En 100 años, el mundo ha padecido cinco pandemias

El coronavirus llegó después de la gripe española, la influenza H1N1, la gripe de Hong Kong y el VIH-sida.

En los últimos cien años la humanidad ha sufrido cinco pandemias y otras cinco epidemias que, además de enfermar a millones de personas en todo el mundo, también terminaron con la vida de la inmensa mayoría de ellas. Al actual coronavirus se le adelantaron la gripe española, la de Hong Kong, el VIH-sida y la gripe A, que fueron denominadas pandemias, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), porque fueron patologías que se propagaron a nivel mundial. Por ejemplo, se produce una pandemia de gripe en el momento que surge un nuevo virus, se extiende por distintos países y la mayor parte de las personas no está inmunizada contra él. En cambio, una epidemia se genera cuando una enfermedad contagiosa se propaga de forma rápida en una población y en un área geográfica determinadas, que afecta a un gran número de personas en un espacio de tiempo reducido.

Los médicos de la OMS han estimado que las epidemias anuales de gripe causan entre 3 y 5 millones de casos graves cada año. De hecho, en 2017 se produjeron entre 300.000 y 650.000 muertes en el mundo por esa enfermedad. La actual pandemia de coronavirus es la segunda en lo que va del siglo XXI, ya que la primera fue la gripe A, declarada en 2009.

Sin embargo, otras pandemias más mortíferas ya golpearon a la humanidad a lo largo de la historia. Por ejemplo, un millón de decesos provocó la llamada gripe de Hong Kong (H3N2), que dio la vuelta al mundo entre 1968 y 1970 y mató a muchos niños, una dolencia que entró en la historia como la primera pandemia de la era moderna.

 

 

El siglo pasado concluyó con la que se considera la quinta pandemia mundial más importante: el VIH, que a partir de 1981 mató a más de 32 millones de personas, según la organización mundial de esa enfermedad, Onusida.

Y este nuevo siglo, con todos los avances científicos alcanzados, tampoco está exento de grandes epidemias, ya que se han desarrollado desde el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), hasta la actual COVID-19, pasando por la gripe aviar, la gripe A, el ébola; más el zika y el dengue en Latinoamérica.

Después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la gripe española fue la primera pandemia que dejó cerca de 50 millones de víctimas mortales en el mundo. La enfermedad se originó en Estados Unidos, pero el nombre se le atribuye porque las noticias sobre la pandemia circularon hasta que se dieron a conocer los primeros casos en ese país de Europa.

A mediados del siglo pasado, irrumpió también la gripe asiática (1957-1958), que fue una pandemia de gripe aviar y se produjo inicialmente en China, expandiéndose más tarde a Singapur y Hong Kong a través de la fusión de un virus común en patos silvestres con una cepa que afectaba a humanos. Esto provocó la muerte de cientos de miles de habitantes en esos países, donde científicos desarrollaron una vacuna, pero su distribución fue limitada. Esa pandemia, llamada después la gripe de Hong Kong, dio la vuelta al mundo entre el verano de 1968 y la primavera de 1970, matando a muchos niños, y a finales de 1969 el virus llegó a Europa. Según los epidemiólogos, entró en la historia como la primera pandemia de la era moderna, porque viajaba en el transporte aéreo.

 

 

Diez años después, el mundo volvió a sacudirse por la aparición del virus VIH-sida, que es la quinta pandemia más importante de la historia moderna. Existe oficialmente como enfermedad desde 1981, cuando el estudio de cinco casos de personas con los mismos síntomas dio con la devastadora conclusión. Esta enfermedad provoca que el sistema inmunológico funcione de manera deficiente, haciendo al cuerpo vulnerable a numerosas infecciones, que son las que acaban con la persona.

Se estima que desde que surgió, unas 32 millones de personas han muerto por causas relacionadas con el VIH. Unas 770.000 solo en 2018, según la OMS. Y otros 37,9 millones de personas vivían con VIH ese mismo año, de los que 1,7 millones eran niños.

Las últimas en llegar durante el actual siglo XXI fueron el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAG), la gripe A (H1N1) y el ébola. Para fines de 2002 el SRAG apareció en China y se manifestaba como un simple resfriado hasta una severa neumonía, causada por un coronavirus, que se propagó a partir de mamíferos en China. Según la OMS, de un total de 8.098 contagios, 774 personas murieron. Esos casos se concentraron en un 80 por ciento en el gigante asiático y en Hong Kong.

La aparición de la influenza H1N1 entre 2009 y 2010 provocó que la OMS utilizara por última vez, antes de la aparición de la COVID-19, la categorización de pandemia. Aunque era la primera vez en cuatro décadas que un nuevo virus de la gripe emergía y desataba una enfermedad a gran escala alrededor del mundo.

El último conocido (2014) fue el ébola, aunque ya había hecho su irrupción durante 1976, cuando se detectaron 3.418 casos y 2.830 decesos en Zaire y Sudán. Luego se propagó, en diciembre de 2013, por la isla de Guinea, cuando un niño de 2 años del remoto pueblo de Meliandou enfermó. Hasta ahora dejó 28.000 contagios y 11.300 muertes.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

En 100 años, el mundo ha padecido cinco pandemias

El coronavirus llegó después de la gripe española, la influenza H1N1, la gripe de Hong Kong y el VIH-sida.

