21.8°SAN LUIS - Jueves 03 de Diciembre de 2020

21.8°SAN LUIS - Jueves 03 de Diciembre de 2020

EN VIVO

Enviaron a un hombre a la cárcel por abusar de su excuñada

Aunque el investigado aseguró que tuvo relaciones consentidas con la muchacha, las pruebas lo desmienten.

Por redacción
| 25 de octubre de 2020
El arresto, ordenado por el juez Leandro Estrada, fue concretado por policías de Investigaciones. Foto: Archivo.

La joven, de 19 años, nunca lo esperó. Hace diez meses, como parte de la celebración de cumpleaños, ella y un grupo de amigos, entre los que estaba su excuñado, Ángel Alexis Omar, fueron a un bar, en Villa Mercedes. Él vivía en Unión. Por eso, porque estaba circunstancialmente en la ciudad, y por la confianza y la amistad que había, al finalizar la reunión ella le permitió que se quedara a descansar en su departamento. La joven se fue a dormir, pero se despertó sintiendo el peso de un cuerpo que la oprimía: era Omar, quien la sometió. Este sábado, el juez Penal 2 de Villa Mercedes, Leandro Estrada, procesó al hombre de 33 años con prisión preventiva por “Abuso sexual con acceso carnal”, según confirmó Gastón Yllera, el abogado que representa a la víctima.

 

Tanto la denunciante como el procesado son de la localidad sureña. Ella es estudiante universitaria, por eso reside en Villa Mercedes. La presentación fue hecha en diciembre de 2019, inmediatamente después de ocurrido el hecho.

 

El magistrado “emitió la resolución después de un análisis exhaustivo de la prueba”, entre ellas, la denuncia de la víctima, pericias, la declaración de testigos y el informe de la revisación médica que le hicieron a la joven, enumeró Yllera.

 

“No son testigos presenciales —aclaró el letrado—. Hay que recordar que en los delitos contra la integridad sexual, por lo general, no hay testigos del acto propiamente dicho. Pero sí hay personas que han estado en los hechos previos y posteriores. El relato de todos es coincidente al de la víctima”.

 

Los testigos indicaron que Omar únicamente interactuó con la chica, no con el resto del grupo, y que a lo largo de la noche compró y le convidó bebida, propiciando, de ese modo, el estado de vulnerabilidad de la muchacha para lograr su propósito posterior de abusarla, consideró el letrado. “Era el más grande del grupo y compraba indiscriminadamente bebida. Creo que fue un ardid para poner a la víctima en un lugar de vulnerabilidad y aprovecharse de su confianza”, refirió.

 

“El abuso se materializa porque ella no consintió. Se paralizó. Nunca se imaginó que sucediera una cosa así. Después del hecho, él se levantó y se fue al baño. Y ella se cambió y se fue del departamento, en estado de shock. Hay que tomar en cuenta que hay una diferencia de edad. Se comunicó con sus amigas y compañeras de la universidad, a quienes les comentó lo ocurrido y la contuvieron. Ellas se pusieron en contacto con una profesora, que la acompañó y la sostuvo hasta que llegó su madre a Villa Mercedes. Hay que destacar la espontaneidad y la inmediatez con la que ella habló con sus personas de confianza e hizo la denuncia”, que dio pie al proceso investigativo, resumió el abogado.

 

“Hay que tomar en cuenta que la docente fue el primer adulto de confianza que acudió en auxilio, no solo de la víctima, sino también de su grupo de amigas. Todas son estudiantes del interior, por eso sus progenitores estaban ausentes en ese momento. Pero la joven logró vencer la vergüenza y el miedo, pudo ir a una comisaría a hacer la denuncia y comenzó a instruirse la causa”, agregó.

 

Entre las primeras medidas, se hizo la revisación médica, se secuestraron las prendas que tenía puestas la víctima y la ropa de cama. Como en muchas otras causas, el avance de la instrucción estuvo marcado por la pandemia. Cuando el juez tuvo reunidos los elementos de juicio suficientes, se produjo la detención de Omar y el llamado a indagatoria, que fue el pasado 16 de octubre, tras ser arrestado en Unión.

 

En la indagatoria el imputado dijo que él había tenido relaciones consentidas con la muchacha. Más allá de esa aseveración, en la que le dio un sentido absolutamente opuesto a lo ocurrido, lo importante, para el querellante, es que el sospechoso se ubicó en el momento y lugar del hecho. “Obviamente esgrimió argumentos que lo beneficiaran a él, pero con base en pericias psicológicas y psiquiátricas que se hicieron a la víctima, se determinó que ella no fabulaba, que decía la verdad. Y con las pruebas vertidas en la causa, el juez determinó que no había habido consentimiento de la víctima”.

 

 

Comentá vos tambien...