18.3°SAN LUIS - Jueves 22 de Octubre de 2020

18.3°SAN LUIS - Jueves 22 de Octubre de 2020

EN VIVO

La evolución de Trump (y de las próximas elecciones)

Durante el fin de semana y tras conocerse el resultado positivo de Donald Trump para COVID-19, la información fue contradictoria y confusa.
El presidente de los EE.UU. fue internado en el Centro Médico Militar "Walter Reed" el viernes. A partir de allí, los médicos hablaron de una evolución favorable, evitaron en principio aclarar si el mandatario recibió oxígeno y se refirieron a un diagnóstico positivo 72 horas antes del sábado (es decir, el miércoles), cosa que salieron a aclarar posteriormente como una equivocación.
La información de los médicos sobre el buen estado de salud de Trump fue de alguna manera desmentida por integrantes de la Casa Blanca, que aseguraron a algunos medios que los síntomas del presidente eran “preocupantes”. Mientras tanto, las cuentas oficiales difundían videos del mandatario agradeciendo el trabajo de los médicos y asegurando que se sentía “bastante bien”. El domingo, mientras se publicaban informaciones cruzadas y titulares que hablaban tanto de una recuperación y posible alta, como de las próximas 48 horas cruciales que debía atravesar el presidente, Trump salía del hospital en auto para saludar a sus seguidores.
Claro, el presidente también es candidato y, aunque imposibilitado a la fuerza de hacer actos masivos como los que venía haciendo, decidió seguir en campaña. Pero las especulaciones continuaron, y son propias de los casos en los que peligra la salud de un presidente: sobre todo de un mandatario como Trump, que se encuentra entre los grupos de riesgo. Todo esto, además, a 28 días de las elecciones. 
En ese proceso electoral, en el que la fortaleza de Trump es la recuperación económica del país, su campaña intentó sortear el tema del manejo de la pandemia por parte del mandatario, que en varias oportunidades negó su impacto y que continuó con reuniones multitudinarias en las que los asistentes se mostraron sin barbijo y sin la distancia social protocolar (lo que desató una ola de contagios en las altas esferas del gobierno). Sin embargo, el diagnóstico de Trump fue una demostración, para muchos, de lo poco en serio que se tomó todo este asunto. 
Se trata de una reflexión que podría afectarlo entre quienes piensan que no se manejó bien pero que, en caso de salir airoso de esta enfermedad, también podría fortalecer su imagen de “hombre fuerte”. De hecho, antes de salir del hospital el lunes, animó a sus seguidores a “no dejarse dominar por el virus” e insistió en que su estado de salud es el mejor de los “últimos 20 años”. Los médicos, más cautos, señalaron que habrá que esperar la evolución del presidente.
Lo cierto es que si la pandemia ya se había metido en la agenda electoral, los ojos de los votantes están hoy más que nunca puestos en el tema.

 

Temas de nota:

Comentá vos tambien...