Luego caminan y, una vez que se sienten seguros, les sacamos el material", explicó Balbo.

Mientras esperaba su turno para ducharse y entrar a la piscina, María Lucero (12) dijo que era su primer año en la colonia y que estaba contenta porque una compañera del colegio iba con ella. "Está bueno porque en nuestras casas nos aburrimos. Acá hacemos deportes, talleres de comida y bailamos. Estamos más que entretenidos", contó.

 

 

Cuidar el medio ambiente

Mauricio, Bautista, Máximo, Constantino, Santos, Benicio, Luciano, Pato, Augusto, Emilia y Catalina se pusieron sus respectivas remeras y salieron rápido hacia la huerta ecológica que inauguraron hace una semana en Aseba.  Todos se colocaron alrededor del cajón del compost, el cual tenía diferentes desechos orgánicos y hasta lombrices africanas.

"La huerta era un sueño que se hizo realidad gracias al Ministerio de Producción", dijo Albornoz, quien explicó que los chicos aprenden a cultivar. Resaltó que hasta el momento sembraron lechuga, cebolla, remolacha, acelga, tomates, plantas aromáticas y distintos tipos de flores.

Al momento de irse, cada uno tomó su mochila, guardó el toallón, el gorrito y las antiparras. Los chicos y chicas se saludaron y prometieron que mañana a la misma hora volverían a encontrarse para continuar divirtiéndose. 

Logín