La pandemia del ébola afectó al mundo dos veces: en 1976 y 2014. Foto: NA

En los últimos cien años la humanidad ha sufrido cinco pandemias y otras cinco epidemias que, además de enfermar a millones de personas en todo el mundo, también terminaron con la vida de la inmensa mayoría de ellas. Al actual coronavirus se le adelantaron la gripe española, la de Hong Kong, el VIH-sida y la gripe A, que fueron denominadas pandemias, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), porque fueron patologías que se propagaron a nivel mundial. Por ejemplo, se produce una pandemia de gripe en el momento que surge un nuevo virus, se extiende por distintos países y la mayor parte de las personas no está inmunizada contra él. En cambio, una epidemia se genera cuando una enfermedad contagiosa se propaga de forma rápida en una población y en un área geográfica determinadas, que afecta a un gran número de personas en un espacio de tiempo reducido.

Los médicos de la OMS han estimado que las epidemias anuales de gripe causan entre 3 y 5 millones de casos graves cada año. De hecho, en 2017 se produjeron entre 300.000 y 650.000 muertes en el mundo por esa enfermedad. La actual pandemia de coronavirus es la segunda en lo que va del siglo XXI, ya que la primera fue la gripe A, declarada en 2009.

Sin embargo, otras pandemias más mortíferas ya golpearon a la humanidad a lo largo de la historia. Por ejemplo, un millón de decesos provocó la llamada gripe de Hong Kong (H3N2), que dio la vuelta al mundo entre 1968 y 1970 y mató a muchos niños, una dolencia que entró en la historia como la primera pandemia de la era moderna.

 

 

El siglo pasado concluyó con la que se considera la quinta pandemia mundial más importante: el VIH, que a partir de 1981 mató a más de 32 millones de personas, según la organización mundial de esa enfermedad, Onusida.

Y este nuevo siglo, con todos los avances científicos alcanzados, tampoco está exento de grandes epidemias, ya que se han desarrollado desde el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), hasta la actual COVID-19, pasando por la gripe aviar, la gripe A, el ébola; más el zika y el dengue en Latinoamérica.

Después de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), la gripe española fue la primera pandemia que dejó cerca de 50 millones de víctimas mortales en el mundo. La enfermedad se originó en Estados Unidos, pero el nombre se le atribuye porque las noticias sobre la pandemia circularon hasta que se dieron a conocer los primeros casos en ese país de Europa.

A mediados del siglo pasado, irrumpió también la gripe asiática (1957-1958), que fue una pandemia de gripe aviar y se produjo inicialmente en China, expandiéndose más tarde a Singapur y Hong Kong a través de la fusión de un virus común en patos silvestres con una cepa que afectaba a humanos. Esto provocó la muerte de cientos de miles de habitantes en esos países, donde científicos desarrollaron una vacuna, pero su distribución fue limitada. Esa pandemia, llamada después la gripe de Hong Kong, dio la vuelta al mundo entre el verano de 1968 y la primavera de 1970, matando a muchos niños, y a finales de 1969 el virus llegó a Europa. Según los epidemiólogos, entró en la historia como la primera pandemia de la era moderna, porque viajaba en el transporte aéreo.

 

 

Diez años después, el mundo volvió a sacudirse por la aparición del virus VIH-sida, que es la quinta pandemia más importante de la historia moderna. Existe oficialmente como enfermedad desde 1981, cuando el estudio de cinco casos de personas con los mismos síntomas dio con la devastadora conclusión. Esta enfermedad provoca que el sistema inmunológico funcione de manera deficiente, haciendo al cuerpo vulnerable a numerosas infecciones, que son las que acaban con la persona.

Se estima que desde que surgió, unas 32 millones de personas han muerto por causas relacionadas con el VIH. Unas 770.000 solo en 2018, según la OMS. Y otros 37,9 millones de personas vivían con VIH ese mismo año, de los que 1,7 millones eran niños.

Las últimas en llegar durante el actual siglo XXI fueron el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAG), la gripe A (H1N1) y el ébola. Para fines de 2002 el SRAG apareció en China y se manifestaba como un simple resfriado hasta una severa neumonía, causada por un coronavirus, que se propagó a partir de mamíferos en China. Según la OMS, de un total de 8.098 contagios, 774 personas murieron. Esos casos se concentraron en un 80 por ciento en el gigante asiático y en Hong Kong.

La aparición de la influenza H1N1 entre 2009 y 2010 provocó que la OMS utilizara por última vez, antes de la aparición de la COVID-19, la categorización de pandemia. Aunque era la primera vez en cuatro décadas que un nuevo virus de la gripe emergía y desataba una enfermedad a gran escala alrededor del mundo.

El último conocido (2014) fue el ébola, aunque ya había hecho su irrupción durante 1976, cuando se detectaron 3.418 casos y 2.830 decesos en Zaire y Sudán. Luego se propagó, en diciembre de 2013, por la isla de Guinea, cuando un niño de 2 años del remoto pueblo de Meliandou enfermó. Hasta ahora dejó 28.000 contagios y 11.300 muertes.

Logín