13°SAN LUIS - Lunes 23 de Mayo de 2022

13°SAN LUIS - Lunes 23 de Mayo de 2022

EN VIVO

La resistencia a cumplir las normas, la primera dificultad

Muchos conductores sorprendidos en estado de ebriedad enfrentan a la Policía y no asumen su falta, asegura el Jefe de la Policía Caminera. 

Por redacción
| 02 de febrero de 2020
No se hizo cargo. En mayo pasado, un conductor ebrio atropelló a un motociclista, huyó y le mintió a la Policía.

El jefe de la Policía Caminera comisario inspector Sergio Quiroga, que lleva años dentro del área que ahora conduce en la fuerza de seguridad, piensa que una de las dificultades para mejorar la seguridad vial es que los argentinos tienen una profunda resistencia a aceptar que deben cumplir las normas. “A veces, cuando estás en la calle o en la ruta haciendo un control, y una persona pone alguna excusa por haber cometido una infracción, dialogás con ella y comprendés, porque también sos humano, y porque aunque seas policía sos parte de esta sociedad. Pero cuando ves que a los cien metros volvió a lo de antes —se refiere a reincidir en una infracción—, pensás ‘no respeta la norma’. Y decís ‘entonces acá hay que ser más mano dura’”.

El argentino, por regla general, “se resiste a aceptar que él cometió el error. No acepta que no respetó las normas, los reglamentos, se está fijando en lo que hace el tercero. Si le hacés un acta por una infracción siempre te cuestiona ‘¿y por qué no se fija en aquel otro, que hace tal cosa?’”, dice.

El jefe de la Caminera piensa que el caos y la inseguridad en el tránsito van a disminuir cuando los ciudadanos “comprendan que las normas son para eso, para cumplirlas”.

No puede ser más oportuna la mención de Quiroga de que los policías son parte de la misma sociedad con la cual lidian en el cometido de impedir que ocurran hechos de tránsito que, año a año, causan muertes, lesiones y millonarias pérdidas económicas. La lista de los lugares donde la Policía puntana iba a hacer controles de alcoholemia, a fin de año, se filtró de la misma fuerza de seguridad.

Las fuentes consultadas dentro de la Policía señalaron que el memorando fue distribuido a gran parte del personal y se filtró a civiles por obra de algún efectivo joven que “creyó ser un buen amigo compartiendo esa información con sus conocidos”. 

El jefe de la Caminera piensa que los controles y las sanciones rigurosas son necesarios y útiles; y confía en que a través de la educación también se va a lograr un cambio de hábitos. Dice que sin ánimo de ser iluso, ya percibe entre algunos niños y jóvenes un cambio de actitud positivo. 

Entre los adultos es más difícil, al menos por ahora. Hay quienes se molestan si un efectivo los para, pero en algunos casos, “si no lo frena un efectivo policial lo frena una tragedia”, dice.
 

 

 

El plan en San Luis: informar, concientizar y, luego, sancionar

 

 

Para el jefe de Seguridad Vial de la provincia es fundamental que los conductores sepan dos cosas: una es cuáles son los niveles de alcohol en sangre por encima de los que no puede manejar; la otra, que en cualquier momento, en cualquier lugar, pueden ser sorprendidos por un control.

“Lo principal es que tomemos conciencia de que no se puede conducir si hemos consumido alcohol por arriba de ciertos niveles: 0,50 (gramos de alcohol por litro de sangre), para el caso de los conductores particulares; 0,20 para el caso de los motociclistas; y cero para el caso de los choferes profesionales”.

“Eso todo el mundo lo tiene que saber, no lo puede desconocer, a eso se llega con una buena difusión y medidas de concientización y prevención. Luego lo que tenemos que hacer es controlar para verificar si lo cumplen. Vamos a seguir haciendo controles porque es lo más efectivo”, señaló.

 

Comentá vos tambien...