12°SAN LUIS - Sabado 13 de Abril de 2024

12°SAN LUIS - Sabado 13 de Abril de 2024

EN VIVO

Roberto Tessi; el hombre de las formas ideales

Escultor, escenógrafo, director de escuela, historiador, comunicador, exdirector de Cultura provincial o simplemente “Toto”, falleció este jueves a los 76 años. Su legado quedará en cada rincón de Villa Mercedes.

Por redacción
| 27 de noviembre de 2020
Fotos: Juan Andrés Galli y Chiche Herrera.

Roberto Tessi transitó los últimos años de su vida apoyado en un bastón. No fue el único sostén que tuvo en su etapa final: su familia y sus amigos -que cosechó de a muchos en sus 76 años de vida- fueron acompañantes de tiempo completo.

 

Aunque no eran notorias más allá del avistamiento del bastón, las dificultades para moverse no le impidieron a Roberto mantener el espíritu inquieto que lo manejó durante su trayectoria artística. Escultor por elección y formación, Tessi fue un constante trabajador por la cultura de la provincia, una tarea que llevó adelante durante muchos años en la faz pública y en la privada.

 

En pareja indisoluble con Adriana Bazzano, directora y fundadora del TIM, la compañía teatral más tradicional de Villa Mercedes, Tessi tuvo en su hijo Luciano a un heredero cabal de sus inquietudes artísticas. Tuvo además a Franca, licenciada en Comunicación y directora de la escuela Generativa Gen Z.

Hasta que la muerte se lo llevó el jueves a la noche en su Villa Mercedes natal, "Toto", como lo conocían sus amigos, fue director de la Escuela de Arte Gaspar Di Gennaro, uno de sus orgullos mayores. En ese establecimiento, el artista les entregó a sus alumnos una condición que muchos le agradecen: la libertad.

 

 

 

La institución escolar que Tessi manejó con conceptos educativos inéditos en la provincia permitía que los chicos tocaran instrumentos musicales, desarrollaran sus modos de poesía, pintaran las paredes de la ciudad, pero fundamentalmente pusieran en juego una creatividad que, como muchas cosas en la vida en edad de secundaria, están a flor de piel.

 

Cuando Roberto se incorporó a la faz pública ocupó, entre otros cargos casi siempre ligados al quehacer artístico, el de Director de Cultura provincial, convocado por Alberto Rodríguez Saá. Allí demostró su carácter de funcionario comprometido con la actualidad y con la historia.

 

Porque "Toto" fue un revisionista que se preocupó por recuperar la memoria de artistas que lo precedieron. De eso se trataba un programa de radio que hizo durante años en Villa Mercedes y muchas de las columnas que escribió hasta el mes pasado en el semanario "La Opinión".

 

También trató de homenajear a esos artistas que admiraba en su principal actividad: la escultura. Los resultados de esas inspiraciones de la Madre Cabrini y de Alfonso y Zavala decoran algunos puntos muy visitados de Villa Mercedes. Tessi, además, fue el encargado de la restauración de la estatua del aviador Manuel Félix Origone que está en la esquina de Mitre y la calle que lleva el nombre del ilustre piloto mercedino (donde también está su tumba), un trabajo que pocos en la provincia podían hacer por la utilización de un material especial que Roberto estaba capacitado para manipular.

 

 

 

Con los años, el que era un escultor comprometido con su ciudad se convirtió en un artista visual completo, con una alternancia global que no le hizo perder su arraigo villamercedino. Esa apertura fue en coincidencia con su actividad en el TIM como escenógrafo en la gran mayoría de las puestas teatrales del grupo.

 

Uno de sus trabajos más recordados en ese aspecto fue la apertura de la Fiesta Nacional de la Calle Angosta del año 2015, un espectáculo completo  en el que Tessi replicó sobre el escenario mayor la arteria que estaba a pocos metros. Su relación con el festival y con el paisaje icónico de Villa Mercedes fue muy estrecha y de largo aliento: fue uno de los integrantes de la primera comisión a cargo de la festividad y con sus alumnos se encargó constantemente de embellecer con murales y pinturas el paseo característico de su ciudad.

 

Cuentan quienes lo conocieron de cerca que su manera de eternizar una situación que en la mayoría de los mortales era con una foto (aun en tiempos en que los celulares no estaban tan a mano) para él era con un dibujo, por lo que tenía siempre a mano sus acuarelas. En ese momento, se internaba en un proceso de creación que le dibujaba en su cara una sonrisa y en su semblante una tranquilidad que se le antojó eterna desde el jueves.

 

 

 

 

LA MEJOR OPCIÓN PARA VER NUESTROS CONTENIDOS
Suscribite a El Diario de la República y tendrás acceso primero y mejor para leer online el PDF de cada edición papel del diario, a nuestros suplementos y a los clasificados web sin moverte de tu casa

Suscribite a El Diario y tendrás acceso a la versión digital de todos nuestros productos y contenido exclusivo