30°SAN LUIS - Viernes 09 de Diciembre de 2022

30°SAN LUIS - Viernes 09 de Diciembre de 2022

EN VIVO

Conflicto Zanella: Caló pidió que se ponga en marcha la fábrica

Afirmó que el lunes empleados empezarán a limpiar la planta, que podría comenzar a funcionar en abril.

Por redacción
| 29 de febrero de 2020
Conferencia. Antonio Caló (izquierda) habló ayer con la prensa puntana. Estuvo acompañado por el secretario general de la UOM San Luis Jorge Garro. Foto: Martín Gómez.

La incertidumbre con la que conviven hace meses los trabajadores en San Luis de Zanella por no saber cuál será su futuro laboral luego de que la firma se declarara insolvente y se sucediera una conflictiva pugna entre dos empresas por su adquisición podría comenzar a disiparse. Al menos así se desprende de las palabras del secretario general nacional de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Antonio Caló, quien ayer  afirmó que la venta de la empresa estaría cerrada, por lo que pidió su pronta puesta en marcha. Sin embargo, aclaró que eso dependerá de que el juzgado a cargo del   concurso de acreedores solicitado por la firma de motocicletas dé el visto bueno para así finalizar la operación.

 

El máximo dirigente de los metalúrgicos, quien brindó una conferencia de prensa en la sede puntana de la UOM, estuvo acompañado por los trabajadores cesanteados desde noviembre que sufren la paralización productiva de Zanella. Caló dijo que mantuvo encuentros con autoridades del Ejecutivo provincial y empresarios locales.

 

"Vine a ver a los compañeros de San Luis para tratar de lograr por todos los medios que se ponga en marcha la empresa. Tenemos la suerte de que a partir del lunes la totalidad de los empleados van a empezar a limpiar la fábrica si levantan el concurso, y así el 1º de abril comenzaría a funcionar con todo el plantel de trabajadores", aseguró Caló.

 

El posible comprador confirmado de Zanella sería (IMSA), fabricante de Corven, que según confirmaron los propios trabajadores —que en total suman medio centenar— a El Diario de la República es la firma que se hizo cargo de sus sueldos durante los meses de inactividad laboral.

 

La polémica estalló a fines del año pasado por el precio de venta de Zanella, ya que hubo dos ofertas disímiles en sus montos. El Juzgado Civil 4 a cargo de Agustín Ruta autorizó la venta a la Importadora Mediterráneo S.A. (IMSA) por 1.900.000 de dólares, mientras que La Emilia (fabricante de Motomel) había ofertado cerca de 245 millones de pesos. A partir de allí, el litigio derivó en múltiples idas y vueltas, lo que incluyó la recusación del juez Ruta. A mediados de mes la Justicia dejó sin efecto la medida cautelar interpuesta por La Emilia, que impedía la venta de la marca a IMSA.

 

Comentá vos tambien...