Escuchá acá la 96.3
X

Una testigo declaró que Lorenzetti le dijo: "Es mi esposa, ya está muerta"

María Eugenia Núñez, que vivía al frente de la casa de la mujer asesinada, explicó ante la Cámara Penal 1, que el exintendente de La Calera reiteró esa frase después delante de la Policía, pero “la chica todavía respiraba, se quejaba”.

María Eugenia Núñez vivía al frente de la vivienda del barrio Faecap en la que asesinaron a balazos a Romina Aguilar, el 30 de enero de 2016. Este miércoles al mediodía contó ante la Cámara Penal 1, cómo mataron a la mujer. Entre otras cosas especificó que al avisarle a Diego Lorenzetti, sobre el episodio que acababa de presenciar, él le respondió "es mi esposa, ya está muerta".

“Eran como las 6:20 de la mañana. Escuché un ruido que pudo ser un tiro. Me asomé por la ventana del dormitorio y vi a un joven que empujaba a una chica, pensé que era una pelea de pareja. Hasta que escuché que le ordenó tirarse al piso. La chica se tiró boca abajo y el joven le disparó en la cabeza. Fue el segundo disparo”, explicó Núñez y agregó que enseguida “apareció otro hombre en moto, con casco y apuró al otro para que se fueran y escaparon”.

Además declaró que llamaron varias veces a la puerta de la casa de la víctima. “Recién después de insistir salió Lorenzetti, cuando le dije que habían baleado a una chica dijo: ‘Es mi esposa, ya está muerta", aseguró Núñez y añadió que luego reiteró lo que le había dicho a ella delante de la Policía, “pero la chica todavía respiraba, se quejaba”.

El Tribunal que juzga al exintendente de La Calera -presunto autor intelectual del asesinato por encargo-, a Leandro Vílchez y a Edivaldo de Oliveira Pereira -acusados como autores materiales del crimen-, está conformado por Jorge Sabaini Zapata, Silvia Inés Aizpeolea y José Luis Flores.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Una testigo declaró que Lorenzetti le dijo: "Es mi esposa, ya está muerta"

María Eugenia Núñez, que vivía al frente de la casa de la mujer asesinada, explicó ante la Cámara Penal 1, que el exintendente de La Calera reiteró esa frase después delante de la Policía, pero “la chica todavía respiraba, se quejaba”.

Fue una declaración larga que terminó cerca del mediodía. Foto: Martín Gómez.

María Eugenia Núñez vivía al frente de la vivienda del barrio Faecap en la que asesinaron a balazos a Romina Aguilar, el 30 de enero de 2016. Este miércoles al mediodía contó ante la Cámara Penal 1, cómo mataron a la mujer. Entre otras cosas especificó que al avisarle a Diego Lorenzetti, sobre el episodio que acababa de presenciar, él le respondió "es mi esposa, ya está muerta".

“Eran como las 6:20 de la mañana. Escuché un ruido que pudo ser un tiro. Me asomé por la ventana del dormitorio y vi a un joven que empujaba a una chica, pensé que era una pelea de pareja. Hasta que escuché que le ordenó tirarse al piso. La chica se tiró boca abajo y el joven le disparó en la cabeza. Fue el segundo disparo”, explicó Núñez y agregó que enseguida “apareció otro hombre en moto, con casco y apuró al otro para que se fueran y escaparon”.

Además declaró que llamaron varias veces a la puerta de la casa de la víctima. “Recién después de insistir salió Lorenzetti, cuando le dije que habían baleado a una chica dijo: ‘Es mi esposa, ya está muerta", aseguró Núñez y añadió que luego reiteró lo que le había dicho a ella delante de la Policía, “pero la chica todavía respiraba, se quejaba”.

El Tribunal que juzga al exintendente de La Calera -presunto autor intelectual del asesinato por encargo-, a Leandro Vílchez y a Edivaldo de Oliveira Pereira -acusados como autores materiales del crimen-, está conformado por Jorge Sabaini Zapata, Silvia Inés Aizpeolea y José Luis Flores.

 

Logín